noticias , sociedad , webeo Lunes, 4 abril 2022

«Hasta que nos volvamos a encontrar»: Sí existe mala publicidad

“Hasta que nos volvamos a encontrar”, la más reciente película de Tondero, fue recibida con críticas y memes. ¿Su impopularidad masiva es un éxito comercial, o más bien deja una mancha fea en la cultura cinematográfica local?

Imagen: Netflix

Imagen: Netflix

¿Cuál es el objetivo de hacer una película?

Si decimos que son hechas para expresar un sentimiento a través de imágenes e historias, quizá sea demasiado ingenuo; y si decimos que son para crear un producto mediático que maximice las ventas independientemente de su contenido, quizá sea demasiado cínico. Idealmente, una película debería encajar en algún punto en medio pero, aún así, claramente uno de estos extremos es peor que el otro.

No hizo falta llegar al estreno de “Hasta que nos volvamos a encontrar” por Netflix para que la película peruana empiece a ser criticada. Tan sólo con el lanzamiento de su tráiler ya empezaron a haber comentarios y quejas:

¿Otra vez explotar los paisajes y habitantes de Cusco para contar una historia sobre personajes blancos que no son de allí?

¿Otra vez una historia romántica sobre una pareja tóxica?

¿Stephanie Cayo intentando actuar de hippie?

¿Stephanie Cayo intentando actuar de peruana?

No pues.

Ya estrenada la película los comentarios se volvieron en críticas genuinas: fallas en el audio, en la edición, actuaciones poco genuinas y uno de los guiones más trillados de nuestros tiempos generaron un cargamontón contra la película escrita y dirigida por Bruno Ascenzo.

Nada inusual para el estreno de una película de Tondero, pero esta vez las críticas recibieron una respuesta de los actores mismos y luego de una de las compañías allegadas a la creación de la película.

Además de los días de tensión twittera en los que Stephanie Cayo empezó a pelearse con cualquier persona que la acusara de ser privilegiada, una reacción alarmante a las críticas hechas a la película han sido un par de columnas publicadas anónimamente en la sección ‘Saltar Intro’ de la web El Comercio, dedicada a discutir temas de series y películas.

Primero sacaron un artículo contándonos 10 razones por las cuales no deberíamos criticar la película ‘Hasta que nos volvamos a encontrar’. La llegada de este artículo fue extraña no sólo porque es inaudito que un medio nos pida no criticar una película, sino porque lo estaban haciendo incluso antes del estreno de esta.

El título original era este. No critiques. Imagen: captura web El Comercio

El título original era este. No critiques.
Imagen: captura web El Comercio

El segundo artículo está conformado por una lista de críticas cortas realizadas por críticos culturales latinoamericanos. El título del artículo es “Hasta que nos volvamos a encontrar: prensa extranjera vio la película y estas son sus reacciones” aunque el título original, según indica su URL es “Le mostramos la película a la prensa extranjera y estas fueron sus reacciones”. Este cambio de título muestra que han tratado de cubrir la agencia que ellos mismos han tenido en la elaboración de estas críticas. Para empeorar el asunto, El Comercio incluye esta frase que ha causado preocupación e indignación en la crítica de cine local:

“Cabe destacar que, siendo “Hasta que nos volvamos a encontrar” una película comercial, no de corte autoral, pedimos que los periodistas, que no se dedican a la crítica de cine, sino al reporte de sucesos culturales y de entretenimiento, aborden sus textos desde las impresiones que les generó la historia y desarrollo como espectadores extranjeros.”

Osea, no bastaba con primero pedirnos no criticar a la audiencia, ahora El Comercio se está contactando con críticos y pidiéndoles tener piedad con ‘Hasta que nos volvamos a encontrar’ ya que al parecer no es una película de verdad que merezca recibir juicio o análisis. A pesar de ello, varias de las críticas aún así son negativas, enfocándose en que el guion es muy malo y que el uso de paisajes bonitos debería cumplir un papel más grande que hacer que la película parezca un comercial de turismo.

Para terminar el círculo de las preocupantes columnas anónimas de El Comercio, es necesario resaltar que la película fue desarrollada en colaboración con América TV, que pertenece al Grupo El Comercio, también dueños del diario El Comercio que tan enfáticamente nos ha pedido no hablar mal de su propia película.

Los defensores de “Hasta que nos volvamos a encontrar” argumentan que la película ha sido un rotundo éxito comercial. Con millones de visualizaciones en sus primeras horas de estreno, llegada al Top 10 en varios países alrededor del mundo, etcétera, se puede ver que numéricamente la película ha sido consumida a gran escala. Pero cuando algo llega a ese nivel de exposición en base solo a críticas, burlas, memes y genuinas quejas sobre la representación de la cultura local ¿aún podemos considerar que es un éxito?

Y así vuelvo a la primera pregunta que hice al comenzar esta columna. ¿Cuál es el objetivo de hacer una película? ¿Crear cualquier mamarracho con tal de que sea consumido por mucha gente? ¿Así no les guste? Si pudiésemos ver el mundo así, entonces podríamos considerar que Tondero ha descubierto una mina de oro: hacer películas que la gente ama odiar.

Secured By miniOrange