corrupción , denuncia , discriminación , libertades , noticias , politica , redes sociales , sociedad Lunes, 23 noviembre 2020

El gobierno de Sagasti se está haciendo el loco con los abusos de la Policía y estas son las pruebas

Este post será como un examen dermatológico, o sea, de frente al grano.

El 24 de abril del 2020, Gastón Rodríguez Limo fue designado como ministro del Interior y dejó el cargo el 15 de julio de este mismo año. Luego volvió con el infame Manuel Merino, pero de eso les hablaremos después.

¿Por qué les decimos esto?

Porque la primera vez que Gastón fue ministro firmó una resolución en esta fecha:

11 de junio del 2020

Imagen: El Peruano

Aprendan ese nombre. Imagen: El Peruano

Vacado Vizcarra y después de la brutal represión policial que dejó más de una centena de heridos, detenidos y el asesinato de Inti Sotelo y Bryan Pintado, el nuevo presidente de la República, Francisco Sagasti, prometió en su primer discurso que estos crímenes no quedarían impunes.

¿Y qué ha pasado?

  • Ninguno de los mandos policiales que estuvieron durante la carnicería que supuso la primera y última semana de Manuel Merino como presidente ha sido removido de su puesto.
  • El nuevo ministro del Interior, Rubén Vargas, anunció que las investigaciones sobre los hechos ocurridos la semana del 9 de noviembre estarán a cargo de la Oficina de Integridad de la PNP.
  • Y aquí empieza lo peor. El 21 de noviembre pasado, el flamante ministro del Interior designó como director de la Oficina General de Integridad de la PNP al exasesor de Rodríguez Limo, Luis Alberto Naldos Blanco. 

 

Imagen: El Peruano

El que aparecía arribita. Imagen: El Peruano

Esta mañana, Luis Alberto Naldos estuvo en RPP para aclarar que la investigación que seguirá será independiente, a pesar de su evidente vínculo con Gastón Rodríguez, uno de los principales investigados.

  • Para reforzar su discurso, argumentó que después de que Rodríguez dejó el Mininter, en julio de este año, él se quedó trabajando en la institución.

Sin embargo, el registro de visitas de la Policía tiene sorpresas:

Imagen: Útero.Pe

Imagen: Útero.Pe

El 13 de noviembre al mediodía, cuando la Policía ya estaba abusando de su poder contra los manifestantes, el señor Naldos acudió al despacho de su exjefe Gastón. Confrontado en RPP por esta visita, Naldos aseguró que le ofrecieron el puesto que ahora tiene pero que en ese momento no aceptó. Lo cierto es que un día después de su visita, el gobierno de Merino se derrumbó.

Sagasti se hace el loco

Tenías que investigarlo, Dumbledore Sagasti, no ser pecho frío. Intervención: Útero.Pe

Tenías que investigarlo, Dumbledore Sagasti, no ser pecho frío.
Intervención: Útero.Pe

El nombramiento de Naldos como encargado de las investigaciones no es lo único que preocupa, en realidad es solo una muestra de que todo podría salir muy mal y los culpables salir muy impunes de todo esto. 

El gobierno de Sagasti parece tener el objetivo de evitar el conflicto con cualquier institución. Estas fueron las declaraciones que dio la presidente del Consejo de Ministros, Violeta Bermúdez, el 21 de noviembre pasado al diario La República:

«No queremos que quede manchada la institución policial por prácticas o comportamientos de un grupo de policías cuya responsabilidad estamos investigando a nivel administrativo, con transparencia, y también en el ámbito del Ministerio Público se está investigando.

(…) no podemos generalizar y estigmatizar a una institución que es fundamental para nuestro sistema democrático y para la relación con la ciudadanía».

Al día siguiente, también en ese mismo medio en una entrevista con Enrique Patriau, Sagasti secundó a la jefa del gabinete ministerial con estas palabras:

  • «Patriau: Y si es consciente de la participación de los jóvenes en su asunción como presidente, ¿por qué no mencionó el tema de la Policía en su discurso?
  • Patriau: ¿Este gobierno -por tener el origen que tiene- no debería comprarse el pleito de empezar una reforma policial en profundidad? No digo que la acabe en 8 meses. Digo empezar, al menos.
  • Sagasti: Mire, eso lo vamos a hacer en muchos campos. El de la Policía es importante, pero también hay otros en los que esperamos hacer reformas profundas, empezando por el campo de ciencia, tecnología e innovación».
Descripción gráfica. Imagen: mematso

Descripción gráfica.
Imagen: mematso

La reacción del gobierno difiere con la enorme cantidad de pruebas y testimonios sobre los abusos policiales que no parecen ser haber sido perpetrados por un solo grupo. Ayer, un reportaje de Daniel Yovera en Cuarto Poder, condensó la peor semana que vivió el país desde que recuperamos la democracia.

  • No solo mataron a Bryan Pintado e Inti Sotelo.
  • Lucio Suárez Valle, un estudiante del décimo ciclo de ingeniería con un proyectil alojado en el cerebro. Está vivo de milagro pero su vida no volverá a ser igual.
  • Adriana Espíritu Enríquez fue detenida, junto con su hermana de 14 años, en la calle. No le explicaron las razones, la tuvieron retenida en una comisaría del centro en una celda con orines, heces y ratas. Además, le hicieron desnudarse y hacer ranas para revisarle sus partes íntimas. Hasta ahora continúa denunciada.
  • Javier Mollo Fuentes y su trabajadora fueron detenidos con pruebas sembradas por la policía por imprimir afiches contra Merino. Fueron maltratados en la comisaría sin respetarles sus derechos. Hasta ahora continúan denunciados.
  • Rubén Guevara Roggero, aparentemente una bomba lacrimógena le impactó en el ojo derecho lo que le provocó un desprendimiento de retina y una hemorragia interna. Fue sometido a una cirugía, pero aún no puede ver con el ojo herido.
  • Luis Fernando Araujo Enríquez. Fue intervenido por policías vestidos de civil, los terna. Tres días estuvo retenido. Lo golpearon y no comió ni bebió agua durante ese tiempo. Recuerda que sus captores le dijeron que había tenido suerte porque todos los estaban buscando.

Estos son solo algunas muestras de lo que fue la semana en la que Merino llegó a Palacio. A estos testimonios se suman centenares de imágenes de policías amedrentando y violentando a manifestantes en la vía pública. Este Útero es testigo ocular no solo de todo esto sino de la presencia de los «terna», quienes se infiltraron incluso armados a la protesta.

Asesinato

Uso de proyectiles no reglamentados

Detenciones arbitrarias

Desapariciones forzosas

Tortura

Disparos a la cabeza y tórax no para disipar sino para matar o hacer daño a los manifestantes

No. Eso no es producto de «malos efectivos policiales», señor Sagasti, esto fue gracias a un sistema y a autoridades con nombre y apellido que lo promovieron y alentaron bajo el amparo y promesa de impunidad.

Son hechos que requieren no solo una investigación profunda del Ministerio Público, sino de una decisión política con señales claras que, por ahora, el presidente Sagasti no está dispuesto a tomar. Las calles tendrán que salir, otra vez, a exigir lo que los gobernantes no se atreven a darnos: justicia.

 

Secured By miniOrange