corrupción , denuncia , noticias , politica Lunes, 23 diciembre 2019

CONFIRMADO: Encerrar a un Fujimori en la cárcel no sirve de mucho

Lo sabemos, desde que te depositaron tu aguinaldo por ser un entusiasta colaborador has estado un poco más alpinchista con lo que pasa en la política peruana. Por eso necesitamos hablar sobre dos revelaciones periodísticas que deben servir para cimentar una idea bastante clara:

Keiko y Alberto son inmunes a la prisión

Keiko y Alberto siendo iguales circa 1995. Foto: Wikimedia Commons

Keiko y Alberto siendo iguales circa 1995. Foto: Wikimedia Commons

Además, han servido para demostrar qué tanto se parecen padre e hija en esto de decir una cosa y hacer otra:

  • Esta mañana, Iván Atilano y Fabiana Sánchez revelaron en Perú21 que Keiko Fujimori autorizó con firma la designación directa de 22 postulantes de distintas regiones al Congreso 2020. Y lo hizo mientras estaba caneada. 
  • Esto hace eco de otro informe que llegó a finales de la semana pasada: Alberto Fujimori —también precioso (preso, pe)— coordinaba con otro invitado de Fuerza Popular para las elecciones (que son en cinco semanas, por cierto).

Lo de Alberto es más rochoso, porque el dictador le cuesta al Estado Peruano 45 veces más que un preso regular (se gastan S/36,667 para mantenerlo en la Diroes). Habría que preguntarle al INPE si lo pueden poner en un plan más barato, quizás con menos beneficios (vía La República):

Crisóstomo Benique comentó que se reunió con el ex jefe de Estado, condenado a 25 años por diversos delitos, en el penal de la Diroes y quien le invitó un “delicioso” cebiche hecho por él mismo.

“Sí, estuve ahí. he almorzado con él. Me ha invitado un ceviche muy delicioso que él mismo me ha preparado. Bueno también me ha invitado una carne asada al jugo, luego también un aperitivo y una gaseosa”, detalló el excandidato por Fuerza Popular.

La gente del Instituto Nacional Penitenciario (INPE) —luego que la ministra de Justicia, Ana Teresa Revilla, «pidió explicaciones»— le abrió a Alberto un proceso administrativo sancionador:

«Veremos qué restricción tomamos para que las visitas se supediten expresamente a lo que dice estrictamente el código de ejecución penal», César Cárdenas, jefe del INPE.

Queda claro, entonces, que Cárdenas necesita poner a un par de personas a pensar bien en la definición de «estar preso». 

Sobre todo porque, lo decíamos al comienzo del post, Keiko también estuvo enganchada en actividades que nada tienen que ver con estar privado de tu libertad. Estampando autógrafos en actas de Fuerza Popular para decidir candidaturas desde una celda de Chorrillos, por ejemplo.

Igualita a su viejo

Sabemos que, por lo menos desde noviembre, cuando otro postulante confesó haber recibido su invitación directa, Alberto Fujimori viene coordinando listas parlamentarias para el Congreso de 2020. Luis Galarreta dice que Alberto no anda coordinando nada, pero que su participación es más bien prueba de que el fujimorismo está unido. Lo que no dice es que también revela que Alberto no dice la verdad. Este tuit es de comienzos de este año:

"Tengo casi 12 años diciendo que me voa morir". Foto: Captura/Twitter

«Tengo casi 12 años diciendo que me voa morir». Foto: Captura/Twitter

A estas alturas, tenemos que llegar a algún tipo de conclusión lógica. Entonces, desde que está preso, Alberto ocupa su tiempo de tres maneras:

  • Estando al borde de la muerte,
  • Coordinando con candidatos y
  • Preparando cebiche.

Y con Keiko es lo mismo: este 18 de diciembre grabó un video con su celular en el que dijo —entre otras cosas—, que ha pasado por una experiencia muy dolorosa. Por ello, dice en seis minutos que pudieron ser un tuit, que ha decidido darse un descanso de meterle cabe a todo el Perú la política nacional:

Pensando en mi familia, hemos tomado algunas decisiones. En primer lugar, voy a hacer una pausa en mis actividades políticas porque mi prioridad es, y será siempre, mi familia.

¿Le creemos? En abril de este año dijo que sería Luis Galarreta quien se encargaría de conducir el partido. Pero esa reestructuración nunca llegó ni se concretó, pues ella siguió designando a los invitados de Fuerza Popular meses después de decir que ya no tomaría decisión alguna.

No hay prisión que los contenga

Keiko ha estado en la cárcel porque —de acuerdo con la Fiscalía y tu sentido común ante la evidencia— tiene poder suficiente como para interferir en la investigación que se le sigue por los aportes ilegales. Este 26 de diciembre, mientras desayunas tu pollipavo, la Fiscalía volverá a sustentar su pedido de prisión preventiva contra Keiko (vía La República).

Es decir, Keiko todavía puede ir presa (de nuevo). Pero, el problema es que los Fujimori son inmunes a la cárcel. Cuando los encierran, solo les están mudando la oficina.

Diego Pereira

I'm back, bitches » @algunpereira » diego@utero.pe
Secured By miniOrange