webeo Domingo, 30 diciembre 2018

¿El código de vestimenta en tu chamba te hará sufrir este verano? Bueno, con Velasco eso no pasaba

Diego Pereira

I'm back, bitches / twitter: @algunpereira / correo para chismes: diego@utero.pe

El correo te llega el viernes, alrededor de las 5 de la tarde. Es tu jefe, avisándote que —ojalá no se te haya ocurrido pensar lo contrario— el lunes 31 trabajarás “normalmente”. Si algo así te ha ocurrido es posible que trabajes en una oficina y —podría apostarlo— seguro esta tiene un código de vestimenta. En el peor de los casos, tienes que usar terno y la cosa no cambiará ahora que el verano empieza con furia.

Bueno, hace unas semanas atrás, en Twitter, Cynthia Yamamoto contó que…

Esto con Velasco no pasaba

Foto: Oscar Medrano/ Revista Oiga

Velasco a la guayabera. Foto: Oscar Medrano/ Revista Oiga

Cuenta Cynthia que un amigo le pidió ubicar una norma legal del gobierno de Velasco sobre el uso de guayabera en verano. De acuerdo con Cynthia —sí, le preguntamos en qué quedo esa investigación— no existió una, tan solo un comunicado. No obstante, sí hay algunos registros que hablan sobre la relación entre la prenda y Velasco (gracias a Arkiv Perú):

En nuestro país, el uso de esta prenda se expandió en uno de aquellos veranos durante la dictadura de Juan Velasco Alvarado, cuando el gobierno decretó que los empleados públicos podían ir a trabajar en guayabera o cualquier camisa de color entero.

El origen de la guayabera —por consenso— se rastrea hasta la Cuba rural de finales de los 1800, pero con el tiempo la camisa holgada de cuatro bolsillos se convirtió en la vestimenta de etiqueta de los países tropicales (y Miami).

Caricatura de la época. Foto vía Arkiv Perú

Caricatura de la época. Foto vía Arkiv Perú

El material más común —o en todo caso el más tradicional—es el lino, pero una guayabera también puede ser de algodón o seda. Ahora hasta existen variedades de materiales sintéticos. No sabemos bien cuál era la guayabera que más le gustaba a Velasco, pero sabemos que al parecer le gustaban las beige.

Frescura y elegancia, csm. Foto vía Arkiv Perú

Frescura y elegancia, csm. Foto vía Arkiv Perú

 

Y si bien algunos dicen que Gabriel García Márquez tuvo cierto papel que jugar en la difusión de su uso (en los ochentas), fue Fidel Castro quien lo hizo antes tras la Revolución Cubana de 1959. Luego las fábricas textiles de México se encargarían de producirla para toda Latinoamérica (aunque, ellos reclaman la paternidad de la guayabera, a la que llaman “la camisa de Yucatán“).

 

Llévese dos guayaberas. Doble frescor. Foto vía Arkiv Peru

Llévese dos guayaberas. Doble frescor. Foto vía Arkiv Peru

 

Y eventualmente (aunque Velasco no fue el único en la región en usarlo), la guayabera se convirtió en la vestimenta simbólica de la izquierda peruana, sirviendo también para que les planten una chapa —que podríamos considerar un antepasado del ahora popular ‘caviar’—:socialistas de guayabera’*.

*Esto está en la introducción de Cuentos feos de la Reforma Agraria, libro escrito por Enrique Mayer.
El artículo, por su no lo notaron, es de 1973 y habla sobre la disposición del gobierno para el uso de la guayabera. Foto vía Arkiv Peru

El artículo, por su no lo notaron, es de 1973 y habla sobre la disposición del gobierno para el uso de la guayabera. Foto vía Arkiv Peru

Por supuesto, la gente no solo usaba guayabera porque Velasco se la ponía. Por esos años (los setentas) Lima soportaba temperaturas altas y los funcionarios y empleados se paraban quejando porque trabajar con saco era un atentado en todo sentido. Tanto así que hasta movió sindicatos (vía Arkiv Peru):

En una asamblea del sindicato de trabajadores de bancos (FEB Federación de Empleados Bancarios), se propuso el uso de un traje de verano. Los sindicalistas acordaron solicitar para 1971 el uso de la guayabera junto con un pantalón de vestir, así los bancos se ahorrarían el gasto de los ternos y dotarían a su personal con dos guayaberas y un pantalón azul marino.

Para el 26 de diciembre de 1972 —casi como regalo de Navidad— la Oficina de Relaciones Públicas informó que todos los funcionarios podían ir a trabajar con guayabera (en ese entonces también conocida como “camisaco”). Pero claro, cayó Velasco y la guayabera con él.

Ahora ve y rota este post por tu oficina para que empieces una Reforma Guayabera (o que te pongan aire aconcidicionado). ¡Feliz año!

Diego Pereira

I'm back, bitches / twitter: @algunpereira / correo para chismes: diego@utero.pe
Secured By miniOrange