historia , noticias , politica Viernes, 23 noviembre 2018

Cinco días después de esconderse en la residencia, ¿podemos decir que Alan García finalmente mató al Apra?

Diego Pereira

I'm back, bitches / twitter: @algunpereira / correo para chismes: diego@utero.pe

Bienvenidos al quinto (05) día de Alan García escondido en la residencia del embajador de Uruguay

Alan arrochando más feo que redactor de Útero un fin de semana. Foto: La República / Intervención: Útero.Pe

Alan arrochando más feo que redactor de Útero un fin de semana. Foto: La República / Intervención: Útero.Pe

En este útero estamos aprovechando que Alan está recluido para responder algunas preguntas que requieren que removamos un poco de historia aprista. En la última entrega respondimos por qué el pedido de asilo de García no tiene punto de comparación con aquel que solicitó Víctor Raúl Haya de la Torre en su momento. Hoy hablaremos de otra idea:

¿el Apra está muerto? ¿Alan lo mató?

Para responder esas interrogantes, primero hay que preguntarnos…

¿Quiénes son hoy el APRA?

Todo lo que vendría a ser el Apra. Foto: Alessandro Currarino / Perú21

Todo lo que vendría a ser el Apra. Foto: Alessandro Currarino / Perú21

Como recordarán, en conferencia de prensa, Mauricio Mulder —acompañado por Elías Rodríguez, Javier Velásquez Quesquén, Jorge del Castillo y el abogado de Alan, Erasmo Reyna— dijo quela Alta Dirección del partido aprista” le pidió a Alan que se asile en Uruguay. Es decir, la decisión de escabullirse a la residencia del embajador Carlos Barros fue una que —según los apristas sentados para la foto— fue institucional (y también decidida por WhatsApp). Sin embargo, este comunicado del PAP San Borja dice lo contrario:

Ojo a la aclaración: el Apra no tiene dirigencia nacional reconocida. Foto: Facebook / APRA SAN BORJA

Ojo a la aclaración: el Apra NO tiene dirigencia nacional reconocida. Foto: Facebook / APRA SAN BORJA

Como recordarán el 26 de marzo de este año, el Jurado Nacional de Elecciones ratificó su decisión de declarar nula la inscripción de la actual dirigencia aprista. Sin embargo, Mauricio Mulder dijo que arreglarían todo para mayo y que “la dirigencia [encabezada por Rodríguez] seguirá”. No obstante, el JNE no atracó y por eso el partido de la estrella tuvo poca participación en las elecciones distritales y regionales de este año. Mulder, claro está, culpó al ente electoral:

Ta qué agresivo. Foto: Captura / Twitter

Ta’ qué agresivo (y con su propia gente). Foto: Captura / Twitter

Todo esto significa que los compañeros sanborjinos tienen razón. El Partido Aprista Peruano no cuenta con dirigencia nacional reconocida y peor aún, no todos los apristas se sienten representados por quienes se sientan en los altos cargos. Y no son los únicos. En redes sociales también circula un comunicado firmado por varios apristas y difundido por la página Apristas por la No Reelección donde:

  • Rechazan el asilo de Alan,
  • anuncian que denunciarán y exigirán su expulsión en el XXV Congreso Aprista (cuando este se lleve a cabo),
  • declaran su repudio a la “Célula Parlamentaria Alanista” y su intento por comparar a Alan con Víctor Raúl,
  • alertan a otros militantes de no caer en las manipulaciones de los “alanistas” y
  • realizan una convocatoria a nivel nacional para “poner fin de una vez por todas” al “alanismo”.

Incluso por WhatsApp ya circulan varias cartas firmadas por militantes apristas declarando su rechazo a los “alanistas”.

Entonces, ¿quiénes son el Apra hoy?

Al parecer las bases (no queda claro si son mayoría o minoría) y su “dirigencia” no se ponen de acuerdo. Y el gran responsable de este chongo interno, por supuesto, es Alan García.

Y no es la primera vez

Incluso en blanco y negro Alan causaba problemas en el Apra. Foto: historia del peru

Incluso en blanco y negro Alan causaba problemas en el Apra. Foto: Historia del Perú

Todo partido tiene problemas, pero la llegada de Alan García al Apra convirtió al partido de la estrella en una orgía de puñaladas. Cuando García llegó al poder, Víctor Raúl Haya de la Torre llevaba seis años muerto (falleció en agosto de 1979). Su desaparición, como suele pasar dentro de partidos personalistas, significó un surgimiento de facciones rivales dentro del Apra.

Entre el caos, emergió García desplazando a varios miembros históricos. Con el apoyo y la bendición de Agustín Mantilla, Alan se bajó a sus contrincantes, se consolidó en la autoridad del partido, se convirtió en secretario general y fue el candidato presidencial en 1985.

Por supuesto, (como ya vimos en este post) era íntimo de Agustín y, cinco años antes, García conspiró para robarle la candidatura presidencial a Andrés Townsend en beneficio de Mantilla. Townsend Ezcurra, un cercano amigo de Haya de la Torre, fue separado del partido en 1981 por denunciar una “desviación ideológica e indicios de corrupción”.  No fue el único, así cuenta esta porción de la historia Alfonso W. Quiroz en su libro Historia de la corrupción en el Perú:

“Los apristas desplazados pronto criticaron lo que vieron como el creciente distanciamiento ideológico y moral que separaba a García del reverenciado patriarca Haya. También denunciaron la incapacidad de García para superar el soborno y la corruptela en su recién inaugurado gobierno”.

Por supuesto, pocos fueron los apristas que se atrevían a hacer públicos los problemas al interior del Apra. Varios se llevaron sus humillaciones a la tumba. A otros les tomó muchos años siquiera criticar a García. Uno de ellos fue Héctor Vargas Haya.

Alan es la muerte

En una entrevista con César Hildebrandt durante el segundo gobierno de Alan, Héctor Vargas Haya cuenta que se “autoexilió” del Apra tras el desastre del primer gobierno de García. Pero la verdad es que le tomó más tiempo renunciar al Apra (algo que hizo en 1995) y solo porque “el partido dejó de ser el partido aprista, se convirtió en otra cosa“. Le tomó aún más tiempo denunciar públicamente los males de la estrella. Aquí el video completo de esa conversación:

Desde el minuto 1:08 cuenta cómo, incluso en un momento, Alan García intentó cambiarle el nombre al Apra:

“[De Haya, en el Apra] solo queda su nombre, su recuerdo. Ni siquiera eso. Inclusive han tratado de sustituirlo. Tanto así es que el actual presidente de la República [Alan García] se ha hecho nombrar presidente del partido. En un momento intentó sustituir al partido. (…) Una anécdota: cuando la Comisión Política, de la que era miembro, la presidía Luis Alberto Sánchez (…) [Alan García] solicitó en una reunión cambiar el nombre del partido por el de Social Democracia Peruana (…) y así eliminar al partido y eliminar a Haya. De un palmazo en la mesa se paró Armando Villanueva y ahí quedó”.

Imaginen ese momento: el propio Villanueva volteando a ver a su protegido, quien sugiere borrar todo y empezar de cero, y dándose cuenta de lo que había hecho. ¿Mucho drama? Bueno, háganse un favor y vean la entrevista completa. Aquí otras revelaciones:

  • (2:20) Vargas Haya acepta que hay corrupción en el Apra. Y si bien no se anima a decir que Alan es corrupto, sí dice que “tiene una deuda con la justicia porque recibió acusación constitucional por corrupción”.
  • (3:17) Varga Haya aclara que Alan no fue juzgado y que estuvo 10 años fuera del Perú para acogerse a la prescripción. “Los hombres de honor renuncian a ese derecho“, sentencia.
  • (3:57) “García ha cambiado radicalmente. Lo conocí, fuimos diputados juntos. En esa época era un hombre muy pobre y desciende de una familia pobre. Después se ha convertido en un hombre rico. Yo he estado mucho más tiempo en el poder que él y no tengo nada“.
  • (8:16) “El lo dijo alguna vez y tiene un folleto que escribió: quien no la debe no la teme. Si no la debe, ¿por qué la teme? (..) Yo sería el primero en aplaudirlo porque el partido así es: mística, disciplina, honor, dignidad, etc.“.

Entonces, ¿ya murió el Apra?

No podía haber mejor foto para este post. Memazo de Claudia Risco.

No podía haber mejor foto para este post. Memazo de Claudia Risco.

Sobre Alan García, dijo Javier Valle Riestra (otro viejo aprista) que lo que más le criticaba era su “vehemencia por el poder y también su arrogancia. Ambos rasgos significaron —para gente como Townsend y Vargas Haya— que García había “perdido el rumbo”, descarrilando al partido con él. ¿Fue esa la primera vez que Alan mató al ‘verdadero’ Apra deshaciéndose de quienes empujaron el partido tras la muerte de Haya? ¿Está terminando de matar lo que quedó con este segundo intento de escapar?

En todo caso, ¿qué Apra está matando? Se puede argumentar que el propio Víctor Raúl mató al primer Apra tras su alianza con la derecha, rechazada por Luis de la Puente Uceda, quien luego creó el Apra Rebelde (1959), llamado posteriormente como Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR). De hecho, son muchas las acciones que prueban que Haya de la Torre tampoco fue el santo que los nostálgicos y fanáticos seguidores creen. Pero sobre eso ya se viene otro post.

En todo caso, ¿cuántas veces han rematado al Apra? O, afinando la pregunta, ¿es el Apra este cadáver?

Diego Pereira

I'm back, bitches / twitter: @algunpereira / correo para chismes: diego@utero.pe