historia , noticias , politica Martes, 20 noviembre 2018

Tenemos que hablar sobre la owneada de Josefina Townsend a Mauricio Mulder (porque Alan nunca será Victor Raúl)

Diego Pereira

I'm back, bitches / twitter: @algunpereira / correo para chismes: diego@utero.pe

Bienvenidos al tercer día de Alan García escondido en la residencia del embajador de Uruguay

Foto: La República / Intervención: Utero.pe

Por qué arrochas tan feo, Alan, tmr. Foto: La República / Intervención: Útero.Pe

Aquí en este útero aprovechamos que el dos veces presidente de la República ha decidido meternos en un chongazo internacional, para desentrañar las mentiras que cuenta —también a través de sus congresistas— y las verdades que no precisa. ¿Es realmente Alan el nuevo Haya de la Torre? Para responder la pregunta, empezamos con un precioso video.

Josefina FTW

Aquí la entrevista completa de la periodista Josefina Townsend al congresista aprista Mauricio Mulder, que te recomendamos ver completita porque en varios momentos el acérrimo defensor de Alan García intenta esquivar certeras preguntas y al final termina tirando el teléfono:

Pero hoy vamos a poner especial atención a la última parte de la entrevista (minuto 10:18), aquí la transcripción completa:

Mauricio Mulder: Cuando Haya de la Torre ingresó a la embajada de Colombia, el gobierno peruano dijo que era un delincuente común. Y durante cinco años pretendieron decir que Haya de la Torre encabezaba una banda.

Josefina Townsend: Víctor Raúl Haya de la Torre murió pobre en cama prestada y en casa prestada, su única herencia material fueron sus libros y su única herencia ideológica fue un partido político.

MM: No me venga usted con sus, eh, atavismos a tratar de polemizar conmigo, no me haga esas comparaciones que son falaces.

JT: Usted ha comparado a Alan García con Víctor Raúl Haya de la Torre.

MM: Yo no lo estoy comparando, estoy comparando hechos. Y usted no me va a negar a mí que a Haya de la Torre se le persiguió exactamente de la misma manera.

JT: Y que murió pobre y honesto.

MM: Sí, murió pobre y era honesto y se le dijo de todo. Y usted no lo puede negar porque a su padre [Andrés Townsend Ezcurra] también le decían de todo y su padre tuvo que sufrir el exilio también por eso.

JT: Exilios por cuestiones ideológicas, por ideas, no por acusaciones de corrupción, Mauricio Mulder, congresista, en eso no sé qué debate podríamos tener (…).

MM: Usted se aprovecha de que tiene un micrófono y que le pagan con dinero que no se sabe de dónde viene, para tratar de polemizar conmigo. Esta entrevista queda terminada.

JT: Usted también micrófono, congresista, y tiene una curul.

OMG, chills. Lo que Mauricio intentó (y no pudo) hacer fue vender la idea de que Alan García es un perseguido político tal y como lo fue Haya de la Torre en su momento. Y esto no es algo que se le ocurrió en ese instante, sino que es parte del plan que los defensores de Alan han urdido. Hace unos días, los compañeros salieron a decir que fue la dirección del partido la que le recomendó al expresidente solicitar el asilo diplomático. Esto vendría a ser un espejo de lo ocurrido con Haya de la Torre en 1949, quien se asila por una directiva partidaria que debía acatar.  Sin embargo, la comparación es absurda.

Alan vs. Víctor Raúl

El powerpoint que Alan preparó para el embajador de Uruguay en el Perú. Composición: Utero.pe

El powerpoint que Alan preparó para el embajador de Uruguay en el Perú. Composición: Útero.Pe

Empezaba 1949 y Haya de la Torre estaba en la clandestinidad. El golpe militar de unos meses atrás—y la consecuente dictadura— de Manuel Odría lo tenía en ascuas. El militar lo acusaba de delincuente común, responsabilizándolo por las muertes de la fracasada insurrección aprista de octubre de 1948 (una respuesta al decreto-ley que declaraba ilegal al partido por la violencia de sus actos) y que de alguna manera terminaría facilitando el camino para el golpe de Odría.

Pero no era solo Víctor Raúl el perseguido. Por esos años Odría emprendió una dura persecución contra los apristas dejando una estela de muertos, torturados, presos y deportados. Fue una cacería de brujas también: varios cayeron sin pruebas. Por eso, en enero de 1948, Haya de la Torre tocaba la puerta de la embajada de Colombia, solicitando asilo diplomático. La versión oficial es que el Comité Ejecutivo del Apra, convencido de que Odría quería asesinarlo, dispuso su asilo y él aceptó a regañadientes, según esta carta que le envió a Luis Alberto Sánchez (cita vía Nelson Manrique):

Yo me asilé con asco de hacerlo, pero me empujó el caso de verme arrojado de todos los posibles refugios. Jorge Idiáquez es testigo de que nos echaban de cada casa y nadie quería verme. Cuando me empujaron al asilo lo hicieron con miedo —solo algunos no— de que yo me quedara afuera, les pidiera albergue o los hiciera trabajar.

Quedan claras las diferencias entre las circunstancias que empujaron a Haya de la Torre al asilo y las que motivan a Alan García a esconderse en una embajada. Recapitulemos:

  • Para 1948, el Apra había sido declarado ilegal. Si eras aprista, estabas en problemas.
  • Haya de la Torre era perseguido por sus ideas (con las que podemos o no estar de acuerdo, ese no es el punto).
  • Los detractores de Víctor Raúl nunca pudieron llamarlo “ratero” o “ladrón”. Como dice Townsend: murió pobre.
  • Por su parte, Alan tiene un huevo de propiedades, un envidiable patrimonio y una investigación por lavado de activos.

Ya pes.

La yapa: García vs. Townsend

Si no sabes quién es Andrés Townsend Ezcurra —a quien Mulder usa también como ejemplo durante la entrevista con su hija Josefina— te dejamos este video en el que el histórico aprista le cuenta a Nicolás Lúcar cómo Alan García no solo arruinó su vida sino también al partido:

En la entrevista, Townsend Ezcurra se muestra convencido de que otra habría sido la historia del Apra si es que él hubiera sido el candidato a la presidencia en 1980. Ese fue un punto de quiebre importante dentro de la historia del partido. No solo dice eso en esta entrevista, sino que también cuenta que el propio Alan García —entonces secretario de la organización— le confesó que él amañó las cifras para favorecer la candidatura de Armando Villanueva (desde el minuto 2:00 del video):

Alan García me pidió una entrevista privada. (…) Me dijo: “Te voy a confesar antes que nada que yo me equivoqué, yo creí que Armando Villanueva era el candidato que iba a triunfar. Hice todo lo posible porque Armando fuera candidato del partido. Nosotros sabíamos que tú ganabas la candidatura presidencial con los grupos de provincia, nosotros con los grupos de Lima, que eran muchos, estábamos seguros de que te igualábamos y te sobrepasábamos. Pero cuando llegaron los delegados, comprendimos que ganabas Lima y provincias. Entonces decidimos cambiarte los votos suficientes en agrupaciones juveniles, en agrupaciones profesionales, en algunos sindicatos, y los números se voltearon“.

Townsend no fue el único viejo líder aprista que en su momento consideró que Alan García fue lo peor que le pudo pasar al Apra. Pero esa historia la veremos mañana, cuando hablemos sobre cómo —refugiándose y huyendo de la justicia— Alan García podría terminar de matar políticamente al partido de la estrella.

¡Nos vemos!

Diego Pereira

I'm back, bitches / twitter: @algunpereira / correo para chismes: diego@utero.pe