discriminación , libertades , noticias , sociedad , violencia Viernes, 9 noviembre 2018

Un expolicía es acusado de vender recién nacidos pero este diario encuentra la forma de culpar solo a una mujer

Seguramente ya leíste sobre la captura de una banda criminal acusada de traficar con niños en Arequipa. La organización, conformada por aproximadamente 16 personas, captaba a mujeres embarazadas que acudían a clínicas y tópicos clandestinos de la ciudad para convencerlas de no abortar y que, por el contrario, les entreguen a sus hijos. Luego, el grupo vendía a los recién nacidos a  cuatro mil soles, aproximadamente.

La Policía atrapó a los cabecillas hace dos días. Dos de ellos era la pareja conformada por Cinthia Tello PreciadoRaúl Becerra Velarde, el ex director general de la Policía Nacional nombrado en el gobierno de Alan García. Este último personaje fue quien más llamó la atención por haber sido una autoridad cuya labor era justamente desbaratar estas bandas.

Lógicamente, los medios se enfocaron en Becerra. Sin embargo, hubo un medio que intentó darle la vuelta al hecho bajo la premisa de que Becerra, para hacer eso, tuvo que haber sido manipulado por alguien.

¿Pero por quién?

Obvio, por una mujer, porque todos sabemos que ellas son malas, las que siempre provocan, las del pecado original, pues.

Imagen: Trome

Imagen: Trome

La nota de Trome utiliza todos los argumentos para dar a entender que la verdadera culpable del presunto delito de Becerra en realidad es Tello, su pareja:

“Una vida de lujos, con ropa de marcas como Gucci, Armani y Calvin Klein, llevaba Cinthia Tello Preciado (32) (…) Ella habría usado sus encantos para involucrar al general PNP (r) Raúl Becerra (60), quien era su pareja, y convertirlo en su cómplice en la compra y reventa de niños recién nacidos en Arequipa”

Sobre el pobrecito y manipulado Becerra, quien apenas tenía 60 añitos frente a los 32 de Tello, Trome escribe:

“‘Él solo vivía para Cinthia Tello Preciado. Siempre le daba gusto, por lo que no me extrañaría que la joven lo hubiera convencido para esto’, dijo nuestra fuente”.

El intento de minimizar la responsabilidad de Becerra (y de ensuciar únicamente a la “superficial” y mala mujer) fue tan burdo que hasta el Ministerio de la Mujer tuvo que pronunciarse a través de Twitter por el enfoque de la nota:

“Rechazamos titulares como el de Trome que responsabilizan a las mujeres por delitos de otros”.

Imagen: Twitter MIMP

Imagen: Twitter MIMP

Ahora a esperar el próximo feminicidio mediático para que Trome se indigne por el machismo.