corrupción , noticias , politica , sociedad , violencia Viernes, 2 noviembre 2018

MEMOREX: 3 veces en las que los desesperados hicieron el ridículo con el fantasma del golpe de estado

Después de la detención de Keiko, sus (nada caletas) seguidores pusieron en marcha otro plan: acusar a Vizcarra de planear un golpe de Estado. ¿Sus motivos? Estos:

  • El cambio de generales de la Marina, la Fuerza Aérea y las Fuerzas Armadas.
  • El encarcelamiento de Keiko (que fue ordenado por el Poder Judicial, no por el Ejecutivo).
  • El pedido de renuncia de Pedro Chávarry (el cual también es pedido por el 77% de peruanos).
Imagen: Twitter

Imagen: Twitter

El autor mayor de esta profecía ha sido Alan García, quien para defender a Chávarry también ha contribuido al psicosocial del golpe. Su alerta ha sido por puro amor a la democracia, aunque los malhablados dirán que es porque Chávarry botó a la fiscal que investigaba el financiamiento del Apra en el equipo especial Lava Jato, como lo informó IDL-Reporteros.

Imagen: Twitter

Imagen: Twitter

Hoy, mientras te recuperabas de la resaca, Vizcarra ha tuiteado que es respetuoso de la Constitución y de la división de poderes. “Debemos trabajar juntos en la lucha frontal contra la corrupción. En democracia, sin amenazas, ni blindajes”, escribió para negar cualquier golpe, un rumor que, por cierto, no es la primera vez que se utiliza infructuosamente.

1. Un golpe para Nadine

Era setiembre del 2015. Luego de la aparición de distintas granadas de guerra en Lima, el Ejército decretó la orden de inamovilidad de sus tropas para el conteo del armamento. Dos días después, el 13 de setiembre, el entonces director de Perú 21, Juan José Garrido, deslizaba la idea de que Humala buscaba dar un golpe de estado para salvar a Nadine.

“El presidente Humala, acostumbrado a delegar en su esposa las decisiones de carácter ejecutivo, ha decidido emprender una cruzada personal: liberar a su esposa, como sea y al costo que sea, de la cárcel. (…) Humala se reunió con su promoción; les comentó la necesidad de hacer los cambios en la Comandancia General del Ejército y les deslizó la posibilidad de acompañarlo en una aventura política”.

Eso no era todo. Dentro del Ejército también se había creado otro bando para liberar a nada más y nada menos que a Antauro, un hombre que nunca tuvo suerte en el Ejército. Al final de su hipótesis, hablaba de tres bandos: uno del lado de Humala (que quería asegurar ‘la tranquilidad’ de su esposa), otro que ejecutaría un golpe preventivo contra Ollanta, y un tercer grupo que buscaba liberar a Antauro.

No te rías. JJG se tomó tan en serio su denuncia que le pidió al presidente negar todo en una rueda de prensa. Lo único que obtuvo fue un jalón de orejas de Humala, quien calificó la información de irresponsable.

2. Un golpe contra Keiko

Para el 2016, ya estaba claro que Ollanta no era el mismo del polo rojo. Sin embargo, algunos aún insistían en hacerte creer que Humala quería ser Hugo Chávez. Faltando cinco días para la primera vuelta de las elecciones presidenciales del 2016, se realizaría una marcha contra Keiko. La fecha era perfecta: un cinco de abril, día en el que Fujimori dio el autogolpe en 1992.

Horas antes de la marcha, alguien (¿quién habrá sido?) intentó que la gente no acudiera a la marcha y que ni saliera a las calles. Para concretar su plan, difundió un audio por WhastApp y otras redes para alertar que

Humala,

ahora sí,

de verdacito,

ejecutaría un golpe,

el cinco de abril,

con los miles de manifestantes en las calles.

Las supuestas fuentes de la mujer que advertían esto, otra vez, eran unos “familiares militares allegados al gobierno”. Lo raro fue que Luis Galarreta, entonces candidato al congreso por Fuerza Popular, sugirió lo mismo que el psicoaudio del WhatsApp. Qué koincidencia.

3. Vizcarra, el golpista

Vizcarra no ha cumplido ni un año en el gobierno, pero sus enemigos intentan chantarle la chapa de golpista desde hace meses. Cuando planteó la cuestión de confianza (debido a que los kongresistas se estaban haciendo los locos con los proyectos para el referéndum), algunos medios naranjas corrieron el rumor de que en el extranjero se informaba de un golpe de estado en Perú.

 

Imagen: Twitter

Imagen: Twitter

En este útero nos comunicamos con periodistas extranjeros que cubrían los eventos aquí, y todos nos dijeron que ninguno mencionó un golpe de estado. En sus medios informaban de un cierre CONSTITUCIONAL del Congreso, pero no de un golpe. A pesar de haber fracasado en setiembre, ellos han vuelto con el fantasma del golpe. ¿Desesperación? ¿Dónde?

Imagen: Andrés Edery

Imagen: Andrés Edery