noticias , politica , redes sociales , sociedad Martes, 30 octubre 2018

El fujimorismo te demuestra que en solo 24 horas se puede hundir más de lo que ya está

Hoy cuesta mucho creer que el fujimorismo estuvo a menos de uno por ciento de ganar la presidencia del Perú. Hoy su situación es peor que la tuya a fin de mes. Y en las últimas 24 horas ha empeorado gracias a estos cinco hechos.

Composición: Útero.Pe

Composición: Útero.Pe

1. Un vocero malcriadazo

Para detener la guerra política, el fujimorismo decidió nombrar como vocero de su bancada a un político tan conciliador como las lisuras de Chihuán: a Carlos Tubino. Inmediatamente después del nombramiento, muchos recordaron los tuits recontramalcriadazos del congresista terruqueador. Este es un recuento que en este útero ya habíamos hecho sobre su fino vocabulario.

Los tuits son lamentablemente reales. Composición: Útero.Pe

Los tuits son lamentablemente reales. Composición: Útero.Pe

2. Keiko es dejada en visto

El nombramiento de Tubino parecía ser una muestra de que el fujimorismo había abandonado la estrategia pacifista para dar paso al estilo Chihuán. Sin embargo, en la noche de ayer, Keiko volvió a hacer un desesperado llamado a Vizcarra para reunirse con él y encontrar una salida a su entrampamiento político (¿o judicial?).

Más insistente que operador de call center. Imagen: Twitter

Más insistente que llamada de call center. Visto. Imagen: Twitter

Este es el segundo llamado que realiza. El primero fue hace una semana, cuando pidió “un diálogo de unidad”.

Sin embargo, ayer el presidente le contó a los medios internacionales los maltratos que sufrió por parte del fujimorismo (incluido el “malnacido”), así que está bien difícil que acepte reunirse con una acusada de liderar una organización criminal y que tiene 86% de desaprobación. Mucho menos si recordamos su terrible costumbre de revelar a la prensa las reuniones que inicialmente pidió mantener en secreto.

Imagen: Twitter Miki Torres

Imagen: Twitter Miki Torres

Al mediodía de hoy, Keiko publicó la carta que su partido envió al despacho presidencial solicitando la reunión. Obvio, la han dejado en visto.

3. Más chats

Los fujis le dijeron al Perú que no blindaron al preso César Hinostroza, pero los chats de La Botica demostraron que sí lo hicieron. El 20 de setiembre, la mismísima Keiko juró que sus congresistas votaron “según su conciencia” en el pedido de cuestión de confianza del premier Villanueva. Hoy, los nuevos chats revelados por El Comercio probaron que volvieron a mentir, pues la bancada había acordado quiénes votarían a favor, quiénes en contra y quiénes se abstendrían. Un poco más y acuerdan con qué ropa asistirían.

Fácil y hasta les ordenan con qué ropa ir. Imagen: El Comercio

Al menos esta vez no hubo lisuras de la Chihuán. Imagen: El Comercio

4. Salaverry se rebela

No había pasado ni medio día de publicados los chats cuando Rosa Bartra y Daniel Salaverry convirtieron el hemiciclo en un circo romano al deleitarnos con una broncaza.

Resulta que Bartra había llegado tarde a la votación para hacer público el informe de la comisión Lava Jato. A pesar de su tardanza, pidió mantener en reserva el documento y que no se votara la desclasificación (o sea, hacerlo público). Salaverry recordó que eso se había acordado en la Junta de Portavoces y continuó con la votación. La iniciativa fue aprobada, pero Bartra continuó gritando, a lo que Salaverry respondió:

“Puede gritar todo lo que usted quiera”.

5. Chau, Chlimper

La semana pasada, José Domingo Pérez reveló que el exsecretario de Fuerza Popular, José Chlimper, le entregó 210 mil dólares en e-fec-ti-vo a un directivo del grupo RPP para una pauta publicitaria a favor de Fuerza 2011, investigada por lavado de activos. Tras esto, “Pistolita” dejó su cargo en Fuerza Popular, pero inexplicablemente aún continúa como miembro del directorio del Banco Central de Reserva (BCR).

Para que Chlimper tenga más tiempo libre y pueda defenderse, cuatro bancadas han presentado un pedido para sacarlo del directorio del BCR. Entre los grupos que firmaron el documento extrañamente no están ni naranjas ni apristas. Sí lo firman Peruanos por el Kambio, Frente Amplio, Alianza para el Progreso y Nuevo Perú.

¿El fujimorismo quería unidad, no?

Podrían empezar quitándole el blindaje a Chlimper.