corrupción , denuncia , noticias , politica , violencia Sábado, 6 enero 2018

PPK denomina al 2018 como “el Año de la Reconciliación” pero hasta ahora no llama a las familias de las víctimas del fujimorismo

PPK continúa sumando puntos para pasar la historia como el Caballo de Troya para el regreso del fujimorismo al poder (dixit Vargas Llosa). Su nueva pirueta acción ha sido la de denominar al año 2018 como el “Año del Diálogo y la Reconciliación Nacional”. Por eso hoy, cuando Alberto Fujimori estaba desayunando en su jatazo de La Molina, abrió El Peruano y vio esto:

PPK tiene tiempo para inaugurar el Rally Dakar, pero no para reunirse con los familiares de las víctimas del fujimontesinismo.

Encima el Dakar partió en El Pentagonito, pues, donde el fujimontesinismo quemaba a sus opositores. Imagen:

Encima el Dakar partió en El Pentagonito, donde el fujimontesinismo quemaba, literalmente, a sus opositores. Imagen: Facebook

El presidente quiere diálogo, pero aún ni llama a las familias que fueron víctimas del gobierno autoritario de Alberto. Su reconciliación, por ahora, solo incluye a los Fujimori para que lo dejen gobernar. Este útero se comunicó con Gisela Ortiz, familiar de una víctima asesinada en La Cantuta, y confirmó que ni el presidente PPK ni nadie del Ejecutivo las ha llamado para entablar algún tipo de diálogo.

No, nadie (del Ejecutivo se ha comunicado con nosotros), con ninguno (de los familiares). (…) Esta (denominación del Año de la Reconciliación) es parte de toda esta burla en la que se ha convertido el tema de las decisiones políticas del presidente. Es una ofensa a la necesidad que tiene el país de reconciliarse, pero esta no se va a dar por decreto ni porque el presidente empiece a negociar con el fujimorismo”.

En realidad solo busca reconciliarse con ellos. Imagen original: Candidato.pe. Composición: Útero.Pe

En realidad solo busca reconciliarse con ellos. Imagen original: Candidato.pe. Composición: Útero.Pe

Las familias buscaban reunirse con PPK desde setiembre del año pasado, antes de que el presidente otorgara el indulto al ex enfermo terminal, Alberto Fujimori, pero los dejaron en Visto. El único gesto del gobierno ppkausa tras el indulto fue la desatinada declaración de Mercedes Aráoz, quien dijo que el Ejecutivo otorgaría una millonaria indemnización a las víctimas de los familiares para que dejen de seguir protestando.

Ortiz le dice a Útero que si PPK convocara a las familias ahora sería muy complicado aceptar porque “el indulto ya ha sido dado, las decisiones ya ha sido tomadas y porque no hay voluntad de dar marcha atrás”. “¿Ya para qué? Para de alguna manera santificar lo que han hecho. No nos prestaríamos a eso”.

Por ahora, su reclamo se expresará en la marcha contra el indulto que está programada para el jueves 11 de enero. PPK, como en las marchas pasadas, enviará a la Policía para que los peruanos se reconcilien a punta de bombas lacrimógenas.