noticias , politica , redes sociales , videos , webeo Lunes, 16 octubre 2017

Conoce más sobre Carlos Orozco, el videoensayista que promete romperla en Facebook

Imagen: Útero.Pe

Imagen: Útero.Pe

Carlos Orozco llega a la redacción de Útero.Pe y con sus ojos hace un paneo a la oficina. Ya está pensando en un tema para uno de sus videoensayos: “Cómo hacer un medio de comunicación con dos personas en un espacio que podría ser la sala de tu casa”. Debemos reconocer que tenemos miedo.

El nombre del comunicador de 28 años suena por estos días debido a que los videoensayos que realizó sobre Phillip Butters, Pataclaún, Hildebrandt y Tripita se hicieron virales. Seguramente viste algunos de ellos pero no sabías quién estaba detrás.

Sus seguidores quieren saber de él, por eso Carlos ya empezó con las transmisiones en vivo para recibir preguntas, halagos e insultos. Nos pusimos más cargosos que sus fans y lo sentamos durante una hora para sacarle información, recortarla y presentarla en este sintetizado post.

Imagen: Útero.Pe

Imagen: Útero.Pe

De arranque destruye el primer mito que ya se creó sobre él: “la gente cree que soy más político de lo que en verdad soy”:

“Yo no soy alguien que su día a día sea política, pero sí tengo preceptos políticos claros, como que el fujimorismo es uno de los peores daños que le pasó a este país, que Alberto Fujimori no merece el indulto, que los congresistas fujimoristas son un símbolo de la depravación en la que se ha vuelto la política”.

No estudió Ciencias Políticas o Sociología, como muchos sospechaban. Ingresó a Ingeniería Informática en la PUCP, pero terminó estudiando Comunicaciones. Nació en San Martín de Porres, creció en la Amazonía, vivió en distintas zonas del ande y estudió en 7 colegios. Hoy vive en San Isidro y almuerza viendo ‘Amor, Amor, Amor’:

“Siempre quiero saber qué ve todo el mundo. (..) Si yo no veo lo que estamos viendo todos, ¿cómo puedo deconstruir lo que vemos? Lo que mis videos hacen es deconstruir cosas que suceden. La deconstrucción es básica para fundamentar el cuestionamiento y el uso de la razón. Si yo solo aceptara lo que veo, entonces sí estaría normalizando”.

Se formó en una familia cristiano-mormona, pero se volvió “agnóstico, cada vez más ateo”. No se define dentro de ninguna ideología pero para nosotros es un caviar: está a favor de “que instales tu minera pero no de que tus relaves dejen sin agua a la gente”. También respalda el matrimonio igualitario, que las parejas homoparentales adopten y que se despenalice el aborto por cualquier circunstancia.

Trabajó en CMD, Plus Tv y Movistar Música. Era un deber preguntarle por el documental que denunciaba que en Plus Tv no admitían “marrones”: “Vi ese video en el 2014, calculo que fue en otra etapa. En el tiempo que yo estuve, no hubo un ápice de discriminación. Hubo programas en los que he llevado a Rossy War”.

En mayo de este año dejó su trabajo formal para dedicarse exclusivamente a los videoensayos. “Alguien tenía que hacerlo”, dice en su Twitter. No tiene un tiempo determinado para escribir los guiones. Se le ocurre un tema, investiga y guarda la información en subcarpetas de su computadora. Su amigo Hugo Lezama le ayuda con la edición de los videos.

Lo que más extraña de su chamba formal es su seguro porque es “totalmente hipocondríaco”. Su ansiedad le obliga a despertarse por las madrugadas a escribir los guiones y a dormir solo 4 horas. Le encanta conversar con personas que “me hagan sentir un bruto o un ignorante”. Ya no realiza ningún tipo de actividad física, aunque le gusta “un montón el fútbol”.

— ¿No tienes miedo de que llegue un momento en el que caigas mal y que te digan: “Carlos Orozco es el todista el que te va a decir cómo hacer absolutamente todo”?

— No lo había pensado, pero creo que eso pasaría si yo me estuviese dedicando a destruir formatos. Lo que yo hago es deconstruir, que es como tener un rompecabezas y desarmarlo para ver de qué está hecho. Básicamente me centro en formas. Trato de que el video enseñe algo.

Carlos tiene como meta la formación de una productora propia, por ahora, sin embargo, se unirá al equipo de colaboradores de Útero.Pe. Ya está preparado para que su cara aparezca en los memes y para que le digan “mermelero”. Bienvenido, Carlos.