discriminación , libertades , sociedad , violencia Miércoles, 16 agosto 2017

Esta es una breve explicación sobre por qué “sacar los pies del plato” también es violencia

Aunque suene increíble, sacar los pies del plato, algo tan criollo, es violencia. Imagen: Manuela Ramos

Aunque suene increíble, algo tan criollo como “sacar los pies del plato” también es un tipo de violencia.
Imagen: Manuela Ramos

Hace unas cuántas horas está recorriendo la Internet un video pajita con nuestra forever amixer never enemixer Sigrid Bazán. En el material de poco más de un minuto de duración, la politóloga y periodista nos presenta un plato recontra peruano llamado “Anticachos de corazón” para que le digas APS (Adiós Para Siempre) a ese broder que es más infiel que Maluma y sus cuatro babys.

Oe pero, ¿por qué se meten con los infieles, ah? La carne es débil

Li cirni is díbil. A lo largo de nuestra vida, sobre todo en la etapa de formación, siempre se nos ha inculcado que la infidelidad es algo que suele suceder en la pareja. Se normalizan estas prácticas y hasta se bromea sobre el tema con frases como:

  • “Una canita al aire”.
  • “Tiene sus capillas pero ella es la Catedral”.
  • “Sacó los pies del plato”.
  • “Le puso los cuernos”.

Incluso en los diarios deportivos y de farándula se habla de la infidelidad. Sin embargo, en ningún lugar se hace un staaap para analizar una situación de esa naturaleza y cómo esta también, y aunque usted no lo crea, es un tipo de violencia. De hombre hacia mujeres y también al revés. La diferencia es que cuando un hombre es infiel se le felicita mientras que a una mujer generalmente se le critica.

#ParaElMacho

Para eso hemos conversado con la psicóloga y amiga de este Útero, Alexandra Hernández Muro, quien nos dio una didáctica explicación sobre por qué cuando hablamos de poner los cuernos también hablamos de violencia.

Para esto hay que hacer una diferencia básica:

  • La monogamia: es un acuerdo establecido entre dos personas que se comprometen a respetarse y no estar con nadie más mientras estén juntos. Algunos dicen que no es natural pero finalmente es decisión de cada uno.
  • La poligamia: en nuestras palabras, es cuando eres sincero y no asumes un compromiso (monogamia) que no vas a poder cumplir. Porsiaca, la poligamia también es un acuerdo entre varias personas, para que nadie salga lastimado.

Dicho esto, volvamos al tema de la infidelidad, esta es violencia porque:

  • “Básicamente porque es vulnerar el “contrato” que realizas dentro de la pareja. La monogamia es una elección, sí, pero si no puedes ser fiel deberías llegar a ese acuerdo con tu pareja”.

Y si uno no respeta ese acuerdo mutuo entonces se produce una situación que quizá todos hemos experimentado:

Violencia psicológica

Si tu carne es débil, entonces no te metas en una relación monógama, ameo. Imagen: composición

Si tu carne es débil, entonces no te metas en una relación monógama, ameo.
Imagen: composición

Según lo que nos explica Alex:

La violencia está enmascarada en la convicción de que los hombres necesitan sacar los pies del plato porque eso está en su naturaleza. Pero eso es falso. Se trata de una creencia machista de que los hombres necesitan reafirmar su masculinidad a través del mayor contacto sexual.

Por eso, cuando eres infiel no es una situación para bromear ni tampoco eres un bacán por hacerlo. En realidad estás cometiendo un acto de violencia contra tu pareja. Si hacemos el ejercicio no tan sencillo de ponernos en sus zapatos, comprenderemos el daño que estamos causando.

Cuando eres infiel estás afectando directamente el autoestima de alguien.

Entonces, si no puedes cumplir un acuerdo tácito, es mejor ser valiente y decir la verdad.

 

Puedes seguir nuestra campaña contra el machismo con los HT #ParaElMacho #RecetasContraElMachismo.

Un post realizado en coordinación con el Movimiento Manuela Ramos.