discriminación , libertades , noticias , politica , sociedad Martes, 15 agosto 2017

El Congreso rechaza un proyecto de ley por estar en quechua y nos recuerda al roche racista de Martha Hildebrandt

Al ingresar a la página Web del Congreso, encontrarás una opción habilitada para traducir la información del portal al quechua.

Imagen: Portal Web del Congreso

Imagen: Portal Web del Congreso

Si llamas al teléfono oficial del Congreso, también escucharás que la operadora te da la bienvenida en español y en quechua.

El Congreso basa su funcionamiento en la Constitución Política del Perú y en su reglamento. Ambos documentos están cachosamente en la propia página Web, listos para ser descargados. El artículo 48 de la Constitución dice:

«Son idiomas oficiales el castellano y, en las zonas donde predominen, también lo son el quechua, el aimara y las demás lenguas aborígenes, según la ley».

Todo esto es más inservible que reunión de Keiko con PPK, pues en la práctica, rechazan un proyecto de ley por estar en quechua.

 

Tania Pariona, del grupo Nuevo Perú, presentó su proyecto en quechua con un anexo en español, pero, según denunció, fue «devuelto al despacho de la congresista, aduciendo que debía estar en español». Ella le pidió al actual presidente del Congreso, Luis Galarreta, que no discrimine su proyecto y lo reciba. En quechua, obvio, para que contrate a su traductor:

Este es otro de los artículos de la Constitución que el propio Congreso se pasa por los websites. Es el inciso 19, del artículo 2, en el que dice que «todo peruano tiene derecho a usar su propio idioma ante cualquier autoridad»:

¿Galarreta ha leído la Constitución? Imagen: Coongreso

Saludo a la bandera. Imagen: Constitución Política del Perú

Remember

Composición: Útero.Pe

Composición: Útero.Pe

Este trato hostil contra el quechua nos recuerda a algunos eventos protagonizados por la excongresista, Martha Hildebrandt

Nooo. este suceso, no. Imagen: http://javi270270.blogspot.pe

Nooo. este suceso, no. Imagen: http://javi270270.blogspot.pe

Nos referimos a la vez que Hildebrandt, en el 2006, se opuso a que las parlamentarias Hilaria Supa y María Sumire hablaran en quechua durante las sesiones del pleno. La lingüista pidió que hablaran en español «por ser el idioma oficial”.

La discusión continuó cuando las congresistas del Partido Nacionalista presentaron un proyecto de ley para traducir los proyectos y documentos oficiales al quechua y al aimara. Hildebrandt —fujimorista, por si no lo recuerdan— calificó a las congresistas quechuahablantes de «niñas» y dijo que solo discutiría un proyecto de ley de este tipo con lingüistas como ella.

Por entonces también decía esto sobre la denominación de «idioma» al quechua:

«La Constitución está equivocada por demagogia. Se le da importancia a una lengua que hablan 500 hablantes perdidos por ahí y eso está mal».


El incidente con la congresista Pariona ocurrió en la oficina de trámite documentario. Ayer, cuando nos comunicamos con el jefe de esta área, Roberto Bota, nos señalaron que este se encontraba en la Fiscalía, sin hora exacta de llegada. Hoy volvimos a llamar y respondieron que no contestarían por teléfono. La congresista Pariona volverá a presentar el documento hoy. En quechua, obvio, para el dolor de cabeza de los Hildebrandtlovers.

Hildebrandt vive. Imagen: Twitter

Hildebrandt vive. Imagen: Twitter

Secured By miniOrange