noticias , periodismo , politica , sociedad Martes, 30 mayo 2017

Conoce al asesor del kontralor que tenía su corazoncito naranja

Nadie se dio cuenta de que en la escena final del reportaje de Daniel Yovera sobre los audios del contralor de la República, Edgar Alarcón, un personaje de jean, polo azul y casaca gris lo acompañaba:

Su nombre es Juan Carlos Ruiz Rivas. Es gerente general de la consultora ATIK-Comunicación inteligente y escribe una columna semanal en diario Exitosa.

¿Qué hace con Techito en las piernas? ¿¿!! Imagen: Linkedin

¿Qué hace con Techito en las piernas? ¿¿!! Imagen: Linkedin

En su publicación del último miércoles 24 de mayo, el comunicador escribió a favor del informe de la Contraloría sobre el aeropuerto de Chinchero. Al final de la nota, en la edición impresa, el medio le hizo roche una aclaración: Ruiz asesora institucionalmente a la Contraloría de la República.

Ojo con el disclaimer. Imagen: Exitosa

Ojo con el disclaimer. Imagen: Exitosa

Este útero conversó con el propio Ruiz y nos confirmó que asesora a la Contraloría a través de su consultora ATIK:

“Mi agencia trabaja con la Contraloría temas de comunicaciones. Todo lo que es posicionamiento de marca y marketing público. Coordino con él (el contralor), sí, algunas cosas, pero es la agencia la que trabaja directamente con él. Por ejemplo, ahorita, en momentos de crisis, lo estoy asesorando para que dé las entrevista y todo lo que es comunicaciones”.

18816915_10156296509384546_1143540497_n

Según el portal de proveedores del Estado, su compañía (Atik Consultores S.A.C.) cobró 74 mil soles este año por sus servicios a la Contraloría. Pero Ruiz, como todo empresario interesado en las consultorías con el Estado, tiene amigos en la política…

Amistades naranjas

rivas

Aunque en un inicio se rumoreaba que el actual asesor del Kontralor también fue asesor de la campaña al Congreso del legislador fujimorista Miki Torres, Ruiz lo ha negado:

“No he tenido ninguna labor con Miki Torres. Miki es mi amigo desde bastante antes de la campaña. Somos amigos desde esa época. No tengo una relación contractual de ningún tipo de campaña. Le habré dado algunos consejos como amigo, pero no lo he asesorado. No soy fujimorista, precisamente”.

Su amistad es tan desinteresada que entre octubre y diciembre del 2015 (etapa pre-electoral), Juan Carlos Ruiz conducía un programa de radio junto a Miguel Torres. El programa se llamaba ‘Negocio PYME’, iba de todos los sábados de 10 a.m. a 11 a.m. en radio San Borja y el alquiler del espacio radial corría a cuenta de la empresa de Ruiz, según lo reveló él mismo a este útero:

  • Juan Carlos Ruiz: Compartimos un programa en radio San Borja.
  • Útero.Pe: ¿Ese programa por quién era pagado?
  • Juan Carlos Ruiz: Por mi empresa…
  • Útero.Pe: En los videos de YouTube, el señor Miki Torres salía con su logo de campaña…
  • Juan Carlos Ruiz: Sí, pero eso no era un asesoramiento mío de campaña. Él compartía la conducción y al compartir la conducción nada [se lo] impedía…
  • Útero.Pe: ¿Y al congresista quién le pagaba?
  • Juan Carlos Ruiz: No, no, él no recibía ningún pago.
No soy su asesor pero dejo que haga campaña en el programa que paga mi empresa. Imagen: Facebook

No soy su asesor pero dejo que haga campaña en el programa que paga mi empresa. Imagen: Facebook

En enero de este año,  Miki Torres participó en el Encuentro Anual de Directores y Equipos de Comunicación (EdIRCOM) y Ruiz informaba entusiasmado la participación de su pata así:

mikiAA

Ruiz dice que nunca le realizó campaña política a nadie porque no es favorable para su agencia de comunicaciones: “Si asesoras a un candidato y luego pierden, los que ganan no te quieren”. Sin embargo, en su programa con su pata Miki ya opinaba sobre coyuntura política. De hecho, es lo que hace semanalmente en diario Exitosa. Su amigo también ya se pronunció sobre el escándalo del Kotnralor. Adivinen qué dijo.

add

En todo momento recalcaba que su postura era absolutamente personal. Lo mismo que decían los fujimoristas cuando opinaban sobre la censura contra Jaime Saavedra. El final del Kontralor, al menos en el Congreso, ya está cantado.