corrupción , noticias , politica , sociedad Miércoles, 25 enero 2017

Todas las veces en que Alan García llamó “ratas” a sus propios funcionarios implicados en casos de corrupción

En el psicoanálisis hay un mecanismo de defensa denominado “proyección psicológica”, que consiste en atribuir a otros nuestras propias virtudes o defectos. Por supuesto, no todos creen en todo lo que dice el psicoanálisis pero lo ponemos porsiacasito.

 

Hace unos días, después de que el Ministerio Público ordenara la captura de los primeros implicados en el espinoso caso Lava Jato, el expresidente Alan García tuiteó muy indignado por el hecho de que exista gente que le robe al Estado. Ese día usó su adjetivo calificativo favorito que es más bien el uso peyorativo del nombre de un animal:

R A T A

El tío Alan llamó “ratas” a todos aquellos funcionarios de su gobierno que están siendo capturados e investigados por el cobro de coimas para entregar licitaciones a las empresas brasileñas en el Perú.

Como Peter Petigrew. Imagen: captura Twitter

Como Peter Pettigrew.
Imagen: captura Twitter

Sin embargo, como ya deberías imaginarte, no es la primera vez que el expresidente define así a quienes están siendo investigados por hechos de corrupción en su propio gobierno. Por eso es que realizamos un pequeño recuento de todas las veces en que Alan García llamó “ratas” a sus propios funcionarios, convirtiéndose en una especie de flautista de Hamelín de la avenida Alfonso Ugarte.

[Inserte su canción de Juaneco y su combo aquí]. Imagen: Un pata de Hamelín

[Inserte su canción de Juaneco y su combo aquí].
Imagen: Un pata de Hamelín

Contra Rómulo y Químper por Petroaudios

El caso “Petroaudios” estalló en octubre del 2008. Tiene como protagonistas principales al exministro del primer gobierno aprista, Rómulo León y al exdirector de Perú-Petro, Alberto Químper. Ambos fueron grabados en una conversación telefónica, hablando sobre la licitación que habían conseguido a favor de Discover Petroleum. En los audios también se menciona a Jorge del Castillo, expremier de Alan.

El escándalo provocó la caída del gabinete presidido por Del Castillo. Días después de los hechos, Alan García pronunciaría estas no tan amigables palabras para los involucrados:

“Cuando aparece alguna rata, ratón o insecto, hay que sancionarlo a su medida, porque no se puede permitir la corrupción”.

Contra de Del Castillo y Quesada

En el 2010 otro escándalo de corrupción opacó el gobierno de Alan García. Esta vez dos funcionarios que también habían alcanzado cargos dentro del partido de la estrella se vieron en vueltos en nuevas denuncias.

1. Jorge del Castillo

Por esa época Jorge del Castillo fue acusado por presuntamente favorecer a la empresa Petrolera Monterrico, a pedido de Julio Vera Gutiérrez, para que se beneficie de una rebaja de regalías promoviendo una ley. Y lo logró.

El vínculo posterior fue que Del Castillo y el empresario firmaron un contrato de permuta inmobiliaria ¿Quéjeso? Aquí la explicación:

  • “Del Castillo entregó a Vera Gutiérrez un departamento de 213 metros cuadrados, ubicado en Surco y que le costó 117 mil dólares. A cambio, el titular de Petrolera Monterrico le da en canje uno de 300 metros cuadrados (87 metros cuadrados más que el de Surco), situado en la exclusiva zona de El Golf en San Isidro, donde cada metro cuadrado está valorizado en más de mil dólares”.
  • “Además, se estableció en una cláusula el pago adicional de unos 10 mil dólares de Del Castillo a Vera, para compensar la compra. Sin embargo, aún con este pago la diferencia entre lo obtenido por el legislador aprista y el empresario petrolero sigue siendo abismal”.

2. Omar Quesada

También esa época, 2010, Omar Quesada había sido electo secretario general del Apra, junto con Del Castillo. A él también llegó una denuncia por corrupción que destapó IDL-Reporteros y que aquí resumiremos brevemente:

  • Cuando Omar Quesada estaba al frente del Organismo de Formalización de la Propiedad Informal (Cofopri), la institución le entregó 300 mil metros cuadrados de terreno en una playa del sur de Lima a un traficante de tierras llamado Oswaldo Chauca Navarro.
  • El valor de venta fue de apenas cinco mil soles mientras que el precio real estaba valorizado en 12 millones de dólares.

Con ambos escándalos los dos se vieron obligados a renunciar a sus cargos dentro del partido. Días después Alan García pronunciaría las siguientes palabras:

“Hay ratas y miserables que están dispuestos siempre a aprovecharse de una circunstancia, como se ve en el caso de Cofopri”.

via GIPHY

Contra Carlos Moreno

Aunque este escándalo no sucedió durante su gobierno, Alan García también tuvo que ver con el “Negociazo” protagonizado por el médico y exasesor presidencial de Pedro Pablo Kuczynski, Carlos Moreno.

El médico y exdirector de Gastroenterología del hospital Loayza apareció en televisión conversando con los representantes de la clínica privada “Osteoporosis”. En la reunión acordaban aprovecharse de los recursos del Seguro Integral de Salud para llenarse los bolsillos de dinero y colocar a sus familiares en puestos clave.

¿Y qué tenía que ver Alan aquí?

Lo que pasa es que Carlos Moreno también estuvo en el equipo de campaña de Alan García para las elecciones del 2016. Alan habla de Moreno en un mitin en la última campaña, a quien nombra como un funcionario altamente capacitado.

Después del escándalo, salió el expresidente para gritar a los cuatro vientos que…

“Es lamentable que una rata se filtre de esa manera”.

Descripciones gráficas. Imagen: Facebook

Descripción gráfica (?)
Imagen: Facebook

Prepárense que el caso Lava Jato tiene para rato y Alan y las ratas  lo saben.