economía , noticias , sociedad Lunes, 16 marzo 2015

Si aprueban esta ley, ya no se podrá vender alcohol a menos de 500 metros de las universidades

¿Ya conoces proyectosdeley.pe? Es otro de los hijos de nuestro hacker Aniversario Perú con la ONG Hiperderecho. Es una aplicación web que muestra en forma ordenada y accesible todos los proyectos de ley presentados en el Congreso.

Para no sufrir con la web del Congreso.

Para no sufrir con la web del Congreso.

Buscando y buscando encontramos uno de los dictámenes que cambiaría artículos de la Ley 28681, la que regula la comercialización, consumo y publicidad de bebidas alcohólicas. Hasta ahí todo bien. Los artículos que pretenden ser modificados tienen una finalidad positiva para la sociedad, salvo por uno. Este:

Artículo 3.- De la autorización.

Sólo aquellos establecimientos debidamente autorizados por las municipalidades de su jurisdicción, podrán comercializar bebidas alcohólicas al público dentro del giro o modalidad y horario específico que se establezca en el reglamento y con las restricciones establecidas en ordenanzas municipales y en la presente Ley. Dicha autorización, en ningún caso será otorgada a establecimientos que se dediquen exclusivamente a la comercialización de bebidas alcohólicas de toda graduación y se encuentren en locales situados a menos de 500 metros de instituciones educativas.

De manera eventual y transitoria se podrá autorizar la venta y consumo de bebidas alcohólicas en espectáculos o eventos públicos”. En estos casos se mantiene la prohibición expresa de expendio de bebidas alcohólicas a menores de edad, bajo responsabilidad penal.”

Un poco jalado de los pelos, ¿no? Actualmente, en el Perú está vigente la Ley N° 28681 que prohíbe la venta de bebidas alcohólicas a una distancia de 100 metros de cualquier centro educativo, religioso y de salud. El cambio que piden, 500 metros, son solo cinco cuadras de la ciudad. ¿Todos van a cerrar? ¿A quiénes se les ha ocurrido esto?

 

Una idea “solidaria”

Foto:  La República

A él se le ocurrió. Foto: La República

La historia de este dictamen es la siguiente. Todo empezó cuando, en setiembre del 2012, la congresista aprista Luciana León presentó el proyecto de ley 1539, con el apoyo de su bancada. Este proponía textualmente “declarar de interés nacional y de necesidad pública la lucha contra la venta, distribución, suministro, a título oneroso o gratuito, así como el consumo directo, de toda clase de bebidas alcohólicas y de tabaco a menores de edad”. Esta iniciativa se unió con los proyectos N° 01791 y 02315 por proponer modificaciones a la misma ley, la 28681 que mencionamos antes.

El primer proyecto fue presentado por la fujimorista Aurelia Tan y proponía programas educativos y de salud para disminuir los índices de niños y adolescentes que consumen alcohol.  Sin embargo, el segundo proyecto es el del problema. Esto dice:

400 metros más.

400 metros más.

¿De quién es esta gran idea? Del congresista de Solidaridad Nacional Gustavo Rondón con el apoyo de su bancada. Como les dijimos, la actual ley precisa que la sanción es a los locales que están a menos de 100 metros, totalmente comprensible, es solo una cuadra. Pero 500 metros es una exageración. Probemos y veamos cuáles son los locales pueden verse afectados de aprobarse esta modificación.

 

En Miraflores no tendrían que vender alcohol

Dos ejercicios rápidos. Probamos con la Universidad de Piura y el ISIL, ubicados en la Calle José Olaya y la avenida Benavides, respectivamente. Miren todos los locales que tendrían que cerrar.

Todos los bares y restaurantes que venden alcohol en esta zona deben cerrar.

¡Chau a la Calle de las Pizzas!

Y si seguimos caminando, anda olvidándote de tus bares preferidos de la avenida Benavides (les hablamos a ustedes, adultos, no a los niños).

El Treff y el Fiesta no deberían estar más.

El Treff y el Fiesta no deberían estar más.

Esos no sería los únicos que volarían. Solo en la Av. Arequipa se estarían afectando económicamente alrededor de 200 establecimientos, que están cerca (no al lado) de universidades e institutos educativos. Así hay más ejemplos: toooodos los que están por la Universidad Católica, por la San Marcos, por la UNI, entre otros. En esta lista de afectados debemos incluir a todos los bodegueros con negocios ubicados cerca a colegios y universidades. Ahora tendrán que pedir una nueva licencia para vender alcohol, es decir, un gasto extra.

Esta modificación a la ley no solo va a regir para Lima. Es para todo el Perú. ¿Se imaginan cómo harán en el Cusco o en cualquier ciudad no tan grande como Lima?

Solo vean esto.

Solo vean esto.

Ya, pero ¿en serio va a pasar?

Nos cansamos de contar las discotecas que hay al frente de este colegio en la  av. La Marina.

Nos cansamos de contar las discotecas que hay al frente de este colegio en la av. La Marina.

El dictamen todavía está ahí. Definitivamente hay más de una queja respecto al proyecto de Rondón. La Cámara Nacional de Turismo (CANATUR), la Asociación de Hoteles, Restaurantes y Afines (AHORA) y la Asociación de Bodegueros del Perú son algunas de las organizaciones que han enviado cartas a la Comisión de Salud detallando cómo afectaría a miles de personas este cambio de distancia. En realidad, desde restaurantes, pubs, cevicherías y hasta bares terminarían afectados de aprobarse.

No estamos exagerando. En el mismo dictamen, algunas instituciones privadas y del Estado han presentando sus observaciones.

En resumen, esta iniciativa es excesiva, sobre todo si consideramos que existe un buen número de colegios, institutos y universidades en las ciudades. Una mejor idea es que se preocupen por sancionar con mayor rigurosidad la venta de alcohol adulterado o ilegal.

Solo por si acaso, amigos mayores de edad, disfruten de sus bares favoritos o de tomar algo en la bodega de siempre.