blogs , historia , noticias , sociedad Miércoles, 31 diciembre 2014

Insistimos ante la necedad: el Dákar 2013 sí dañó las líneas de Nasca

Navegando por el ciberespacio peruano –tan ancho y ajeno– nos encontramos con este post de Daniel San Román en El Comercio cuyo título lo dice todo: “No es cierto que el Dakar tocó las líneas de Nasca”. La publicación responde, entre otras, a este post nuestro

Entonces, considerando que aún queda duda respecto a sí la competencia de vehículos , decidimos acabar con los rumores de una vez:

Sí hubo daño

Y estas son las razones por las que podemos afirmarlo:

 

1. Imágenes satelitales

Acá la primera evidencia:

unavezmas

Comparación de imágenes del Landsat 7 del 20 de octubre 2012 (izquierda) y el 8 de enero del 2013 (al centro) y los cambios del reflejo entre esas dos fechas (derecha) muestran el impacto del Dakar 2013. Los geoglifos se muestran con líneas amarillas. (Texto e imagen vía Ralf Hesse)

Sin embargo, Daniel San Román aplica el negacionismo. Esto es lo que dijo su post:

El Dakar no recorrió las Líneas de Nazca. Ernesto Cabral, periodista de Utero.pe, publicó en julio una foto donde se apreciaba como era geoglifo (que en verdad ni siquiera se detecta cuál) antes de la prueba y otra después donde dejaba en claro que las diferencias eran como consecuencia del raid. Aún así nunca se dice en el artículo la ruta que siguieron los autos del Dakar. ¿Cómo consta que esas marca son del Dakar si ni siquiera marcaron la ruta? ¿Así vale? En serio. ¿Pongo una foto y luego otra y digo que las consecuencias son producto de lo que me canta?  Ah manya.

Esta es nuestra respuesta:

Bueno, el derecho a la duda es universal. El tema es que no solamente el post de la Asociación María Reiche en Facebook (donde aparecen estas imágenes) afirma que el Dakar la guaneo. También lo dice Ralf Hesse, un arqueólogo especializado quien fue el que accedió a imágenes satelitales para hacer la afirmación.

Hesse también nos regala esta otra imagen:

guagua

Resultados de la detección de cambios (areas donde el reflejo de la superficie incrementa entre el 20 de octubre del 2012 y el 8 de enero del 2013). El color amarillo indica los probables remanentes del Dakar. El color rojo indica probables remanentes de otro tipo de tráfico fuera de la carretera y construcciones. (Texto e imagen vía Ralf Hesse)

Y la explica así (en inglés):

Acercándome a un área donde había documentado un geoglifo Nasca hace menos de un mes antes del Dakar (el area en el extremo oriental más afectada, a unos cuantos kilómetros al oeste de Santa Cruz) no me hizo sentir muy bien: en vez de seguir la estrecha ruta del año pasado, en las afueras del valle del Río Santa Cruz, el rally del 2013 cruzo directamente a través de un geoglifo largo y varios otros sitios arqueológicos. Cierto daño de otros vehículos había ocurrido antes del Dakar, en gran parte causados por el tráfico relacionado a la construcción de nuevos pilares de energía. El daño al geoglifo por el Dakar -sin embargo- fue devastador. La mayoría de vehículos en el rally fueron manejados a través del geoglifo. En contraste con el daño previo de vehículos particulares (que en la mayoría de casos parece que al menos respetaron las numeros piedras apiladas que forman el contorno del geoglifo), la cantidad total de vehículos y la alta velocidad de la competencia causó mucha más destrucción.

Además, como para que no quede duda, un año después -en otra publicación (traducida al español por Aníbal Paredes)- Hesse vuelve a procesar las imágenes pero esta vez con mejor resolución:

El primer resultado de esto es un mapa de huellas dejadas por los vehículos 4×4 entre el 13 de septiembre 2013 (antes del rally) y el 16 de noviembre 2013 (después del rally).  En este mapa también se muestran las ubicaciones de geoglifos conocidos según la publicación de la Asociación María Reiche. A primera vista, la mayor parte del tráfico 4×4 ocurrió a una distancia segura de los geoglifos. Pero en algunos lugares tuve que observar con más acercamiento.

Vista general del mapadel desierto de Ica mostrando huellas de vehículos 4x4creadas entre el 13 Septiembre y 16 Noviembre 2013 (líneas amarillas) y la ubicación de geoglifos conocidos (puntos azules)

Vista general del mapadel desierto de Ica mostrando huellas de vehículos 4x4creadas entre el 13 Septiembre y 16 Noviembre 2013 (líneas amarillas) y la ubicación de geoglifos conocidos (puntos azules)

Seguidamente cargué las huellas mapeadas en Google earth para ver si atravesaban geoglifos o no.  Y desafortunadamente, si, los atraviesan. En un caso un geoglifo grande ha sido atravesado por el rally.  Aquí, el impacto del rally sobre el geoglifo es muy claro como se puede ver en los cambios que muestran las imágenes de Landsat.

Imagen Landsat 8 del 29 septiembre 2013 y ubicación de un geoglifo grande marcado en azul (izquierda). Imagen Landsat 8 del 16 Noviembre 2013 muestra las huellas que fueron dejadas por el Rally Dakar (derecha).

Imagen Landsat 8 del 29 septiembre 2013 y ubicación de un geoglifo grande marcado en azul (izquierda). Imagen Landsat 8 del 16 Noviembre 2013 muestra las huellas que fueron dejadas por el Rally Dakar (derecha).

Ya pues, esa raya no es un peinado que el desierto decidió hacerse, es producto de varios vehículos motorizados que le hicieron un cambio de look bravo a la zona (y enciman pasaron sobre un geoglifo).

 

2. No consultaron nunca

Aquí otro punto del post de Daniel San Román. Esto es lo que dijo su post:

La organización realiza el trazo de competencia en coordinación con los Ministerios de Turismo, Cultura, Interior y Ambiente. Esto quiere decir que el camino de la carrera –ese que recorren los vehículos de competencia- se marca tomando en cuenta todos los intereses de los ministerios comprometidos y por ende del país. O sea…no, los autos del Dakar no pasaron por las líneas de Nazca.

Esta es nuestra respuesta:

Justo hemos encontrado un testimonio que confirma lo que Daniel dice. Bueno, en realidad confirma la mitad de lo que dice, solamente la parte de que los organizadores del Dakar coordinaron con el Ministerio de Cultura.

El paleontólogo peruano Rodolfo Salas, en entrevista con Claudia Cisneros, nos cuenta la versión más merfi:

Resumiendo, esto dice Salas:

  • No ha existido un estudio que garantice que la ruta que siguió el Dakar sea la correcta. Si bien el Ministerio de Cultura aprobó la ruta y la señalización, esto se hizo 5 días antes. O sea, más improvisado que concierto de Calle 13. (Minuto 2:02)
  • Para elaborar la ruta, el ministerio de Cultura no se apoyó en la gente que sí sabe: el Museo de Historia Natural de San Marcos y el Instituto Geológico Minero Metalúrgico (IGEMMET). En ambas instituciones abundan las autoridades paleontológicas que debieron ser consultadas sobre la zona de Ocucaje. (Minuto 3:00)
  • No existió un estudio o investigación alguna. Lo que pasó es que se tenía la ruta ya hecha y se intentó cubrir el error de no tener nada. (Minuto 5:12)
  • El Museo de Historia Natural tiene una base de datos con una veintena de localidades importantes de Ocucaje. El ministerio de Cultura nunca pidió revisarlo. (Minuto 5:58)

Para ahondar aún más en el tema, este post en Sophimania escrito por el mismo Rodolfo Salas, nos cuenta esto:

Para reducir “considerablemente” los daños ocasionados por la versión anterior del Dakar, esta vez la sede de Lima del Ministerio de Cultura ha informado acerca de la implementación de una campaña de señalización de los sitios paleontológicos. Uno podría pensar que es una medida razonable si al menos existieran estudios previos de evaluación que incluyeran un registro básico de las localidades paleontológicas en la zona y su potencial contenido fosilífero (vertebrados, invertebrados, etc.).

La realidad es que estos no existen, y si existieran ¿Quiénes han realizado estos estudios? ¿Posee el instituto privado que menciona el Ministerio la acreditación académica que garantice una evaluación seria y profesional? Hemos recibido la alarmante noticia que a cinco días de iniciarse el rally Dakar, las autoridades del Ministerio de Cultura de la Región Ica no habrían sido informadas oficialmente sobre la campaña de señalización procedente de Lima.

Que no te engañen amigo, improvisar no es organizar.

 

 3. No estamos preparados (debería haber quedado claro)

El tercer y último punto del post de Daniel San Román intenta aclarar la denuncia que hizo Klaus Hönninger Mitrani sobre el impacto negativo que produciría el Dakar. Esto es lo que dijo su post:

Las acciones, en esta zona determinada indicada por Klaus, habrían sido producto de una minoría de espectadores que en su búsqueda de encontrar rutas más rápidas para llegar a la zona de competencia o zonas alternativas de visualización irrumpieron la sección protegida. Este problema, con mayor control de los organizadores y el Estado, debería superarse. Además del compromiso de ASO de mover la zona de competencia a un paraje que evite circulación por la sección detectada. ¿Sobre las líneas de Nazca? Nada. Cero. Finito. Ni una línea.

Esta es nuestra respuesta:

Bueno, como dijo Rodolfo Salas al inicio de la entrevista en Sophimania: es triste que esto haya pasado porque revela que no estamos preparados. Sin embargo no ocurre simplemente por “una minoría de espectadores”.

En conclusión: (1) sí hubo daño por parte de vehículos, (2) no hubo una buena planificación de la ruta y (3) todo esto nos indica que no estamos preparados. Ninguna cuatrimoto vale tanto la pena.

*** 

Este post fue elaborado con ayuda de Ernesto Cabral, quien hizo la nota sobre las 6 actividades que están destruyendo las Líneas de Nasca.