noticias , politica , violencia Lunes, 3 noviembre 2014

Todo lo que debes saber sobre el asesinato de Fidel Flores, padre de 7 hijos y abuelo de 7 nietos, en Cajamarca

El jueves 30 de octubre, el vídeo de un desalojo que terminó con la muerte de Fidel Flores por la Policía empezó a circular gracias a los medios locales cajamarquinos. Todos nos indignamos. Y no era para menos. En las imágenes se veía un tremendo abuso policial por una orden judicial. O, como lo ha llamado Rosa María Palacios, “abuso judicial y homicidio policial”. Andrés Edery también ha descrito perfectamente lo que estamos viendo con este caso:

10616076_10152891470993885_7183191574380423112_n

Tal cual.

En Cajamarca, la gente está protestando por la muerte de este mecánico de 62 años, padre de 7 hijos y abuelo de 7 nietos. El ministro del Interior, Daniel Urresti, ha reconocido que hubo un “exceso” y ha pedido perdón a la familia Flores, aunque no ha querido viajar porque dijo que “lo iban a atacar“.

En este post vamos a hablar de Urresti, su responsabilidad, la de la jueza, la de la policía, en un intento por entender cómo terminamos todos siendo testigos de uno de los actos de brutalidad policial más impactantes de los últimos años:

 

1. Todo por una motosierra

Foto: Cajamarca Reporteros

Foto: Cajamarca Reporteros

¿Cuál fue el origen de todo esto? Después que conozcas la historia del por qué le iban a quitar la casa a Fidel Flores, estamos seguros que te vas a indignar más.

El hombre y su familia debían desalojar su casa que estaba hipotecada por el incumplimiento de una deuda. Cuarto Poder mostró un documento del Poder Judicial que indicaba que el conflicto por esta vivienda empezó en 1993, cuando el señor Víctor Cabrera Escobedo denunció a Flores por no pagarle una motosierra.

Sí, una motosierra.

Lo insólito es que esto fue hace 21 años. La hija del Fidel Flores contó que esta herramienta tenía un valor de 1500 dólares y que como provenía del contrabando, su padre no recibió boletas de los pagos que realizó por lo que el dueño lo enjuició diciendo que no había pagado nada.

En ese momento, Flores hipotecó su casa, pero al no cumplir con la deuda, se procedió al remate judicial del bien. Quien compró la casa, y quien –según la juez que ordenó el desalojo– es la legítima propietaria de la vivienda se llama María Luisa Cruzado Ávalos. Fidel Flores, antes de su muerte, la acusó de ser una “tinterilla que anda desalojando por todos lados”.

Desde la compra, y por 12 largos años, varias diligencias se frustraron, hasta el 30 de octubre a las 11:00am, fecha y hora en la que la jueza de la Segunda Sala Civil, Carmen Araujo, ordenó proceder de una vez con el desalojo y entregárselo a la nueva propietaria. Sin embargo, según los hijos de Fidel, nunca les notificaron de esta decisión y se enteraron por Internet.

 

2. Los policías advirtieron que no habían garantías

Foto: Andina

Foto: Andina

Aquí empieza lo sospechoso del asunto.

De acuerdo con el reportaje de Cuarto Poder, el ahora relevado jefe del Frente Policial Cajamarca, Jorge Gutiérrez dijo que advirtió a la jueza que no habían garantías para el desalojo. Sin embargo, se procedió igual. Recordemos que según el Nuevo Código Procesal Penal, son los jueces lo que los dan las órdenes para que la Policía actúe. “Ella ordenó que se prosiga a todo costo”.

La jueza Carmen Araujo. Foto:  El Comercio

La jueza Carmen Araujo. Foto: El Comercio

Precisamente, en entrevista con Panorama, la jueza, ahora removida de su cargo, Carmen Araujo, reconoció que estuvo lejos del operativo y que la Policía le dijo que “la estrategia era viable”.

“El operativo estaba asignado el comandante Carmona. Dijeron que como no van a bajar por las buenas, iban a direccionar gases lacrimógenos que va a a obligar que bajen. Que la estrategia era viable y que con los 30 efectivos se iba a controlar la situación. Hemos estado más o menos a 40 metros de la calle y a 70 metros atrás en el bus, que era completamente cerrado. Tampoco podía poner en riesgo mi vida. Hay diligencias que por más que tú quieras, no puedes acceder”

Actualmente la Oficina Desconcentrada de Control Interno de Cajamarca abrió investigación a esta jueza por presunto abuso de autoridad y omisión de funciones. La investigación determinará si Araujo tiene o no responsabilidad en este caso.

Hasta ahora no entendemos cómo no detuvo este operativo que, evidentemente (después de ver que el propio Fidel Flores lanzaba ladrillos y bombas caseras), se estaba saliendo de las manos.

 

3. Murió por más de 60 perdigones

Fidel Flores vivía en la cuadra 5 del jirón Diego Ferré en Cajamarca. En sus últimas horas, habló con periodistas locales y contó lo de la deuda por la motosierra. Dijo que debía una parte y que no entendía porque le embargaban sin notificarlo. Su casa era de un solo piso y vivía ahí desde 1996 (cuando ganó un juicio y no la perdió). Si vieron en el video, Fidel Flores se intentó defender como pudo: con palos, fierros y todo lo que encontró a la mano en su techo. Aún así, no pudo evitar que el suboficial de la policía Norvil Gonzales Silva lo mate. 

De acuerdo con el fiscal provincial de Cajamarca, Fidel Flores murió por 60 perdigones en el cuerpo. Cada cartucho tiene justo 60 perdigones. Es decir, todos terminaron en Fidel. Si bien eran balas de goma, este tipo de armas deben ser usadas con cuidado. Con este asesinato ha quedado demostrado que a corta distancia (aquí fue a cuatro metros) pueden ser igual de mortales que un arma mucho más peligrosa.

Según la necropsia, el mecánico de 62 años, padre de 7 hijos y abuelo de 7 nietos, falleció por un traumatismo toráxico por un proyectil de armas de fuego. La foto del cadáver está circulando por Twitter y demuestra cómo el cartucho le impactó de lleno en el plexo. Los perdigones no se dispersaron por la cercanía del disparo y le rompió todas las costillas. Herido lo llevaron al Hospital, pero no aguantó.

El final ya lo conocen.

 

4. El que disparó está libre con ayuda

El policía que disparó.

El policía que disparó. Foto: Cajamarca Reporteros

La impunidad amenaza este caso. El juez Eduardo Uceda del Cuarto Juzgado de Investigación Preparatoria de Cajamarca, determinó que no existen pruebas de vinculación que acrediten responsabilidad del policía Norvil Gonzáles. ¿Cómo?

Increíblemente, el titular de la Tercera Fiscalía Provincial Penal Corporativa de Cajamarca, Jaime Vásquez no presentó el video registrado por la prensa de Cajamarca. ¿Qué presentó el fiscal? Esto parece un chiste de mal gusto, pero lo que presentó fue, simplemente, una transcripción de los hechos. ¡¡El video tiene más de 124 mil visitas en Youtube!! No se pasen. El policía salió de la sala riéndose”, contó la hija de Fidel Flores.

Entonces, así es como Gonzáles se ha salvado de ir nueve meses a prisión preventiva. Ahora pagó los 10 mil soles de la caución que le impusieron y será juzgado en comparecencia restringida, o sea libre. Curiosamente, y lo más indignante para los cajamarquinos es que, como cuenta La Mula, este juez Uceda sí ordenó prisión preventiva de nueve meses contra un grupo de ronderos urbanos que allanaron una discoteca hace unos meses. Es decir, a ellos sí y al policía no.

Lo bueno, por lo menos, es que esta decisión no quedará así. El fiscal Jaime Vásquez (el mismo que no presentó el video) declaró a El Comercio que apelará a lo determinado por Uceda. “El requerimiento de prisión ha sido no aceptado por el Poder Judicial por un simple hecho, porque dice que no hay peligro de fuga. No por otro hecho. Es porque es un policía en actividad”, dijo Vásquez.

 

5. Ahora todos hablan: Urresti, la jueza y Humala

Foto: Perú21

Foto: Perú21

El ministro Urresti primero informó que la Inspectoría del Ministerio del Interior, conformada por civiles, será la encargada de investigar el operativo policial y no la Inspectoría General para evitar suspicacias.

La hija del mecánico cajamarquino Fidel Flores denunció que ni un representante de la Policía Nacional del Perú ni del Ministerio del Interior se ha acercado a su familia para si quiera darle las condolencias. Después de esto, Urresti volvió a hablar: pidió perdón y dijo que iría a Cajamarca ver a la familia para indemnizarlos. Al final, sin embargo, se quedó en Lima y nunca fue “para evitar conflictos”.

El director general de la PNP, general Jorge Flores Goicochea informó que el jefe del Frente Policial de Cajamarca y el jefe del Orden Público de dicha jurisdicción fueron relevados de sus cargos; y que todo el personal que intervino en el operativo está suspendido y en un proceso investigatorioCarmen Araujo, la magistrada que ordenó el desalojo, ha sido removida hoy del cargo por “no haber tenido la experiencia para actuar en el desalojo”, según anunció el presidente de la Corte Superior de Justicia de Cajamarca, Oscar Vásquez. Después de este anuncio, la jueza también habló en radio Exitosa y le tiró la pelota a la Policía:

“Lamento mucho los hechos, pero quiero que se entienda que no ha habido una falta de garantías. No está en discusión el valor de lo que el señor ha perdido, sino que Fidel Flores no pagó la deuda. Es absurdo que se me pretenda responsabilizar de estos hechos. Aquí ha habido abuso de la policía

El presidente Humala también habló y dijo sentirse “avergonzando de cómo en Cajamarca pierde la vida un señor, y cómo por una deuda de una motosierra, que es un bien capital, se puede poner en juego un bien fundamental que es la vivienda”. Llamó la atención al Poder Judicial y pidió que tenga más cuidado con las sentencias que da, porque “lo más preciado es la vida, no estamos para jugar con la vida humana”. Aunque, como recuerda la editorial de La República de ayer, más allá de lo que diga un juez, la policía tiene licencia para matar.

Humala parece olvidar que fue él quien promulgó a inicios de este año esta ley que permite la impunidad en casos como éste.

“Lo sucedido en Cajamarca evidencia que ese no es el camino y que debe retornarse al ejercicio firme de la ley, sin abuso y sin el uso desproporcionado de la fuerza”

Mientras tanto, nada va a lograr que la familia Flores recupere a la cabeza de su hogar. Y todo por una motosierra de 1500 dólares.

Secured By miniOrange