webeo Miércoles, 29 octubre 2014

Nos inmolamos probando la Moradita de Inca Kola para que tú no tengas que hacerlo

Diego Pereira

I'm back, bitches / twitter: @algunpereira / correo para chismes: diego@utero.pe

La Moradita de Inca Kola es la nueva versión de la gaseosa peruana que es incluso más internacional que Gian Marco (y curiosamente ambos tienen los mismos niveles de consumo en Patterson, New Jersey). Luego de 79 años de existencia en el mercado, la “bebida de sabor nacional” se mandó con un nuevo sabor nacional.

El Perú es pisco sour, Machu Picchu e Inca Kola.

El Perú es pisco sour, Machu Picchu e Inca Kola. Foto vía Gestión.

Encontarla en las bodegas de Lince fue complicado: o ha tenido un tremendo éxito entre la población o poco a poco la están retirando del mercado sin hacer roche. Lo cierto es que mi búsqueda me hizo pensar que estaba ante una gaseosa tan mala que ya se había vuelto de culto.

Finalmente, como no había posibilidad de conseguir una de medio litro, tuve que comprar la grande. Obviamente no me iba a castigar solo. Dos personas más se sumaron a esta experiencia para que exista pluralidad de opinión.

En vaso Inca Kola además, "para potenciar el sabor".

En vaso Inca Kola además, “para potenciar el sabor”.

 

Después de todo este proceso de verdadero periodismo gonzo ganzo, estas son nuestras conclusiones:

 

1. El Perú es un país sin memoria

Mirinda de Chicha, una idea que jamás debió pasar el filtro. Foto vía MercadoNegro

Mirinda de Chicha, una idea que jamás debió pasar el filtro. Foto vía MercadoNegro

La reelección de Alan García en el 2006 y su posible candidatura en el 2016 no es la única prueba de la ausencia de capacidad para generar recuerdos en los peruanos. Mirinda, una marca de origen español, se mandó con la creación de chicha con gas before it was cool y el resultado fue demasiado polarizado.

Hasta ahora las opiniones son bastante extremas al respecto: desde “una completa basura, con sabor horripilante que provocaba arcadas” hasta “era normal, además venía con stickers“.

Lo cierto es que había quedado comprobado que mezclar nuestra ancestral bebida de maíz morado con gas era condenar esa empresa al fracaso. Al final del 2002, año en que Mirinda se mandó con todo a producir el bodrio, la gaseosa fue retirada y nunca más volvió.

 

2. De los errores se aprende (?)

Finalmente servida, es la hora de la verdad.

Finalmente servida, es la hora de la verdad.

Confieso que al momento de destapar la gaseosa temía lo peor. Lo primero que me golpeó fue un fuerte olor a chicha (de sobre) con harto gas y el recuerdo de Mirinda afloró en mi paladar. Todos lo sentimos. De las tres personas sentadas alrededor de la botella, ninguno había tolerado la incursión de la gaseosa española y la expectativa era muy baja.

Al momento de servirla me percato que tiene el mismo nivel de gas que la Inca Kola regular (que es bastante bajo), lo cual puede ser una buena noticia considerando que meterle gas a la chicha es comprobadamente una mala idea.

El color es de una tonalidad de morado bastante oscura que a la luz se transforma en un tono manto-del-señor-de-los-milagros (lo cual es obvio, no es casualidad que haya salido en Octubre).

El primer y el segundo trago pasan sin herir las papilas gustativas.  El tercero finalmente nos lleva a lo inevitable: ese sabor a chicha de sobre, como del polvo mal mezclado y exceso de químicos, empieza a quedarse pegado a la altura de las amígdalas. Con cada trago ese mal sabor se vuelve más fuerte.

 

Veredicto final

Las opiniones se dividieron así:

  1. “No la compraría, pero si me la sirven puedo tomarla, realmente no es tan mala como la Mirinda”
  2. “Es horrible, es una muy mala idea, me has servido demasiado
  3. “Es mejor que la Mirinda, pero eso no quiere decir que sea buena

 

 ¿A quién culpar?

Parece que el principal error está en la insistencia de meterle gas a una bebida que es deliciosa sin necesitar ese adimento. Si miramos atentamente este comercial (totaaalmente espontáneo por cierto), descubriremos que todo es culpa del ekeko (atención al minuto 0:13):

Nada bueno sale de hacerle caso a un ekeko. Sin embargo acá también elaboramos una lista de los posibles responsables y cómplices, en caso estés buscando una investigación más seria al respecto:

  • La Marca Perú
  • El boom gastronómico
  • Octubre, el mes morado
  • En la misma línea, el Señor de los Milagros
  • El practicante del área de márketing
  • El capitalismo
  • El nacionalismo
  • Chile
  • Daniel Urresti
  • Los aliens de South Park
  • Los creadores de la Mirinda de Chicha que buscan venganza
  • La concentración de medios
  • ALIENS.

 

Receta para disfrutar mejor tu Moradita de Inca Kola

Tranquilo, todo tiene solución. Como quedaba aún un litro de gaseosa que nadie quería tomar en mi casa y no tenía idea qué hacer con ella, decidí hacer una pequeña modificación a la fórmula. Solo sigue estas instrucciones:

Ingredientes:

  • Moradita de Inca Kola (lo suficiente para llenar un vaso)
  • Un limón

Preparación:

En un vaso, echa la bebida morada con gas hasta cubrir 3/4 del mismo. Previamente tienes que haber enfriado bastante la gaseosa porque por alguna razón esto hace que pase mejor. Corta un limón en dos y exprime (cuidando de no meter las pepas al vaso). Esto hará que un poco del gas se disipe y el cambio en el sabor será beneficioso.

Nota: aparentemente también funciona zamaquear la botella para quitarle el gas, pero esta es una teoría aún no comprobada.

***

En conclusión, esa idea que vino literalmente de los mismos creadores del helado de Inca Kola, no pasó la prueba; pero es probable que esto también sea algo que polarice la opinión de los peruanos como el tacuchaufa o el mondonguito (esas cosas que importan pues).

Otra idea que nunca debió pasar el filtro: el helado de Inca Kola. Foto: SeñoraVaca (YouTube)

Otra idea que nunca debió pasar el filtro: el helado de Inca Kola. Foto: SeñoraVaca (YouTube)

 

Diego Pereira

I'm back, bitches / twitter: @algunpereira / correo para chismes: diego@utero.pe