noticias , periodismo , politica , sociedad , videos Viernes, 23 enero 2015

Aparentemente Daniel Urresti se peleó con Patricia del Río porque es una mente maestra para manipular los medios

¿Será algo así como un genio o solo le llega contestar bien? Foto: Lamula

¿Será algo así como un genio o solo le llega todo? Foto: Lamula

La periodista Karem Barboza del diario Correo hizo una revelación muy curiosa hoy: nuestro ministro del Interior es un experto en operaciones psicológicas. Es decir, es un especialista de la distracción. Sí, no es broma y hoy tuvimos un ejemplo clarísimo.

Mientras Urresti se presentaba con Tania Quispe para explicar el reglaje hacia su familia, se enfrascó en una pequeña mecha con la periodista Patricia del Río cuando ella le preguntaba si todo el tema del reglaje merecía o no una investigación. En vez de responder directamente, Urresti se fue por las ramas, y ante la repregunta, la entrevista acabó penosamente cuando ella le hizo el pare.

¿Táctica psicológica o simplemente cero ganas de contestar directamente?

 

El maestro de la mente

Según la nota de Correo, basada en documentos oficiales y fuentes del Ejército, en julio del 2000 Urresti siguió un curso llamado “Operaciones Psicológicas-Oficial de Inteligencia Escucha (OPSIC-OIE)” en la Escuela de Operaciones Psicológicas del Ejército.

Durante seis meses el ministro fue entrenado no solo en análisis de medios de comunicación, sino también en cómo responder y contrarrestar la noticia. Esto, según las fuentes del diario, explica por qué Urresti ha iniciado un operativo dedicado a fabricar distracciones.

Ya lo hemos leído en Twitter y hemos visto cómo al mismo tiempo evita ser directo sobre los dos temas sensibles que en este momento tiene al gobierno preocupado: Martín Belaunde y los reglajes.

 

La aplicación

Veamos cómo es que Urresti aplica este conocimiento para la manipulación mediática. Veamos cómo sus habilidades psicológicas entran en acción. Veamos al megamente haciendo uso de sus habilidades.

Esto pasó en el set de RPP:

Y aquí los mejores momentos:

Del Río: ¿Le está diciendo usted a los ministros que dentro de su escolta haya un miembro de inteligencia?

Urresti: Yo entiendo que usted tal vez me tenga antipatía, animadversión o lo que sea (…) y lo que me molesta constantemente es el tratar de poner en mi boca cosas que no he dicho.

Del Río: Ministro, debería escucharse más. Habla y habla pero no se escucha.

Urresti: Aquí la que habla mucho eres tú.

Del Río: Ministro, me gustaría que me trate de usted porque yo a usted no lo estoy tuteando. Le estoy haciendo una pregunta. Usted se puede burlar y hacer todas las patanerías que quiera, pero la preguntas son claras: ¿Esto merece una investigación?

Urresti: Si usted me dice que hago patanerías, me está diciendo patán, pero a usted no se le puede decir nada porque es usted una diosa del periodismo

Del Río: No le voy a permitir calificativos de esa naturaleza, ni a mí ni a ningún periodista, ni a ningún ciudadano

Y justo cuando parecía que se iba a poner más brava la cosa, Raúl Vargas intervino para separar a ambos contrincantes.

¿Estrategia psicológica?, ¿distracción mediática?, ¿evasión de preguntas? Obviamente Urresti se va por las ramas para no contestar, pero para eso no se estudia, ¿o sí?