documentos , historia , internacionales , noticias , politica Miércoles, 4 mayo 2011

El plagio de Hernando de Soto

Antes me parecía que en las críticas contra Hernando de Soto había más de la típica mala-onda-peruana-contra-el-exitoso que de realidad (incluso a pesar de su calculado exabrupto contra Vargas Llosa, que Beto Ortiz reveló que había sido coordinado con el fujimorista Dennis Vargas).

Pero con los años me fui convenciendo que su floro de la titulación era, por decir lo menos, reduccionista.

Y, sinceramente, después de esto…

[youtube width=”600″ height=”480″]http://www.youtube.com/watch?v=cnsP-DP7DvE&feature=player_embedded[/youtube]

… casi no quedan dudas. En fin. Este no es el tema de hoy.

Ahora Gustavo Gorriti nos ha refrescado la memoria. De Soto es una especie de Ña Pancha internacional, que sirve para lavar la cara de gobiernos autocráticos: Mubarak, Gadafi y, claro, el Fujimori de 1992 (dictador incluso en el mundo de Rafael Rey). Resulta que De Soto le escribió el discurso con el que Fujimori justificó el golpe ante la OEA en las Bahamas. Pero ojalá hubiera sido eso nomás.

Click para ampliar:

La columna de la derecha es el discurso de Fujimori ante la OEA. La columna de la izquierda es un texto de Michael Coppedge, un académico norteamericano que había escrito ese texto sobre la partidocracia ¡¡venezolana!! A pesar de responder a realidades distintas, son el mismo texto.

Efectivamente, en Venezuela sí existían partidos políticos, sólidos, muy cerrados (Hugo Chávez es, precisamente, la reacción enferma a ese sistema). En Perú, en cambio, los partidos políticos ya habían sucumbido ante movimientos como Libertad, Obras y el mismo Cambio 90. ¿Partidocracia en el Perú? No había, pues. Pero De Soto vio en el texto de Coppedge la excusa perfecta para justificar el golpe y se la jugó a Fujimori (ahora ya saben de dónde salió todo el discursete de “los partidos tradicionales” con los que nos bombardaron durante el fujimorato).

El plagio ya se había dado a conocer en un artículo del profesor Charles Kenny de 1996, pero, como comprenderán, no tuvo ninguna repercusión gracias a la prensa fujimorista. Gorriti dio a conocer el caso la semana pasada y De Soto respondió diciendo que

“El discurso no lo escribo yo. Yo contrato a 15 personas de distintos países para que nos den insumos, entre ellos a un señor Coppedge. Él me escribe un pequeño párrafo que Alberto [Fujimori] lo introduce en el discurso”

Michael Coppedge le respondió ayer a De Soto en IDL-Reporteros.

“El texto plagiado no fue lo que escribí para el señor de Soto”, dijo Coppedge.

Lo que dice de Soto, “no es cierto, no es correcto” remachó Coppedge. “El texto plagiado en el discurso de Fujimori no fue el texto que me compró”.

En un mensaje por correo electrónico que escribió después de la entrevista, Coppedge puntualizó: “el texto plagiado por alguien en ILD no salió del trabajo que hice bajo contrato en 1992 sino de mi tesis doctoral que yo había remitido a Hernando de Soto dos años atrás. … Además, añade Coppedge, “yo no le di permiso a Hernando de Soto para copiar ninguno de mis textos sin atribución [de fuente]

Coppedge le dio a IDL-Reporteros toda la documentación que prueba su afirmación, con la que De Soto queda por los suelos. No, en realidad, queda peor con esta anécdota:

Algunos meses después del discurso plagiado en Bahamas, de Soto llamó por teléfono a Coppedge y le preguntó si había escuchado a Fujimori pronunciando el discurso o si lo había leído. Éste le dijo que no. Qué bueno, recuerda Coppedge que le dijo de Soto, porque si lo hubieras hecho me habrías denunciado por plagio. “Se rió y yo tambié me reí, pensando que era un chiste”, recuerda Coppedge.

Y esta es la historia del plagio de De Soto para dummies. La rescato porque prueba varias cosas: 1. Que De Soto plagió. 2. Que De Soto mintió cuando dijo que no había plagiado. 3. Que De Soto fue clave para lavar la cara del golpista Fujimori ante la comunidad internacional. Y, lo más importante: 4. Que Keiko Fujimori no tiene caras nuevas, sigue rodeada por la misma gente que avaló el régimen antidemocrático y corrupto de su padre. Advertidos estamos.