corrupción , politica Lunes, 6 agosto 2007

Patrulleros para dummies

fotopatrullero.jpg

Entre ayer y hoy, Luis Alva Castro se ha paseado por los medios haciendo sus descargos sobre la cuestionada compra de patrulleros chinos. Ha asegurado que no se pagarán hasta que se compruebe que cumplen con los estándares de calidad, pero también ha dicho que él no ve ningún problema con la cuestionada licitación (“la más transparente de los últimos años”).

El tema es enredado, así que tratemos de separar el trigo de la paja. Los cuestionamientos son varios. Si tienen tiempo, lean la crónica de la semana pasada de Seguridad Ciudadana del IDL, que sistematizó las iniciales atingencias al proceso (y las tradujo en lenguaje para humanos).

Luego, este domingo Fernando Rospigliosi escribió en Perú.21:

… en este caso, todo indica que no se trata de un simple error. En la seudosubasta hubo un solo postor. Pero aparentemente se trató de hacer aparecer a otro participante que fraguó documentos para presentarse como socio de una empresa de transportes subsidiaria de la cervecera Backus. Según Perú.21, el único supuesto competidor, un ciudadano chino -¡qué casualidad!- llamado Zhang Guo Liang, no puede explicar su presencia ni las irregularidades que cometió, que finalmente le impidieron participar.

Pero todo indica que no tenía ninguna solvencia. ¿A quién representaba? ¿Qué vehículos pretendía vender? ¿O era solo una pantalla para simular que sí hubo una subasta por lo menos entre dos postores?

Esto ya sobrepasa la escala, se sale del radar. La crónica de IDL de este fin de semana apunta:

… las reverberaciones de la crisis ya han trascendido en mucho el ámbito del ministerio del Interior. “Esta es una operación extraña. No por deshonesta sino por estúpida” dijo una fuente familiarizada con el pensamiento del primer ministro Jorge Del Castillo. La misma fuente indicó que el presidente Alan García fue inducido por el ministro del Interior Alva Castro a elogiar la transacción y su supuesto ahorro. “No creo que el presidente vuelva a hablar sobre el tema” predijo la fuente.

Otra fuente del partido aprista, de una tendencia más bien hostil al primer ministro pero con conocimiento del sector Interior, coincide sin embargo con la apreciación de Del Castillo. “Sé que las críticas han generado una conmoción en el equipo” que llevó a cabo el proceso, dijo. “Ahí hay algo oscuro” añadió la fuente, “por lo menos los carros de la Mazzetti eran mejores”. La misma fuente dijo que, según su información. “Rodríguez Cuzcano es la dueña de todo… ella es la que organizó el equipo… luego Alva lo compromete al presidente… ya Alan tiene que haberse dado cuenta”.

Por cierto, Nelly Rodríguez Cuzcano (“la dueña de todo”) es la secretaria general del Ministerio del Interior. Según Perú.21

no es la primera vez que esta funcionaria tiene a su cargo este tipo de controvertidos procesos. En 1994 y 1995 fue cuestionada por haber dirigido dos adquisiciones de patrulleros cuando ocupaba el cargo de directora general de Administración del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF).

En esa ocasión, el MEF, a través de Rodríguez Cuzcano, intentó adquirir mil vehículos para la PNP y 800 para el Ministerio de Defensa sin licitación, pretensión que fue censurada por la prensa y los expertos

Resumiendo: lo que empezó como vagos cuestionamientos a la idoneidad de la empresa o la transparencia del proceso se ha convertido en un caso extremadamente turbio, con extraños personajes tras bambalinas, y que, francamente, hace rato habría exigido la cabeza del ministro responsable. Lo malo es que el ministro responsable es el Premier de remplazo.