cholósfera , cibercultura , periodismo Viernes, 3 agosto 2007

OLPC al caballazo

foto CARETAS
foto CARETAS

Más fiscalización cholósfera. Esta vez regresamos a las controvertidas laptops de 100 dólares que cuestan US$175, a raíz de de un artículo del redactor David Pereda de Caretas. Allí se cuenta que el Ministerio de Educación ha implementado un plan piloto en Arahuay, Canta, para repartir las XO-OLPC a sus estudiantes.

El Morsa destaca en el artículo que “el proyecto también recibe el apoyo de especialistas de la Universidad de San Martín de Porres” y luego anota:

anoto sobre dos problemas. (1) el uso de las computadoras de negroponte ni siquiera ha sido debatido ni puesto en duda en el perú, simplemente se ha impuesto a rajatabla. y en esto ha participado, haciendo lobby, la universidad san martín (de la cual, el ministo de educación, josé antonio chang es aún rector). allí fue donde negroponte fue a dictar una conferencia sobre la olpc y son técnicos de la usmp los que están asesorando al ministerio. no ha habido una convocatoria a otros especialistas ni mucho menos se ha expuesto el costo total del proyecto. lo cual nos lleva a (2) la falta de transparencia en el proceso de “tecnologización” de la educación. no se han observado otras ofertas en el mercado ni visto los pros y contras de la olpc. en todo caso, no las sabemos, no se han hecho públicas.

El especialista Eduardo Villanueva se pregunta ¿Dónde quedó la garra de Caretas?

Sobre todo: no se dice para qué se hace. Los niños han vuelto al colegio, sin duda; todos están fascinados, sin duda; muchos quisieran estar en ese colegio y no en uno sin computadoras, sin duda. Igual fue cuando Huascarán comenzó. Pero el hecho que el artículo comience destacando cómo un niño del pueblo encuentra a Gokú en Google es una pista que debió seguirse.

Obviamente, la XO, todo su potencial, no se reduce a la posibilidad de ampliar el consumo cultural de los niños andinos, haciéndoles más fácil ver anime, porno o lo que sea. Obviamente, se trata de colaborar en la mejora radical, profunda, rápida y contundente de la pésima educación que le brindamos a los niños de nuestra nación. Por eso, la XO o cualquier otra computadora tiene que ser para algo más. Lo que Caretas (y su redactor, David Pereda) no preguntan, no averiguan y no se molestan en plantear, es qué logros se buscan, cómo vamos a mejorar la educación, de qué manera estos chicos de Arahuay serán mejores ciudadanos, consumidores más hábiles, miembros más productivos de un emergente intento de “informacionalizar” nuestra sociedad. De eso se trata, en teoría, no de que pueda comprobar las operaciones matemáticas con la calculadora de la computadora, que reemplacen las figuritas de Huascarán por imágenes de Google, o que adquieran habilidades descritas en términos vagos y emocionales.

Sin debate previo ni licitación ni concurso, a dedo, avaladas por “técnicos independientes” que en realidad son empleados del ministro, las OLPC ya se están implementando en el país al mejor estilo de los patrulleros de Alva Castro.

Archivo del Útero: Más sobre las laptops de la Harvartín en este blog.