noticias , politica , sociedad Jueves, 8 octubre 2020

Hurgamos en el pasado del primer jale de Keiko y sus respuestas demuestran por qué está con el fujimorismo

Los candidatos a la presidencia ya empezaron con sus jales para venderse como los más interesados en la pandemia. La primera ha sido Keiko, quien ha sumado a su equipo de plan de gobierno y como precandidato al Congreso a Ernesto Bustamante, el exjefe del Instituto Nacional de Salud que se ha hecho famoso en esta emergencia porque es caserito de la TV.

Imagen: TV

Su cacharro era uno de los más solicitados en TV durante la pandemia.

Una de sus entrevistas más sonada fue una en la que aconsejó lavarse las manos con tu propio pollazo para prevenir el contagio del covid-19. «Si no tenemos alcohol gel, lo que yo haría es usar saliva», dijo. Aunque a algunos doctores, como a Elmer Huerta, no le parece lo más recomendable:

«El principal problema que veo es la cantidad de saliva que se necesitaría para desinfectar las manos de manera eficiente, tendría que ser muy grande. Desde el punto de vista práctico, no veo ninguna condición urgente que me obligue a ‘lavarme las manos’ con saliva. Las propiedades antivirales y antibacterianas de la saliva se han desarrollado para la higiene de la boca, no para las manos».

Imagen: Captura de video de Keiko

Keiko y su primer candidato al Congreso al 2021. Imagen: Captura de video de Keiko

Un pasado con gusanos

Pero dejemos la saliva de Bustamante de lado y hablemos de su pasado más reciente. El nuevo jale de Keiko ha sido muy crítico con el gobierno de Vizcarra por el manejo de la pandemia. Y habla con conocimiento de causa, porque él fue parte de este Ejecutivo: fue director ejecutivo del Organismo Nacional de Sanidad Pesquera (Sanipes).

Hasta el 27 de agosto de 2018, día en el que Vizcarra y el entonces ministro de la Producción, Raúl Pérez-Reyes, le quitaron la confianza y lo botaron.

Imagen:

Imagen: El Peruano

¿Por qué Vizcarra lo mandó a su casa?

A Bustamante lo despidieron dos meses después de que se hiciera público que la Fiscalía lo denunció penalmente por el presunto delito de omisión de funciones. Lo acusaron por supuestamente no haber hecho su chamba durante el roche de los parásitos (gusanos) encontrados en unas latas de conserva producidas por la empresa china Tropical Food Manufacturing (Ningbo) co., Ltd.

Pero Bustamante le respondió a este útero que no lo botaron por eso, sino porque Vizcarra y el entonces ministro de Producción lo quisieron obligar a hacer algo irregular: 

«Específicamente la razón por la que el presidente me quitó la confianza, ahora ya lo puedo decir, fue porque a mí se me estaba pidiendo que firmara una autorización para darle registro sanitario para exportación a Europa para aceite de pescado cuando en realidad era para uso animal, y firmarlo como si tuviera autorización para consumo humano. (…) Y yo me negué, pero como no me podían destituir porque no había falta grave, se hizo algo ilegal: quitarle la confianza a un funcionario que no es de confianza». 

Aclaró que la denuncia del Ministerio Público sobre los gusanos se archivó y que el Ministerio de Producción lo absolvió por el mismo caso, como consta en esta resolución de marzo del 2018. «Las conservas contaminadas con gusanos habían ingresado al país antes de que yo ingresara al cargo, por tanto, yo no tenía ninguna responsabilidad en la admisión de esas latas al país», nos contó.

Tuits paltas

Su llegada a Fuerza Popular no ha sido una sorpresa. Gracias a unos tuits suyos que rescataron los ámixers de Hurgar en la memoria (y que corroboramos), se supo que Bustamante tenía el corazón naranja desde hace tiempo. Aunque él nos aseguró que «recién ahora es fujimorista». Cuando le preguntamos sobre los rochosos tuits que leerás a continuación, prácticamente se reafirmó en todo y hasta fue peor:

Imagen: Captura de Twitter

Tan civilizado como un fujimorista. Imagen: Captura de Twitter

«Jejeje. Usted sabe, el Twitter es así. El Twitter es combativo. (…) En lo de Mesías Guevara yo creo que fue más bien un tuit jocoso. (…) Pero (dije) ‘maricón’ en un sentido de ‘cobarde’, ¿no? Por meterse con una mujer, no maricón en un sentido sexual».

Imagen: Captura de Twitter

Se pasan, las mujeres. ¿Qué más quieren? ¿Protección especial ante la violencia de los hombres? Habráse visto. Imagen: Captura de Twitter

Imagen: Captura de Twitter

Los hombres lo hacen todo bien, hasta podrían ser ministro de la Mujer. Imagen: Captura de Twitter

«Yo pienso que se deberían eliminar muchos ministerios. Debería haber una reducción del Estado sustancialmente», nos precisó para luego aclarar que no quiere que se elimine la función del Ministerio de la Mujer, sino que se fusione con otros.

«El de la Mujer tiene que cumplir su función en términos del Ministerio de la Familia. Yo pienso que no se debe tener un ministerio solamente destinado a la mujer porque la mujer no es una persona menor que el hombre. O sea, debería haber entonces un ministerio del hombre, ¿no?». 

Imagen: Captura de Twitter

Más fujimorista que Fujimori tu causa. Imagen: Captura de Twitter

— No es el autogolpe. El 5 de abril fue el día que el señor Fujimori hizo lo que se considera un autogolpe, en el sentido institucional, pero yo tengo 70 años y yo viví el terrorismo. A mí el terrorismo me mató un hermano. Entonces, a mí nadie me va a venir a decir que lo que pasó en el año 90 tenía que arreglarse simplemente con jueces cobardes. (…) Yo soy una víctima del terrorismo. Me toca un nervio muy sensible cuando me habla de esas cosas porque me parece que mi vida fue afectada por eso, como la de muchos peruanos».

—Útero.Pe: Por eso justamente debe entender que hubo personas que no tenían nada que ver y que murieron por fuego del Estado. ¿Eso usted lo reconoce como un error de Fujimori o no?

—Ernesto Bustamante: Eso no es un error de Fujimori, eso es una consecuencia de todo acto de conflicto. En el momento en que hay una lucha contra el terrorismo evidentemente hay… ¿pero por qué decir que es un error de Fujimori? ¿Es un error que haya víctimas civiles en un conflicto? ¿De quién es el error? Tiene que haber una legislación: anda y mata a fulano y mengano. Y eso lo hizo Abimael Guzmán, eso no lo hizo Fujimori.

Imagen:

Los crímenes atribuidos al grupo Colina. ¿Las «consecuencias de todo acto de conflicto»? Imagen: Idehpucp

Ahora se entiende por qué el fujimorismo eligió a Bustamante como el primer jale que Keiko ha mostrado orgullosamente al electorado.

Secured By miniOrange