corrupción , denuncia , noticias , politica , videos Miércoles, 18 julio 2018

3 razones por las que Becerril está más nervioso que Luisito Rey con su jamón por el caso #LavaJuez

Esta mañana, el Luisito Rey de la política congresista Héctor Becerril salió a defender su impecable honra:

Bla bla bla Imagen: captura Twitter


Imagen: captura Twitter

Sus palabras fueron motivadas por las declaraciones de hoy del todavía  consejero Baltazar Morales Parraguez, quien reiteró que el naranja quiso convencerlo de votar por el candidato a la presidencia del CNM, Julio Gutiérrez, durante una reunión en la casa del otro consejero, Guido Aguila. 

La historia se remonta mucho antes de la explosión del caso #LavaJuez con los #CNMaudios. El miércoles 20 de diciembre del 2017, IDL-Reporteros publicó un reportaje titulado:

1. “Conversación en Trinidad y Morán”

Según lo que reportó IDL, el 1 de febrero del 2017, el magistrado Baltazar Morales fue invitado por su colega Guido Aguila a una reunión en su casa ubicada en Lince. Sorprendido, aceptó, pero al llegar fue aún más su asombro cuando ingresó a las ocho de la noche de ese día en el inmueble y vio dentro de este al congresista Becerril.

Aguila los dejó solos. Becerril le dijo a Morales, siempre según en las declaraciones del magistrado, que venía en representación de su partido a pedirle que vote para que Julio Gutiérrez, el candidato naranja, sea presidente del CNM. Morales no aceptó su propuesta.

Hermanitos. Imagen vía: IDL-Reporteros

Hermanitos.
Imagen vía: IDL-Reporteros

Este reportaje no cobró mayor notoriedad hasta que explotaron los #CNMaudios. En medio del escándalo se logró conocer mucho más sobre esa reunión. Cuarto Poder presentó un audio de una conversación que sostuvieron Guido Aguila y Baltazar Morales donde ambos hablan acerca de lo que ocurrió ese día.

2. El audio que lo confirma

Fue durante una sesión del 12 de febrero de este año en el Consejo Nacional de la Magistratura. Estaban próximos a la elección de un nuevo presidente del CNM. Guido Aguila ofreció su casa para que allí se debata mientras almorzaban. Su objetivo era “hacerse fuertes” porque, según consideraba, eran una institución pegada con babas.

De pronto, Baltazar le recuerda la vez en que fue a su casa y se encontró con Becerril. Guido, lejos de negarlo y sin saber que lo estaban grabando, asiente y más bien discuten lo que ese día conversaron al lado del legislador fujimorista.

  • Baltazar Morales: usted me invito a su casa, presidente, y hablé con el señor Becerril. Y Becerril postulaba la candidatura de Gutiérrez.
  • Guido Aguila: Sí sí sí.
  • Baltazar Morales: Yo fui sincero y dije que nunca votaría por él
  • Guido Aguila: Así es.
  • Baltazar Morales: Tenía mis razones.
  • Guido Aguila: No. No le dijo eso doctor (a Becerril, se entiende).
  • Baltazar Morales: Le dije que “yo no voto por ese señor. Porque para mí no debería ser presidente”. Esas fueron mis palabras.
  • Guido Aguila: No no, que no recuerdo. Usted no adelantó opinión. Solo dijo que “lo iba a tener en cuenta”. Hay una cosa que usted olvida, señor Morales. Usted pidió que votaba por mí, si es que lo postulaba como vicepresidente.

Más allá del contenido, la conclusión es que la reunión se dio. Y no solo este audio lo confirma sino hoy nuevamente el magistrado Baltazar Morales volvió a reiterar lo que pasó en la casa ubicada en Trinidad y Morán.

3. Baltazar reloaded

Ahora que están todos asustados por los audios, el todavía magistrado declaró a los medios de prensa sobre su reunión con Becerril, como quien se limpia un poco del barro:

“Por supuesto hubo reunión. El congresista llegó a la casa. Yo no sabía con quién iba a hablar, me dijeron que era una persona honorable y me di con la sorpresa de que era el señor Héctor Becerril”.

Seguro fue con su jamón. Imagen: composición Útero.Pe

Seguro fue con su jamón.
Imagen: composición Útero.Pe

Por eso es que Becerril anda más nervioso que papá de Luismi esperando que nuestro churro le haga caso.

Pero, ¿qué rollo legal hay en todo este asunto?

Para responder estas preguntas conversamos con nuestra amiga la abogada Diana Chávez de Transparencia, quien nos ayudó a profundizar un poco en los procesos. Lo primero es que, si se termina de comprobar que Héctor Becerril efectivamente acudió a la casa del magistrado Aguila para andar de lobbista intentando copar poderes del Estado presionar para la elección de su favorito, se podrá determinar que incurrió en lo siguiente:

Violación al Código de Ética Parlamentaria:

  • El artículo 3 del capítulo 1 aclara lo siguiente: “Para los efectos del presente Código, se entiende por corrupción el ejercicio del poder público para obtención de un beneficio económico o de otra índole, sea para sí o a favor de un tercero”.
  • Y en el artículo 4, que trata sobre las normas de conducta de los parlamentarios, se establece lo siguiente en su inciso b: “Abstenerse de efectuar gestiones ajenas a su labor parlamentaria ante entidades del Estado en el ejercicio de sus funciones”. 
  • El máximo castigo que establece la Comisión de Ética del Congreso en estos casos es de una suspensión de 120 días sin goce de haber.

Pero también puede caerle hasta una denuncia por corrupción:

Lo otro ya sería una denuncia por tráfico de influencias y colusión pero para eso deben pasar varias cosas:

  • Que el Ministerio Público lo denuncie y le pida al presidente del Poder Judicial que solicite a su vez al Congreso que le levante la impunidad inmunidad parlamentaria a Becerril para investigarlo.
  • La subcomisión de Levantamiento de Inmunidad tendría que debatir el asunto y elevarlo al Pleno del Congreso para debatirlo. Osea es un camino más largo que la trama de Luismi para saber dónde está Marcela.
  • Aquí sí podría ir preso o quedar inhabilitado para ejercer cargo público.

Si pasa lo segundo, no habrá insulto que lo salve, pero todo está en manos de la bancada naranja y creo que ya sabemos lo que pasará.

Always Becerril. Elaboración: Patricio Lagos

Always Becerril.
Elaboración: Patricio Lagos