corrupción , noticias , politica , videos , violencia Miércoles, 18 abril 2018

VERGÜENZA: Kenji Fujimori volvió a convertirse en el Morty del partido fujimorista

Kenji Fujimori, el Thor de los avengers, el líder de la bancada que saltó del mototaxi para liberar a su padre (como él mismo lo ha aceptado), el Evil Morty que le causó más de un dolor de cabeza a su hermana volvió a convertirse en Morty.

Luego de verse descubierto por los videos grabados por el congresista Moisés Mamani, Kenji anunció con bombos y platillos que colaboraría con la investigación fiscal sobre los aportes de campaña a Fuerza Popular.

El gran problema es que el encuentro entre Kenji y el fiscal Pérez fue más vergonzoso que el primer capítulo de Torbellino.

Ya fue ya. Imagen: Útero.Pe

Pudo quedarse como Evil Morty y morir matando pero no. Se quedó como el miedoso Morty.
Imagen: Útero.Pe

1. Kenji, el renegado

Para entender la gravedad de lo ocurrido debemos repasar rápidamente los hechos. El 20 de marzo fue la fecha en que estalló todo: en una conferencia de prensa alucinándose los congresistas que publicaron los vladivideos, Fuerza Popular publicó los videos grabados por Moisés Mamani. En este útero le dedicamos un post entero al contenido.

Horas después apareció Kenji Fujimori, más asado que pato pekinés, explicando que negociar entre políticos no era tan malo que digamos pero igual lamentó la “actitud delincuencial de su hermana”.

Cuando tu hermana se come la última rebanada de pizza y deja la caja vacía en el refri. Imagen: RPP

Cuando tu hermana se come la última rebanada de pizza y deja la caja vacía en la refri. Imagen: RPP

La furia le duró varios días. 24 horas después de publicados los videos, PPKeiko renunció y con él se fueron sus sueños de cogobierno. El domingo 25 de marzo, Kenji publicó un video en redes con su descargo: según él, el material no fue difundido con el objetivo de luchar contra la corrupción, sino para la recuperación de la mayoría congresal. En cierto punto también dijo que se “sometía a todas las investigaciones y que sería testigo en los casos que fueran necesarios”.

No faltó mucho para que la Fiscalía le toque la puerta

La cara del fiscal José Domingo Pérez al escuchar el mensaje de Kenji. Foto: Taringa

La cara del fiscal José Domingo Pérez al escuchar el mensaje de Kenji. Foto: Taringa

El lunes 26 de marzo, la Fiscalía citó a Kenji para que declare sobre los aportes a las campañas de su hermana. El fiscal Pérez, también conocido como el zancudo de Keiko (porque no la deja dormir bien), le dijo al engreído del Chino que la cita estaba programada para el 6 de abril. Había mucho de qué hablar: las delaciones de Barata sobre entrega de dinero a Yoshiyama y Bedoya, la anotación “aumentar Keiko para 500” encontrada en el teléfono de Marcelo Odebrecht, y más.

Llegado el 6 de abril, Kenji le pidió a la Fiscalía que se reprograme la cita para el 16 de abril.

Y fue entonces que sucedió algo muy extraño

El 13 de abril, Kenji publicó en Twitter una foto junto a su padre en lo que parecía ser un paseo familiar. El mensaje que acompaña la imagen dice: nunca dejaré de luchar por la libertad de mi padre y no quiero poder político.

¿Cuál era el mensaje oculto detrás de la imagen? Rosa María Palacios lo explica en su columna del 15 de abril

“La traducción del mensaje es este: “papá y yo desaparecemos de la vida política, pero, por favor no mandes a ninguno de los dos a la cárcel”. Chau “avengers”, adiós “Cambio 21”.

¿Hubo una negociación entre los hermanos Fujimori? Ambos tenían algo que el otro anhelaba: él tenía (o al menos eso había dicho) información vital que comprometía al partido y ella tenía las riendas del Congreso. ¿Negociaron la tregua temporal? Fuerza Popular y Keiko lo niegan, pero lo que sucedió después deja mucho que dudar.

2. Kenji, el gato de chifa

Como hemos visto, desde la publicación de los videos grabados por Mamani, Kenji se convirtió en un león hambriento de venganza dispuesto a entregar a su propia hermana. Pero la transcripción de su encuentro con el fiscal Pérez demuestra que, en realidad, siempre fue un gato de chifa. 

Desconozco, desconozco, desconozco, desconozco.

Desconozco, desconozco, desconozco, desconozco.

En la transcripción publicada por El Comercio queda constatado que de las 64 preguntas formuladas por el fiscal José Pérez, el congresista respondió “desconozco” en 18 de ellas y “no recuerdo” en 9. 

El nivel de blindaje desconocimiento llega a tal punto que, en la pregunta sobre su propio aporte al partido en el 2011, Kenji respondió que tendría que revisar en la ONPE. 

Podríamos afirmar que un chifero que revisa los noticieros de vez en cuándo está más informado que Kenji Fujimori.

Podríamos afirmar que mi tía veneno que revisa los noticieros de vez en cuándo está más informada que Kenji Fujimori.

El encuentro entre Kenji y el fiscal Pérez fue tan vergonzoso que, según El Comercio, fuentes del Ministerio Público afirmaron que sus declaraciones solo buscaron entorpecer la investigación fiscal sobre los aportes a las campañas de Fuerza Popular. Y claro: anunciar con bombos y platillos que vas a colaborar con las investigaciones que tienen rodeado a tu partido, para luego responder las preguntas con “desconozco” o “me olvidé” es insultante.

Kenji Fujimori vuelve a ser el Morty de la dimensión naranja