corrupción , noticias , politica , violencia Miércoles, 6 diciembre 2017

Breve antología que explica por qué Yeni Vilcatoma ha vuelto a ser Yeni Vilcatoma

Es importante que acompañes este post con esta intro:

En estos días, la congresista Yeni Vilcatoma da más miedo que los gastos de Navidad. La Rosario Ponce del fujimorismo parlamentaria pasa por un trance en el que juega en pared con sus antiguos aliados de Fuerza Popular. Pasemos a ver este cuento de terror con marca naranja. 

Uno, dos, vamos por el fiscal…

La exprocuradora adjunta Anticorrupción e invitada favorita de Milagros Leiva volvió a actuar como fujimorista luego de secundar al vocero de Fuerza Popular, Daniel Salaverry, en su denuncia constitucional contra el fiscal de la Nación, Pablo Sánchez.

La pacífica congresista presentando la denuncia. Imagen:

La congresista presentando la denuncia contra el fiscal Pablo Sánchez. Su cara lo dice todo. Imagen:América TV

El fujimorismo le bajó el dedo a Pablo Sánchez luego de que el Ministerio Público reabriera la investigación por lavado de activos al financista de su partido, Joaquín Ramírez. La excusa naranja (y la de —oh, coincidencia— Vilcatoma) era que el fiscal no había incluido a las empresas peruanas socias de Odebrecht en las investigaciones.

Imagen: Twitter

Escribe como fujimorista, denuncia como fujimorista, habla como fujimorista, pero no es fujimorista. Imagen: Twitter

El argumento principal se cayó cuando esta semana se detuvo preventivamente a los empresarios socios de Odebrecht. Lo cierto es que sí había investigación contra ellos, pero era secreta, un tipo de pesquisa que seguramente Vilcatoma podría intuir por su conocimiento de las leyes pero que ignoró más que fujimorismo del pasado cuando postuló al Congreso con Fuerza Popular.

Tres, cuatro, todos me odian…

La obsesión de Vilcatoma llegó al punto de ver gente muerta, Ok, no. Llegó al punto de ver insultos donde no los había.

Imagen:

Todos son sus enemigos.

En una entrevista en la CADE, Sánchez dijo que nunca podría decirle “sanguijuela” a ninguno de los congresistas, pero la parlamentaria asumió que el adjetivo era un calificativo machista contra ella, una pobre mujer que tiene el respaldo de la poderosa banKada.

Cinco, seis, ya viene la vacancia

Amiga, hasta Pepe Barba parece caviar a tu lado. Reacciona. Imagen: Twitter

Amiga, hasta Pepe Barba parece caviar a tu lado. Reattttttziona. Imagen: Twitter

Ante la caída de la treta armada contra el Fiscal de la Nación, la también conductora de Exitosa, cual Robespierre, quiere la cabeza de PPK en la guillotina porque el presidente no acudirá a la Comisión Lava Keiko Jato para responder por sus vínculos con Odebrecht. Vilcatoma ha pedido lo que ningún fujimorista se atreve a solicitar públicamente: que PPK renuncie.

“El presidente de la República debería evaluar renunciar al cargo porque está usando su inmunidad para sustraerse de la acción de la justicia. El fiscal de la Nación lo está blindado porque dice que no se le puede formular una acusación constitucional”.

 No encontramos mejor definición de lo que está pasando que esta caricatura de Andrés Edery. Imagen: El Comercio

No encontramos mejor definición de lo que está pasando que esta caricatura de Andrés Edery. Imagen: El Comercio

La exprocuradora recorre los medios de comunicación para repetir su discurso y hasta ha anunciado que evaluará presentar el pedido de vacancia contra PPK. Añadió que si no fuese por su inmunidad, el presidente ya estaría con prisión preventiva.

Siete, ocho, ahora entenderás…

Algunos hechos que han pasado desapercibidos en el Congreso nos ayudarían a entender el accionar tenebroso de Vilcatoma.

Imagen: La República

Keiko contentísima con Vilcatoma. Imagen: La República

El primero de ellos sucedió cuando se discutía la elección de la presidencia en la Mesa de Mujeres Parlamentarias. La semana pasada, la fujimorista Karla Schaefer manifestó que la vicepresidencia podría recaer en alguna congresista del Nuevo Perú. Sin embargo, Luz Salgado intervino para recordar que “no olvidaran que tenían un compromiso con Yeni Vilcatoma de darle la vicepresidencia”.

Otro hecho curioso se dio ayer, cuando Eduardo Zegarra, el exteniente alcalde de Susana Villarán, acudió a la comisión Lava Jato. La presidenta de ese grupo, Rosa Bartra, estaba furiosa porque no había ningún fuji en la sesión, así que exigió que se presentara alguno. A los minutos, llegó, ya se lo imaginarán, Yeni Vilcatoma.

Los fujimoristas acaban de solidarizarse con la congresista porque le dijeron “topo del fujimorismo” y porque la acusaron de presentar problemas de salud mental. Como sabrán, al fujimorismo y a Vilcatoma les indignan los insultos y la guerra sucia.

La Yeni Vilcatoma que renunció a la bancada fujimorista reencontrándose con la Yeni Vilcatoma actual. Imagen: Útero.Pe

La Yeni Vilcatoma que renunció a la bancada fujimorista reencontrándose con la Yeni Vilcatoma actual.
Imagen: Útero.Pe