discriminación , libertades , noticias , periodismo , politica , redes sociales , sociedad , videos , webeo Viernes, 28 abril 2017

Celebrity DeathMatch: Iván Lanegra destruye la columna del director de Perú21 en la que raja de Vargas Llosa

Esta semana, entre las miles de cosas que sucedieron en el caso Lava Jato, Madre Mía y chuponeos, una noticia llamó la atención por su contenido, pues este provocó (y quizá aún provoca) una masiva indignación.

¿Es Vargas Llosa un clasista? Imagen: captura Perú 21

¿Es Vargas Llosa un clasista?
Imagen: captura Perú 21

Este titular, recogido de una exposición de Mario Vargas Llosa en la Universidad de Chicago hace unos días, se compartió miles de veces y ocasionó que muchas personas critiquen y tilden de clasista a nuestro único Premio Nobel. La gente se alborotó tanto que el mismísimo director del diario, Juan José Garrido, le dedicó una editorial a las palabras de Vargas  Llosa.

Round 1: Una torombola indignación

Con el pie en alto para defender el honor de nuestro país, un filántropo Jota Jota publicó hoy una espinosa columna para ponerle su estate quieto a este díscolo escritor. Le dijo nada menos que:

C R E T I NO

y

M I S E R A B L  E

“Mario Vargas Llosa es un grandísimo escritor. De los mejores del mundo. Ha dejado constancia, sin embargo, que dicho talento no le impide ser a la vez un gran cretino. Porque, a ver, hay que ser eso (o un miserable) para decir que “los pobres no leen porque son ignorantes”. Digamos que los años de vuelo y el supuesto conocimiento y dinero adquirido podrían haber ayudado a Mario a entender mejor las causas y consecuencias de la pobreza, así como a volverse más humano y realista, creo”.

Juan José Garrido leyó el titular de la noticia que colgaron en su medio y sacó al toque sus conclusiones y las exteriorizó en los cinco párrafos de su editorial. Para él, Vargas Llosa no tiene la mínima idea de las causas de la pobreza. De modo que sacó a su Marx interior, le brotó un hermoso repentino odio de clase y arremetió para darle lo que él debe considerar una estocada final:

Pero por encima de eso, no todos nacieron en la clase media y tratados, por duras razones familiares, como un niño especial. La vida es mucho más compleja de lo que imaginas, Mario. ¿O tampoco sabías eso?

via GIPHY

La cara de Jota Jota ayer, al terminar su columna.

Lo malo es que el emocionante arranque de rojería de Garrido Koechlin se desinfló cuando el ex viceministro de Interculturalidad y profe en la Católica, Iván Lanegra, salió a aclarar que tanto el enfoque de la noticia como la posterior editorial, presentaban unas cuántas fallas a la hora de contextualizar las palabras de Vargas Llosa.

Round 2: Lanegra tiene tumbao

Muere muere piu piu piu. Imagen: Útero.Pe

Muere muere piu piu piu.
Imagen: Útero.Pe

Nuestro amixer never enemixer Lanegra contestó a la columna del director de Perú 21 advirtiendo algo que para cualquiera es básico antes de emitir una opinión: ver el contexto.

“Hay que ser realmente un cretino para escribir un editorial tomando como base una expresión incompleta y sacada de contexto. Mario Vargas Llosa está en Chicago. Está dando cuatro conferencias -lectures- sobre cuatro de sus obras (…)

¿Cuál es el contexto de esa novela (La ciudad y los perros)? El Perú de los 50. Simplificando, la escuela Militar Leoncio Prado es una expresión del país real. Una sociedad diversa, pero dividida. De clases claramente separadas, con una enorme cantidad de indígenas pobres y excluidos. Una sociedad violenta y machista. Y es ahí cuando hace un giro para explicar el problema moral que sintió y que le hizo dudar de su vocación de escritor. ¿Cómo escribir en un país en donde la gran mayoría -en los 50- estaba alejado de la literatura? Donde la mayoría de pobres no podía leer (lo dice literalmente, la mayoría), debido a su ignorancia -ser analfabetos, no acceder a la educación, lógicamente- mientras que los ricos tampoco apreciaban la literatura -otro tipo de ignorancia, desde luego-. ¿Cuál el problema moral? Pues que para un joven como él lo que tocaba era transformar esta situación y no dedicarse a leer y escribir novelas”.

Cuando Mario Vargas Llosa habló en su discurso sobre los pobres y los ricos que no leen fue mientras explicaba la naturaleza de sus obras y el conflicto moral que tuvo cuando estaba descubriendo su vocación, a mediados del siglo XX. En esa época las brechas sociales de raza y clase eran tan o más profundas que ahora. Pero el acceso a la educación era más limitado.

Este es el video de presentación del escritor, está en inglés pero los subtítulos (en ese mismo idioma) pueden ayudar con la traducción. Vean a partir del minuto 22 (tú también Jota Jota).

Esta es  una traducción aproximada de lo que realmente dijo Vargas Llosa al contar sus inicios como escritor. Como cuando recibió el Rómulo Gallegos en 1967, habló de su predilección por Jean Paul Sartre y cómo le ayudó a descubrir su camino. La literatura, hoy y siempre, es la vía para el cambio social.

“Yo descubro que fui un escritor realista. Que mi  vocación literaria me empuja a escribir historias que se asemejan a la realidad, que pretenden representar la realidad objetiva de la vida. Tuve problemas con mi vocación literaria. No por las ideas de mi padre sino por cuestiones de moral que descubrí cuando era muy joven. Problemas sociales, problemas políticos y me decía a mí mismo, ¿cómo puedes ser escritor si vives en un país en el que muy poca gente lee? La gran mayoría de peruanos es completamente ajeno a la literatura. Los pobres porque no leían debido a su ignorancia y los ricos también eran ignorantes porque no gastaban, no pagaban por cultura ni por literatura.

Bueno, disipé todas estas dudas (las de ser escritor) cuando entré a la universidad y me impregné de las ideas existencialistas de la filosofía francesa. Saben que Francia tuvo una gran influencia cultural en Latinoamérica, a mediados del siglo XX. No en estos días pero sí cuando yo era muy joven. Escritores franceses, pensadores franceses se impregnaron en nuestra cultura. Y yo era un ávido lector de Sartre, de Camus. Pero Sartre fue particularmente importante para mí.

Sartre decía que la literatura es el camino para cambiar la historia. La literatura no es gratuita. Las palabras son actos. Ensayos, poemas, novelas, cuentos. Todo debe ser orientado hacia un cambio social y económico. Eso fue muy alentador para mí. Y así fue como estuve seguro que mi vocación era ser escritor”.

Este fue el verdadero discurso de Vargas Llosa. De inmediato, decidimos saber qué estaba haciendo J. J. Garrido mientras escuchaba estas palabras:

via GIPHY

(Este es Garrido al terminar de ver el video).

via GIPHY

(Y este también).

 

En realidad estamos tristes al saber que la marxista indignación de Jota Jota tenga un origen falaz. Estuvo tan cerca. Estamos llorando.