noticias , sociedad Viernes, 30 septiembre 2016

¿Por qué se registró el nombre de #NiUnaMenos ante el Indecopi?

Luego de la histórica marcha y de los cambios en nuestra coyuntura, “Ni una menos”, el grupo de mujeres que organizó la protesta en contra de la violencia hacia la mujer, es protagonista de una polémica. Sin previo aviso, el nombre del movimiento (que también existe en Argentina y Chile) fue registrado en Indecopi. Esto se supo gracias a la información vertida por algunos usuarios en redes sociales.

13782088_962649350514672_2695341622301533321_n

Composición: Útero.Pe

Como era de esperarse, el haber realizado este registro sin un previo comunicado a la ciudadanía no fue del agrado de muchos. Hasta ahora se sigue criticando duramente el hecho.

1. El comunicado de la discordia

Esta historia empieza con una imagen que comenzó a compartirse en redes sociales.

A diferencia de lo que se comenta, la imagen no es una “filtración”. Se trata de una foto del diario El Peruano del 23 de agosto que muestra que Natalia Iguiñiz Boggio había registrado a su nombre la marca “Ni una menos” en Indecopi. Ya que no había ningún aviso o comunicado oficial publicado en las redes de “Ni una menos” hasta entonces, las personas que lograron enterarse comentaron y calificaron el hecho de forma negativa. 

Al día siguiente de viralizada la imagen (el 27 de setiembre) la fanpage oficial publicó un comunicado confirmando registro. Así también, en el mismo mensaje público, “Ni una menos” aseguró que no son un colectivo ni una organización, ni cuentan con voces autorizadas. Son una plataforma desde la cual visibilizan la enorme violencia que viven las mujeres y le exigen al Estado cumplir su deber de erradicar la violencia contra ellas”.

A partir de aquí, las preguntas son más que obvias: ¿por qué se registró como marca “Ni una menos”? ¿Por qué a nombre de Natalia Iguiñiz? ¿Por qué esperaron a que se “filtre” el registro en redes sociales para que recién informen al respecto? Para poder saber la respuesta de esta y otras preguntas, nos comunicamos con la persona titular del registro: Natalia Iguiñíz. 

2. En “Ni una menos” hubo choques

People take part in the "Ni una menos" (Not One Less) march against femicides in Buenos Aires, on June 3, 2016. / AFP PHOTO / EITAN ABRAMOVICH

Foto: AFP

Natalia nos explicó por qué registró la marca a su nombre, por qué no se publicó el comunicado que informaba el registro en la fecha que se hizo y además dio su versión respecto a los conflictos que podrían estar ocurriendo dentro de “Ni una menos”. Fuentes de este útero nos informaron que la plataforma, en la actualidad, estaría dividida en dos grupos de mujeres que no aprueban las decisiones del otro bando y no logran llegar a un acuerdo.

– ¿Por qué se registró la marca a tu nombre?

-Porque yo fui quien pudo ir a hacer el trámite.

– Al inicio del comunicado mencionan que “se tomó la decisión”. ¿Quién tomó esta decisión?

-Desde la conferencia de prensa hasta hoy, pasando por el episodios como el que protagonizó el señor Palacín en la propia marcha,  hay grupos que quieren asociar a “Ni una menos” con partidos políticos y que tienen una trayectoria de engaños a muchas personas. Por eso decidimos que había que inscribirlo para garantizar que ninguno de estos grupos lo haga, concretando así un proceso que desde el principio fue abierto y donde desde el comienzo hasta hoy se ha dado un uso libre del nombre y se han generado muchas iniciativas que no hemos intentado centralizar ni restringir.

– ¿Por qué esperar a que se filtre la foto del diario El Peruano para recién emitir un comunicado? 

-Sabíamos que era controversial inscribir “Ni una menos” en el único formato que en Indecopi nos ofrecían como posible. Sabíamos que se podría interpretar como una forma de volver una marca un movimiento social pero asumimos el riesgo ante la posibilidad de que lo hagan los grupos señalados. Cualquier inscripción que intenta salvaguardar, en este caso el uso libre del nombre, no puede hacerse pública antes de que sea en primer lugar admitida. Y sabíamos que había, en el proceso de inscripción, una fase de aviso público.

– ¿”Ni una menos” está dividido en dos grupos que suelen discutir frecuentemente? ¿Qué nos puedes decir de eso?

-“Ni una menos”, en Perú, somos decenas de grupos, colectivos, instituciones y personas independientes. No hay dos bandos. Lo que hay es muchas formas de organizarse y en Lima, así como en las demás regiones y en el extranjero, han habido algunos choques, que no son nada frente a la gran unión, solidaridad que la marcha y los testimonios han generado.

– ¿Qué otros poderes tienen las personas que tomaron la decisión de registrar el nombre? ¿Qué más pueden hacer en “Ni una menos”?

– No se trata de poderes, son iniciativas. Así como convocar a la marcha fue una iniciativa a la que se sumaron muchísimas iniciativas más, y solo así pudo ser la marcha descentralizada más grande de las últimas décadas. Los asuntos por los que marchamos son demasiado graves y solo sumando podremos cambiar algo. Ojalá no pongamos en énfasis -aunque parezca algo trillado- en lo que nos separa y más bien potenciar lo alucinante de todos los movimientos generados.

Si bien Natalia Iguiñez nos explica que la razón más poderosa para inscribir el nombre es el temor de que algunos personas con intereses políticos lo usen para su propio beneficio, no deja claro si esta decisión fue aprobada por todas las integrantes del colectivo, entre ellas Jimena Ledgard, Dania Valeria, Parwa Oblitas, Amanda Meza, Verónika Ferrari, etc. Este Útero se comunicó con algunas de ellas pero prefirieron que sea la propia Natalia quien responda sobre el tema.