internacionales , noticias , politica , violencia Viernes, 25 marzo 2016

Este reportaje gringo compara a Trump con Fujimori (y otros caudillos latinos)

Imagen vía:  www.diariosobrediarios.com.ar

Imagen vía:
www.diariosobrediarios.com.ar

“Después de décadas de sufrimiento bajo caudillos populistas, los latinoamericanos tienen un mensaje para los gringos: Bienvenido a nuestro mundo”.

Con esas palabras inicia su reportaje desde Ecuador el periodista estadounidense Ben Wofford para el medio politico.com, en donde hace un análisis de la situación que se vive en su país desde la irrupción de Donald Trump en la política, y la relación de este fenómeno con lo que se ha vivido en Latinoamérica desde hace décadas.

¿Cómo que Trump hace latinos a los gringos?

Existen varias similitudes. Según lo que reporta Wofford, Trump tiene mucho de caudillo porque es contrario a la clase política. Para él es necesario romper con la izquierda y con la derecha. Además está la figura del bravucón que se enfrenta a todos y tiene una actitud imponente. E incluso con amenazas a la prensa. Pero solo se refiere a similitudes de forma mas no de fondo.

América Latina ha vivido décadas de caudillaje y es muy fácil reconocer uno. Pinochet (Chile), Perón (Argentina), Castro (Cuba) o Chávez (Venezuela), son solo algunos ejemplos.

Pero -dice el reportaje- existen antecedentes más modernas de la región podrían ofrecer una mejor comparación para Trump: los últimos presidentes cuyas campañas y victorias democráticas populistas dieron lugar a una serie de violaciones constitucionales en sus países de origen.

Imagen vía: Trome y El Comercio.

Imagen vía: Trome y El Comercio.

En esa línea se nombra a algunos como Alberto Fujimori, Hugo Chávez de Venezuela, Álvaro Uribe de Colombia y Rafael Correa en Ecuador. Este último -apunta el periodista-ha encontrado formas agresivas (si no creativas) para modificar la Constitución con el fin de extender su régimen.

“En Bolivia, Evo Morales ha tratado infructuosamente de hacer lo mismo. Y el sucesor de Chávez, Nicolás Maduro, ha empujado los límites institucionales lo suficiente como para provocar una reacción significativa“.

Pero yendo más allá del análisis, la pregunta que explica el reportaje es ¿Qué origina el caudillismo en un país? y segundo:

¿Estados Unidos is the new black Latinoamérica?

El periodista conversó con tres especialistas en estudios latinoamericanos. Uno de ellos es el profesor de Harvard, Steve Levitsky, quien además es columnista en el diario La República. Para él:

“Un crecimiento paralelo entre América Latina y los Estados Unidos: El populismo es un producto de la desigualdad”.

Por su parte, Katrina Burgess, profesora de economía política en la Escuela Fletcher de Derecho Internacional de la Universidad Tufts, coincidió con Levitsky.

“América Latina es una de las regiones más desiguales del mundo. Estamos (por Estados Unidos) ya no tan atrás, si nos fijamos en nuestro coeficiente de Gini (métrica estándar, desarrollado en 1912, mediante la cual los países evalúan la desigualdad de ingresos). En una estimación del coeficiente de Gini de los Estados Unidos, se está acercando a la de América Latina (…)

Dos amigos latinoamericanos me han hecho saber la sensación que sienten en este momento. Dicen que tal vez los EE.UU. se está convirtiendo en otro país de América Latina “, agregó Burgess.

Levitsky dice en este reportaje que Trump está en guerra con toda la clase política, y que eso es parte clave de su atractivo. Esta misma característica fue también fundamental de los populistas que se remonta a Perón en Argentina, a Alberto Fujimori en Perú, Hugo Chávez en Venezuela y Rafael Correa en Ecuador.

El tercer especialista es Pierre Ostiguy de la Universidad de California, quien dijo que entre Ecuador y Argentina podían disputarse el premio a la más larga tradición populista. Sin embargo, hay un coro que suena al unísono desde América Latina hacia el norte del continente:

“Lo que están diciendo a los estadounidenses es: Bienvenido a nuestro mundo. Acostúmbrense a él”.

El reportaje culmina con una reflexión histórica que evoca los tiempos en que Estados Unidos apoyó las dictaduras más sanguinarias en la región:

“En algunas conversaciones se escondía una percepción apenas contenida sobre la idea de que los estadounidenses -después de décadas de apoyo a los dictadores latinoamericanos- están saboreando de su propia medicina populista”.

Puedes leer el reportaje completo aquí