Lima , noticias Domingo, 10 enero 2016

FOTOS: Esto es lo que pasa cuando llevas a Aldo Mariátegui al Lugar de la Memoria

Una entrevista del periodista César Prado para la revista Caretas, narra la visita del conductor de Sin Medias Tintas, Aldo Mariátegui, al recientemente estrenado Lugar de la Memoria (LUM). El también autor del libro “El Octavo Ensayo” es un acérrimo opositor de este museo construido en el distrito de Miraflores, que tiene como fin recordar a las víctimas del terrorismo y reflexionar sobre el horror desatado en nuestra historia reciente.

“Sí serán”

Aldo Mariátegui ingresa al LUM en medio de miradas curiosas. Es la primera vez que verá el museo terminado. Sus expectativas, ya se sabe, no son muy altas. A priori dirá que es una obra onerosa y faraónica, y que su ubicación en Miraflores es una sátira caviar. Encima, dice, lo inauguraron el mismo día que se conmemora la toma de la Embajada de Japón. ‘”Si serán”, espeta. Y es que el LUM, bajo su mirada, es una de las creaciones de ese fósil abominable, primitivo, violento y necio que fue siempre la izquierda peruana, como se ha encargado de caracterizarla en su libro.

alditus 5

Foto: Gilmar Pérez/Caretas

Sendero y las universidades

El tapizado de las paredes ilustra las pintas alusivas a Sendero Luminoso que se podían encontrar en el los años 80. Un vivo recuerdo de centros como la universidad San Cristóbal de Huamanga y San Marcos. De inmediato, Mariátegui se ve atraído por estas fotografías de gran formato. “Se ha debido hacer más hincapié en la San Cristóbal, que fue el tumor de donde se expandió todo esto. Los comunistas tuvieron hartos recursos y manejaron la universidad a su antojo, dice sin descubrir nada que no se haya dicho antes”.

alditus 4

Foto: Gilmar Pérez/Caretas

“Vuelve a encenderse al ver una fotografía de Lori Berenson”

Es hora de ver los principales diarios y revistas de la época. En las primeras planas aparecen fotografías de atentados emblemáticos en Lima. Ahí están los acometidos contra el canal 2, el local del ILD, y desde luego, Tarara. Forados en las pistas, cuerpos sangrantes, impotencia en los rostros de los sobrevivientes en medio de un clima de descalabro. “Me hierve la sangre cuando la gente dice que Lima despertó luego de Tarata. Yo era adolescente y recuerdo que todos los días había bombazos y apagones”, afirma reconociéndose por primera vez como una víctima. Pero de inmediato se repone. Como esos gallos de pelea que agachan la cabeza para distraer al enemigo, Mariátegui vuelve a encenderse al ver la fotografía de Lori Berenson.

alditus 3

Foto: Gilmar Pérez/Caretas

“Han recibido bien al diablo”

Ya afuera del LUM, de cara al sol, Mariátegui está listo para contestar la última pregunta. ¿Se siente implicado de alguna manera al haber sido su abuelo la figura que inspiró a los senderistas? “Yo no he encontrado en ninguna parte aquello de ‘por el Sendero Luminoso de José Carlos Mariátegui’. Ahora bien, ¿Mariátegui Maoísta? Puede que hubiese llegado a serlo. No lo descarto”.

(“Han recibido bien al diablo”, diría al salir del LUM)

aldo2

Aldo Mariátegui (izquierda), José Carlos Mariátegui (derecha). Foto: Gilmar Pérez/Caretas

Puedes ver las fotos y parte de la entrevista aquí