noticias , sociedad Martes, 11 agosto 2015

MÁS ROCHES: Otro plagio del Cardenal Copy Paste

Luego de compartir con ustedes el descubrimiento de un plagio cometido por el Cardenal Juan Luis SithCipriani, se ha desatado una verdadera cacería. Muchos han comenzado a rebuscar en los escritos de Cipriani y se han tomado el trabajo de googlear cada párrafo de sus columnas.

Esto no solo ha causado que los usualmente aburridos textos del Cardenal registren su mayor cantidad de visitas en internet en la historia, sino que, para su mala suerte, encontremos otros plagios.

pol2

“¿Alo? ¿Útero? Oye #@%$&”. Foto: elcomercio.pe

Los tres casos que van a ver a continuación giran alrededor de su columna publicada el 23 de mayo en El Comercio, titulada “Tú tienes la palabra”. Encuentren las diferencias:

Copypasteada 1

Sin título

Oops! I did it again.

El primer caso es la encíclica Ecclesiam Suam de Pablo VI. Si googleamos, nos damos cuenta que Cipriani hizo lo mismo que lo que haría luego con el sucesor de Pablo VI. Lean:

 “Y sabemos que hay algunos que abiertamente alardean de su impiedad y la sostienen como programa de educación humana y de conducta política, en la ingenua pero fatal convicción de liberar al hombre de viejos y falsos conceptos de la vida y del mundo para sustituirlos, según dicen, por una concepción científica y conforme a las exigencias del progreso moderno.Pablo VI

Algunos alardean de su impiedad y la sostienen como programa de educación humana y de conducta política, en la ingenua pero fatal convicción de liberar al hombre de viejos y falsos conceptos de la vida y del mundo, para sustituirlos, según dicen, por una concepción científica conforme a las exigencias del progreso moderno.”-Juan Luis Cipriani

Pero hay más.

Copypasteada 2

Esta viene con el auspicio de José Carlos Yrigoyen, quien descubrió otro párrafo copiado en la misma columna y en el mismo texto que nosotros.

Por favor, que alguien me explique este nuevo plagio que le acabo de encontrar a Cipriani:Encíclica “Ecclesiam Suam”…

Posted by Jose Carlos Yrigoyen on Lunes, 10 de agosto de 2015

 

Most paloma copypasteada 3

Sin título

Se pasaron de palomas.

Si en nuestro post de ayer mencionamos haber hallado la copia más cara de palo de toda la columna, fue porque no habíamos hallado aún esta otra. Ya esta sí califica para Ripley: Believe it or not.

“Para quien ama la verdad, la discusión es siempre posible. Pero obstáculos de índole moral acrecientan enormemente las dificultades, por la falta de suficiente libertad de juicio y de acción y por el abuso dialéctico de la palabra, no encaminada precisamente hacia la búsqueda y la expresión de la verdad objetiva, sino puesta al servicio de finalidades utilitarias, de antemano establecidas.”  – Pablo VI

“Para quien ama la verdad, la conversación es siempre posible. Pero obstáculos de índole moral acrecientan enormemente las dificultades, por la falta de suficiente libertad de juicio y de acción, y por el abuso dialéctico de la palabra, no encaminada precisamente hacia la búsqueda y la expresión de la verdad objetiva, sino puesta al servicio de finalidades utilitarias, de antemano establecidas.” – Juan Luis Cipriani

Detengámonos por un momento en estos párrafos, quiero resaltar algo en ellos que, siendo honesto, más que indignación causa un poco de risa. Aquí se mueren todas las probabilidades de que Cipriani salga a decir que malinterpretamos sus palabras (como suele hacerlo), o que cometió un pequeño error, o que simplemente (porque estoy seguro que puede llegar a eso), fue una coincidencia.

En estos dos párrafos no hay diferencia alguna, uno es copia del otro al 100%, incluyendo signos de puntuación y todo lo demás. No hay probabilidad de descargo. Básicamente, aquí se demuestra que esta vez, los derechos de autor (y no los humanos) le parecen una cojudez.

 

En resumen,

Esta vez resulta que Cipriani había plagiado a otro Papa (ooootro gato): Pablo VI. Parece que sus ambiciones afloraron desde sus subconsciente.

 

Otros copypasteadores

Lo más probable es que muchos pulpines no sepan que esto ya ha pasado antes, y con personajes igual de trascendentes en nuestro país. En el año 2007, este Útero desató todo un escándalo al descubrir que Alfredo Bryce, uno de los más grandes escritores peruanos, plagiaba extensos párrafos de otros escritores para sus columnas de opinión en El Comercio. El roche fue realmente devastador para el autor, tanto así que fue despedido del diario y terminó varando en la revista Caretas. 

escritor_Alfredo_Bryce_Echenique

Tantas veces (plagió) Bryce. Foto: larepublica.pe

Lo mismo ocurrió con Guillermo Giacosa en Perú 21, el diario realizó todo un informe de textos plagiados por el autor a otros medios extranjeros y hasta hicieron publicas sus disculpas del caso por el hecho ocurrido.

Sin título

Captura: peru21.pe

No estamos recordando estos casos porque disfrutemos de hacer leña de los árboles caídos. Lo que queremos resaltar de todo esto es que sus actos tuvieron consecuencias y ambos fueron retirados como redactores por los diarios. ¿Debería ocurrir lo mismo con el Cardenal Copy Paste? ¿O sólo porque se trata del Arzobispo no habrá ningun tipo de medida tomada? ¿Acaso se encuentra por encima de la ley?

(¿Por cierto, este señor no quería apoderarse de una universidad? Tenemos entendido que te pueden botar de la PUCP si es que te encuentran plagiando. ¿Qué ejemplo le iba a dar a los alumnos?)

Todo este escándalo empezó ayer, así que estamos seguros que el diario cuyo nombre no pronunciaré porque me puedo quedar sin chamba y terminar tocando su puerta que ha sido víctima de estas estafas, seguramente pronto tomará las mismas medidas que con Bryce y Giacosa. Mínimo.