denuncia , noticias Lunes, 9 marzo 2015

Mira cómo este cuartel del Ejército se ha convertido en “La Parada” y en una canchita de fútbol

Foto: Andina

Foto: Andina

Los de la foto son el regimiento de caballería Mariscal Domingo Nieto. Esta división está encargada de la seguridad del presidente de la República y de Palacio de Gobierno. Digamos, es nada menos que la escolta presidencial. Su sede es el Cuartel Barbones del Ejército Peruano, ubicado en la avenida Grau, en El Agustino. ¿Qué hay con ellos? Precisamente, este lugar, donde entrenan para hacer el mejor servicio al presidente Ollanta Humala, se ha convertido en La Parada. ¿Cómo así? Esto es lo que ha revelado un reportaje de David Gómez en “Sin Peros en la Lengua”.

 

Esto no parece un cuartel

¿Cuartel o mercado?

¿Cuartel o mercado?

El vídeo tiene todas las pruebas que confirman que el Cuartel Barbones es todo menos un lugar donde el ingreso debe ser restringido y con harta seguridad por ser del Ejército. Las imágenes muestran que, la parte posterior de este recinto, se ha convertido en un mercado como La Parada. Eso y un lugar a donde ingresan todo tipo de vehículos, y en un centro de acopio de verduras y legumbres. Jabas que entran y salen, estibadores que cargan y descargan camiones, mujeres que se dedican a procesar las verduras, entre otras cosas.

Lo más insólito de esto es que en el mismo Cuartel no solo se encargan de limpiar y dejar presentables todas las verduras que ingresan, sino que lo hacen para que sean destinadas a diferentes supermercados como Plaza Vea y Tottus. Esto lo dice una señora en el reportaje, bien claro:

“No, no venden verduras. Compran y y acá lo mandan. (…) Exclusivamente Tottus y Plaza Vea”

Como si esto fuera poco, este espacio dentro del Cuartel Barbones también tiene otros usos. Por ejemplo, es un estacionamiento de camiones. Gracias a esto el regimiento tiene un espacio sumamente reducido para entrenar y realizan sus actividades:

Ningún camión puede estar más seguro que estacionado en un cuartel.

Ningún camión puede estar más seguro que estacionado en un cuartel.

También es alquilado como losa deportiva para que los vecinos deportistas jueguen fútbol. Según el reportaje, una chica es la encargada del alquiler y de cobrar. Tremendo negocio:

Jugando una pichanga en el cuartel.

Jugando una pichanga en el cuartel.

Te preguntarás cómo ingresan todas estas personas, todas estas verduras, todos estos camiones, a este cuartel, así sea por la puerta trasera. Sobre todo si es un terreno que debería estar destinado exclusivamente al uso militar. ¿Acaso no hay ningún soldado que controle esta coladera? Sí, hay uno. Y ese uno no pregunta nada y te deja ingresa, según pudo comprobar el reportero.

 

Ya no van a entrar más camiones

El Ejército Peruano respondió a través de un comunicado después de la denuncia de “Sin Peros en la Lengua”. En ningún momento niega que lo mostrado sea verdad (sería demasiado fresco), sino que dispone que ya no ingresen más camiones al cuartel. Pueden leer el texto completo aquí:

iCOMUNICADO CUARTEL by Rider Bendezú

Entonces, ¿si nunca se destapa que de aquí salían las verduras para Tottus y Plaza Vea, no ocurría nada y seguían ingresando como si fuera La Parada? ¿Quiénes se beneficiaban con los ingresos económicos por estos “servicios extras”?