noticias , sociedad Martes, 6 enero 2015

No todo fue malo en las últimas elecciones. Esta es la historia de la primera regidora trans en el Perú

Hace unos meses, se lanzó el portal Sin Etiquetas, dirigido por la periodista Esther Vargas. La idea, según su directora, es darle “visibilidad a la comunidad LGBTIQ (lesbianas, gays, bisexuales, transexuales, intersexuales y queer)” y promover un periodismo sin homofobia. De hecho, raras veces, las noticias sobre los asuntos LGTBIQ son cubiertos positivamente. Esta es la idea de Sin Etiquetas.

Revilla

Foto: Melissa Merino

En su última edición ha publicado un perfil sobre la primera regidora trans del Perú que ayer juramentó en el cargo. Sí, por si no lo sabías, en el distrito de La Esperanza en Trujillo fue elegida Luisa Revilla. Esto, realmente, es histórico. Es todo un precedente.

Escribe Esther Vargas:

“Quizá la aceptación no sea del 100%, sin embargo, la gente me ha demostrado su afecto, su respeto. Porque soy una persona con principios y valores. He demostrado que tengo capacidad y que no me quedo con los brazos cruzados“, me dice en una batalla por ser humilde y al mismo tiempo destacar que su elección no es por moda o porque le resulta curiosa-simpática a algunos. A Luisa Revilla la eligieron por su trabajo en organizaciones sociales.  Veinte años de labor social. La quieren y la odian, remarca. Ella, para no hacerse mala sangre, pensará en los que la quieren y le dieron su confianza.

Foto: Facebook

Foto: Facebook

En el DNI de Luisa todavía sale su nombre de hombre: Luis Revilla. Sin embargo, ya está tramitando con sus abogados para que esto cambie. ¿Por eso la no la deben tratar como mujer? No. Lo bueno es que ha logrado que la traten como es, como mujer. Siempre estará vestida así, “siendo la mujer que soy”.

Siempre habrá alguno que quiera decirle señor. Ella no se sentirá menos. Un titular del tipo “Conoce al primer regidor distrital transgénero” no la incomoda. No lo dice ella, pero lo digo yo: la ignorancia y los prejuicios de los periodistas para tratar el tema son vergonzosos. Si bien todos estamos aprendiendo, algunos titulares derraman homofobia. Luisa no se queda callada, y siempre que puede su discurso apunta a la tolerancia y el respeto. Incansable.

“Yo soy una dama. Y el nombre no significa nada, aunque he pedido que me traten como yo me siento”, remata Luisa. Y la hora llegó. Ayer no fue un lunes cualquiera. El lunes 5 de enero será recordado como el día en que el Perú tuvo su primera regidora trans.

Repetimos: no todo fue malo en las elecciones del 5 de octubre. 

Puedes leer la nota completa aquí.