noticias , politica Miércoles, 26 febrero 2014

Nadine Heredia versus la Liga de los Exes

La caída del gabinete Villanueva parece haber dejado un mal sabor a muchos políticos. Excepto a Nadine, obvio.

Excepto en la de Nadine.

Wiiiiiii. vía America TV

¿Por qué? Hoy han circulado las declaraciones de dos ex-primeros ministros de este gobierno criticando el rol de la actual Primera Dama. El primero es el expremier Salomón “Siomi” Lerner que, básicamente, le dijo arribista:

[Nadine] se siente muy cómoda en esos medios [los sectores o grupos] a los cuales ella no tenía no acceso anteriormente y creo que esa es la forma como a veces hay personalidades que quieren ir ascendiendo en su escala social y se van acomodando a esa escala social. Creo que eso es lo que ha ocurrido con ella. Ella era del bluyín y la blusita, hoy día es del buen vestido y de buen look

Ouch. El otro expremier que salió a chancar a Nadine es Oscar Valdés. Esto es un extracto de lo que dijo en una entrevista para el diario chileno La Tercera:

–Usted ha dicho que, en su momento, les pidió a sus ministros que no fueran al despacho de Heredia.

– Sí. Cuando ella en alguna oportunidad quiso interferir, yo no lo permití. E inmediatamente hablé con el presidente y eso se subsanó. Yo creo que la majestad del cargo de primer ministro todos la debemos preservar.

–¿En qué términos ella quiso interferir?

– Simplemente llamó a algunos ministros, pero no para tratar temas de labor social, sino que temas de gobierno.

– ¿Piensa que Heredia está dañando la institucionalidad, como han dicho algunos opositores?

– Yo creo que sí. Creo que sí le está haciendo daño al presidente. Ella no ha sido elegida. Entonces, no puede tener participación cuando no tiene responsabilidad alguna.

El problema está en que Nadine es Primera Dama y hace lo que quiere. Y como no ha sido elegida, no tiene a quién rendir cuentas.

La columna de Juan Carlos Valdivia va en esa línea:

La democracia requiere que el equilibrio entre poderes no se quiebre. Sin embargo, el Gobierno gusta de hacer un uso abusivo de su mayoría parlamentaria, con la complacencia silente de quienes se hacen llamar de oposición. En el sistema republicano, lo repetimos para que se entienda, todos somos iguales ante la ley. La esposa del Presidente, sin embargo, actúa por encima de la ley, sin asumir responsabilidades, pero asumiendo el poder que nadie le ha otorgado. Esto debe acabar.

Por favor, ya supimos por diez años como son estos poderes que actúan de manera paralela, y no los queremos de nuevo. Ojalá que Villanueva sea el último ministro que salga de ésta forma. #PrayForPerú