corrupción , politica Lunes, 4 agosto 2008

YotambiénquierovisitaraFujimori.blogspot.com

regimen.jpg

Hoy Nelson Manrique cita esta caricatura de Carlín para ilustrar el absurdo recurso que esgrime el gobierno para justificar el nuevo régimen carcelario de Fujimori. Pero tampoco es que el viejo régimen se ha cumplido estrictamente. Anoche, un reportaje de Graciela Villasís en Cuarto Poder mostró que no solo los Iracundos habían visitado al Chino, sino también muchos otros, incluso antes que se suavizara su régimen, violando la ley, con el aval del personal del INPE, que depende de la ministra Mrs. Schutz (en la imagen).

Entre los fujivisitantes se encuentran un par de brujas (la devoción de este señor por las brujas debería bastar para desacreditar su pretendida “inteligencia”), un pastor evangélico, el encargado de unos blogs fujimoristas (habla, Miranda), ex congresistas, financistas y hasta un socio de Kenji (la lista completa y su prontuario en el blog de Godoy). El señor Leonardo Caparrós, jefe del Inpe, ha anunciado una investigación pero, francamente, solo está haciendo el ridículo. ¡Estamos hablando del preso mejor resguardado del país! ¡Y la bruja Salomé no solo entró, sino que le dio un baño de florecimiento! Nada, Caparrós a su casa. Que renuncie porque Mrs. Schutz tiene su corazoncito y no lo va a botar.

Mientras tanto, Luis Bromley, defenestrado jefe del Instituto de Medicina Legal, denuncia que “mi posición (en el tema Fujimori) ha sido incómoda sin lugar a dudas, si no no hubieran pedido mi renuncia”. Manrique y Álvarez Rodrich hablan del inminente retiro del fiscal Avelino Guillén en el juicio, lo que sería el acabóse, el descaro total. En su blog, Martín Tanaka analiza pacientemente las evidencias y concluye que, de haber una negociación, lo de Bromley solo sería el inicio:

…tenemos que estar muy atentos en estas semanas. Porque, si es que efectivamente ha habido negociación, y va más allá de la salida de Bromley, las acciones deberían verse pronto. La presión pública es importantísima para que no ocurra nada indebido respecto al juicio de Fujimori; hay que hacerle ver al gobierno que el precio de cumplir con los compromisos, si los hubo, sería mucho mayor que incumplirlos. Y si esto ocurre, veremos seguramente a los fujimoristas muy beligerantes, exigiendo el cumplimiento de lo pactado.

Ojo con la referencia a la presión ciudadana, al reclamo cívico, que también han sugerido algunos comentaristas de este blog. No un paro, nada de bloquear más el tránsito. Quizás un cacerolazo, un ollazo, lo que sea ante tanta vaina, tanto congresista miserable, tanto bus que se cae en las narices de la ministra intocable, tanta corrupción que casi ni se tocó  en el Mensaje a la Nación. No sé, cómo que pitear en la computadora hace rato que es insuficiente.

Link: Alan niega negociaciones
Link: La fiscal Echaíz también