noticias , politica , Salud , sociedad Jueves, 11 febrero 2021

La ‘vacunación’ de Vizcarra abre la segunda temporada de su mecha con el Congreso (y en plena segunda ola)

Otra vez el enfrentamiento del Congreso contra Vizcarra vuelve a amenazar al gobierno en plena segunda ola y cuando todos los esfuerzos deberían estar puestos en la compra y la urgente llegada de más vacunas. Y todo porque Vizcarra mantuvo en secreto su inoculación.

La denuncia

Willax reveló que Vizcarra y su esposa habían recibido la vacuna de Sinopharm cuando él era presidente, en Palacio y «sin ningún requisito previo». El doctor Germán Málaga, investigador que lideró las pruebas de la vacuna en Perú, no desmintió la información a Willax. Él no pudo dar más detalles porque no puede revelar información médica.

Imagen:

Imagen: Willax

La nota evidentemente intentaba mostrar a Vizcarra como un aprovechado que utilizó su cargo para ser inmunizado, a pesar de que aún no hay certezas de si recibió la vacuna o el placebo. Y como era Willax, nadie con dos dedos de frente creyó en la denuncia.

Ampay me salvo

Hoy, sin embargo, el propio Vizcarra lo ha confesado y hasta se ha puesto como un Alcides Carrión. Ha contado que él supervisó personalmente las pruebas de Sinopharm en Perú y que en ese contexto un médico le propuso ser parte de las pruebas. Y —a pesar de que su premier le recomendó no participar— Vizcarra se apuntó.

«(El riesgo) lo están asumiendo 12 mil peruanos. ¿Por qué no sumarme como uno de ellos en esta fase experimental? Finalmente, tomé la decisión valiente de sumarme a los 12 mil voluntarios y que me hagan la prueba experimental. (…) Confirmo, fue el día 2 de octubre».

Imagen:

Donde hay problemas está Vizcarra.

Como está en campaña, quiso demostrar en vivo con una prueba rápida que no tiene los anticuerpos del covid-19, o sea, que no habría recibido la vacuna, sino un placebo. El problema es que ya pasaron más de cuatro meses y, en palabras del Dr. Málaga, no se sabe con exactitud cuánto es el tiempo de inmunización que brinda la vacuna. Además, algunos médicos mencionan que debió hacerse una prueba de neutralización viral, no una rápida.

Si todo fue regular, ¿entonces por qué lo mantuvo oculto y recién habla cuando ya lo ampayaron?

Asegura que no dijo nada porque los 12 mil voluntarios tenían la obligación de mantener la reserva como parte del compromiso. Lo poco creíble de esa respuesta es que hubo voluntarios de Sinopharm que contaron sus experiencias a los medios. Hasta fueron vacunados frente a las cámaras de la CNN. Tan reservado no era.

Y encima más detalles empiezan a salir a la luz. El Comercio publicó que el Dr. Málaga visitó Palacio el 01 de octubre, un día antes de la inoculación. Perú 21 añade que Málaga regresó a Palacio un día después y añade más ají: según su fuente, Vizcarra sabía que lo que le inyectarían sería una vacuna y no un placebo, y que «no hay documentos que sustenten un ensayo clínico porque Vizcarra no se sometió a este».

El chou, round 2

El megarroche ha sido aprovechado por los golpistas del Congreso que se la tienen jurada a Vizcarra. Ellos interrumpieron su tan importante discusión sobre las vacunas y la segunda ola para exigir una investigación contra Vizcarra. Con 104 votos aprobaron citar a la ministra Mazzetti para que explique el caso Vizcarra. Merino fue uno de los que lo propuso.

Mazzetti ya le contestó al Congreso por adelantado. «Desconozco si alguna autoridad de gobierno se ha sometido a dichos ensayos de investigación», ha dicho la ministra de Salud a través de Twitter. La segunda temporada del Congreso vs. Vizcarra recién empieza. Y en plena segunda ola.

Secured By miniOrange