noticias , Salud , sociedad Miércoles, 25 marzo 2020

El fanatismo de los evangélicos no se detiene ni en tiempos de pandemia [VIDEO]

No solo debes cuidarte de esos vivazos que quieren venderte vitaminas o agüita de Susori para curar el coronavirus, también debes hacerlo de los pastores evangélicos que te prometen las oraciones públicas (y el diezmo, obvio) como el antídoto perfecto para frenar esta dizque plaga de Satán.

1. La peste

En Jaén (Cajamarca), un grupo de evangélicos de la iglesia Pentecostal Unida del Perú buscaba frenar la pandemia con rezos en su templo. Se zurraron en la ley del Estado para cumplir con lo que consideran la ley de su dios. La Policía los intervino el último viernes 20 de marzo, pero lejos de arrepentirse, dieron estas alucinantes respuestas al canal local X TV:

«Estamos orando para que la peste pare, porque la peste viene de dios».
«Nosotros sabemos que no nos va a atacar nada porque estamos con dios».
«Clamamos a dios para que la peste no venga aquí a Jaén».
«Están derramando lágrimas por usted, para que no le venga la enfermedad, para que no le venga la peste».
«El dios puede quitarte la vida».

Una de las mujeres que resguardaba el templo le pedía insistentemente al policía leer la Biblia para que la entendiera, mientras que otra se defendió con el argumento de que no había más de 300 personas en el local, como el presidente lo había ordenado.

Pero la tía ConMisHijosNoTeMetas —para variar— estaba en el pasado. Esa orden fue una sugerencia dada antes del estado de emergencia, y precisamente como nadie la acató se prohibió todo tipo de reuniones y desplazamientos.

2. ¿Muertos vivientes o muertos vivazos?

La recomendación de no asistir a reus de más de 300 personas fue dada en la segunda semana de marzo. La cifra era algo simbólico. En verdad lo importante era evitar eventos concurridos. Aún así, el 14 de marzo hubo un congreso internacional por la vida y la familia organizado por #ConMisHijosNoTeMetas en el Hotel Los Delfines (San Isidro).

Según El Comercio, el establecimiento tenía sillas para más de 650 personas.

Imagen: El Comercio

¿Quién se puede contagiar aquí de otra cosa que no sea fanatismo, eh? Hijos de Satán. Imagen: El Comercio

Pero los evangélicos y el hotel negaron que hubiera más de 300 personas, porque el evento era solo para 250 personas. AEA. Solo les faltó decir ‘Nooo, para nahhh. A nosotros nuncaaah. Acá son 290, creo, nah más’.

Y no es que seamos unos ateos lgtebitas, ¿ya? Pero te advertimos que los cultos religiosos son un verdadero peligro en tiempos de coronavirus. El País alerta que «los encuentros religiosos han sido identificados como focos de contagio en dos países (de Latinoamérica) que tenían un número relativamente bajo de casos positivos (de covid 19)».

3. K 100tífikoz

En Lambayeque, los evangélicos también hacen de las suyas, pero no en los templos, sino en las entidades estatales. En la región hay nueve pacientes con covid-19 y al consejo regional se le ocurrió combatir el virus con una solución tan efectiva como el té con limón: el ayuno y la oración. El 18 de marzo aprobaron declarar dos días (22 y 29 de marzo) de ayuno y oración regional por la pandemia.

Imagen: Gobierno Regional de Lambayeque

Imagen: Gobierno Regional de Lambayeque

La salvación fue propuesta por el consejero Manuel Huacchillo, quien llegó al cargo con Podemos Perú, junto al gobernador regional. Es también dirigente de #ConMisHijosNoTeMetas y ha marchado contra ‘la ideología de género’. Ahora entiendes por qué cree que puede manejar el Estado como si fuera su templo.

Recuerda, pecador/a:

La única vacuna contra el coronavirus, por el momento, es la información. Evita salir de casa, evita las concentraciones públicas, así como las fakenews que te comparten por WhatsApp y el fanatismo de las religiones. Hazle caso a Vizcarra que por las puras no habla. 

Secured By miniOrange