ecología , economía , noticias , politica Martes, 2 julio 2019

La Confiep tiene una solución para la crisis del tránsito en Lima: comprar más carros

La cosa es así…

Si te quieres comprar un auto nuevo a gasolina tienes que pagar el ISC

El Servicio de Administración Tributaria de Lima regala una camioneta nueva por pagar a tiempo tu impuesto vehicular. Nada tiene sentido. Foto: Munilima

El Servicio de Administración Tributaria de Lima regala una camioneta nueva por pagar a tiempo tu impuesto vehicular. Nada tiene sentido. Foto: Munilima

El ISC —lo mencionamos en este post sobre otro tema— es el Impuesto Selectivo al Consumo, cuya finalidad es tratar que la gente no consuma ciertos productos. En este caso, lo que el gobierno quiere es desincentivar el uso de carros a gasolina por otros que sean “menos contaminantes“.

Esta medida empezó a regir en mayo de 2018, pero un año después llegaron unos cuantos cambios. De hecho, hace un par de semanas el Ministerio de Economía y Finanzas modificó el ISC para que los vehículos nuevos convertidos a gas previa venta no lo paguen. 

Pero hay gente que no quiere

The whites are at it again. Foto: Gestión.

The whites are at it again. Foto: Gestión

Edwin Derteano, por ejemplo, expresidente* de la Asociación Automotriz del Perú (AAP), quien se queja que —por culpa del ISC— la tasa de renovación del parque automotor de Lima es muy lenta.

Reiteramos que la idea del impuesto es que menos gente compre carros y que si lo hacen sean eléctricos y/o a gas.

Pero Derteano insiste en que no hay suficiente gente comprando autos nuevos. Según su apreciación del problema, lo que Lima necesita son más carros porque “la tasa de vehículos por habitante en el Perú es de las más bajas” de la región.

La actual presidenta de la Confiep, María Isabel León, también argumentó hace poco en una entrevista en RPP que necesitamos librarnos del ISC en este caso (lo cual es la postura oficial del gremio empresarial) para que se vendan más autos y que el Estado recaude más por estas ventas.

Ahora resulta que las ventas de autos importados son el motor de la economía nacional y que los empresarios quieren que la Sunat recaude. Mira tú.

Lo que no te dicen

Es verdad que cada vez se venden menos carros, pero en febrero del año pasado la Cámara de Comercio de Lima publicaba este artículo sobre cómo el aumento continuo del parque automotor es un problema que urge solucionar, pues tanto Lima como el Callao concentran el 66% de los autos del país.

No puedo esperar a comprarme mi carro para meterme a esta cola. Foto: PQS.pe

No puedo esperar a comprarme mi carro para meterme a esta cola. Foto: PQS.pe

De hecho, a finales del 2017, la ONG Luz Ámbar advertía que el parque automotor se había duplicado en siete años porque la gente empezó a comprar motocicletas, mototaxis y camionetas tipo combis y/o minivanes. 

Otra cosita: por alguna razón los empresarios quieren que nos concentremos en el supuesto impacto negativo en la recaudación, pero no entienden que —como puntualiza aquí un profesor de la Escuela de Gestión Pública de la Universidad del Pacífico— la efectividad del ISC también debería incluir otras variables como una posible reducción en emisiones de CO2.

Después de todo, para eso se le puso el ISC.

No se olviden que Lima es una de las ciudades con el aire más contaminado de Latinoamérica y el responsable en un 70% es la polución del parque vehicular obsoleto

En todo caso, si esto de las ventas les preocupa, ¿quizás pueden empezar a comerciar bicicletas? De acuerdo con cifras de la Cámara de Comercio de Lima, la importación de bicis creció 58% en los primeros cuatro meses del 2019. 

Una posible salida

En su columna en Perú21, la especialista en movilidad urbana, Mariana Alegre, le hace el pare a los vendedores de carros y les pide que apuesten por buscar un balance entre transporte público y privado:

¿Es esta política [la de transporte sostenible] dañina para quienes venden autos? En absoluto. En otros países, son las empresas de autos las primeras promotoras de la movilidad sostenible. Saben que una ciudad que se mueve bien los beneficia a ellos como industria y a sus clientes: los conductores de autos particulares. Aquí ya se han dado cuenta de que ahora toca alinearlo con su core-business.

En pocas palabras: en una ciudad en la que es horrible manejar, ¿quién va a querer comprarse un carro? Por supuesto, la especialista es enfática en señalar que no conviene llenarnos de carros. De hecho, enlista una seria de acciones que resolverían los problemas —la contaminación, el tráfico y la pérdida de recaudación— de forma más eficiente:

  • Que salgan las unidades viejas que contaminan,
  • Que entren los autos nuevos que no contaminan,
  • Mejorar las condiciones de tránsito y
  • Hacer algo respecto a la inseguridad vial

En todo caso, señala Alegre, quienes paguen más impuestos deben ser los vehículos menos eficientes —los que llevan menos gente, contaminan y ocupan mucho espacio— para alcanzar un balance entre el transporte público y el privado. Aló, ¿Ministerio de Transportes y Comunicaciones? Ya toca hacer algo, ¿no?

 

N. del A.: Se editó la nota para precisar que Edwin Derteano no es presidente de la AAP desde marzo de este año. [04/07/19]

Diego Pereira

I'm back, bitches » @algunpereira » diego@utero.pe
Secured By miniOrange