denuncia , noticias , Salud Sábado, 18 febrero 2017

Mientras te quejas del calor, en Ucayali estos niños enferman de UTA y nadie los apoya (VIDEO)

niños2

En el libro “De dónde venimos los cholos” de Marco Avilés, se narra la historia de Lorenzo Lima, un miembro de la Reserva Kugapakori Nahua Nanti, la cual se ubica en la selva de Cusco y Ucayali:

«Sus esposas son las dos mujeres que se quitan los piojos. Lorenzo conoció a la mayor adentro de la reserva. Tuvieron siete hijos. Uno se ahogó en el río. Otro falleció con diarrea. Un día Lorenzo empezó a notar que su mujer se hacía vieja. Pensó que se debía a la pena o la soledad. Volvió a la reserva y trajo consigo a la hermana menor. Se juntaron. Tuvieron dos hijos. Uno murió de neumonía. El otro es un bebé que ahora duerme bajo una pequeña manta.

»Lorenzo enumera sus pérdidas sin evidencias de tristeza. Bebe un trago de masato y vuelve a sonreír. Donde viven nunca hubo médicos ni hospitales. Morir de gripe o de diarrea parece un riesgo tan frecuente hoy como hace cinco siglos, cuando esos males llegaron al Amazonas».

La historia no puede encapsularse en la ficción. Menos ahora que el documentalista Fernando Valdivia acaba de publicar un video que denuncia que relatos como el narrado por Avilés son reales. Durante el rodaje de un documental que viene filmando en Ucayali en enero y febrero de este año, se encontró con esta realidad:

“Nos encontramos con un terrible cuadro de enfermedades y desatención en salud en la cuenca del Río Inuya, provincia de Atalaya, región Ucayali. Decenas de niños indígenas amahuaca con uta y numerosas enfermedades debido a la falta de atención en salud y la ausencia de brigadas de salud y postas, la más cercana a dos o tres días de viaje“.

niños1

Los testimonios de los miembros de la comunidad corroboran la información en sus 6 testimonios:

“Todos los niños se enferman porque aquí no hay remedios”.

“La ciudad está muy lejos para llevar [a mi hijo] a curarle”.

“No hay posta para curar a mi hijito. No hay médico también. No viene nadie. No tenemos plata para poner ampolla”.

“No hay posta aquí y no tenemos plata para bajar. Si viajamos desde tan lejos, a medio camino se puede morir mi hija”.

“¿Con qué plata voy a bajar?” .

La UTA se llama realmente Leishmaniasis y se transmite a través de la picadura del mosquito manta blanca (lutzomyia). El mal empieza con un punto rojizo en la piel que se transforma en una llaga, la cual aumenta de tamaño diariamente. Para evitar su extensión y la muerte, esta enfermedad puede ser tratada con ampollas de estibogluconato de sodio, pero esa labor es del Ministerio de Salud.

Aunque también podría apoyar cierta candidata presidencial que gusta de llevar ayuda desinteresada. A menos que estos casos no sean rentables electoral y mediáticamente.