noticias Domingo, 11 enero 2015

Charlie Hebdo, Jacinta, la sátira, y otras deidades

Regina Limo

Nerd feminista y lesbiana. Escribo cuentos y teatro. Leo como descosida y colecciono juguetes. También puedes leerme aquí http://www.nexosrevista.com/search/label/Reina%20Decapitada Hueveo en Twitter como @reinadecapitada

La tragedia del atentado contra el semanario francés de humor Charlie Hebdo ha vuelto a traer a colación el tema de la libertad de expresión. Leo en redes posiciones de todo tipo, desde la condena abierta y la solidaridad con los caídos (el hashtag #YoSoyCharlie) hasta cuestionamientos como el que llama a decir “Yo no soy Charlie”, como este artículo. (También hay quienes dicen “ah, bueno, pero se lo buscaron pues”. Solo diré algo, amigui: A LOS YIHADISTAS LES GUSTA ESTO. En fin.)

Portada de Charlie Hebdo, noviembre 2011

Portada de Charlie Hebdo, abril 2011

En medio de la polémica el humor ha sido el tema más cuestionado. En Perú por ejemplo, nos hemos preguntado si acaso a los amigos de CH no se les habrá pasado la mano, que puede que su humor sea ofensivo. Otros comparan a Charlie Hebdo y cualquier publicación satírica con programas como La Paisana Jacinta o las portadas que hacía, por ejemplo, Aldo Mariátegui.  Nos preguntamos si es lo mismo hacer bromas sobre Mahoma que chistes sobre homosexuales, o si una parodia sobre las declaraciones del Papa sobre el matrimonio gay  está al nivel de los chistes racistas. En este blog escribí hace un tiempo sobre el programa La Paisana Jacinta y en general sobre la forma en que los medios de comunicación tratan ciertos temas referidos a la sexualidad o a los derechos humanos. Ante la suposición planteada sostengo algo que, para mí, es la base de la convivencia en democracia: las personas tienen derechos, las creencias no.

Screen Shot 2015-01-11 at 09.28.11

Cof, cof

Vamos a explicarlo.

La persona es sujeto de derechos porque siente, piensa, tiene poder de decisión y voluntad. La persona es el fin de nuestra sociedad. De hecho, eso está escrito en nuestra Constitución y en las de otros países. Un derecho fundamental de la persona es la libertad de expresión. Esta nace de la libertad de pensamiento: es decir, de creer o de no creer, incluso de dudar. Un derecho reciente y cuyo ejercicio nos hubiera costado el cuello o la libertad hace menos de cien años. Dato: en Perú cualquier religión que NO fuera la cristiana católica estuvo prohibida hasta 1915 (sí, hace apenitas cien años).

1779835_10153495487437067_1304205326556713444_n

Tira del español Albert Monteys

Lo que la ley y los valores supremos que nuestras sociedades protegen es la libertad de expresión. Es decir dentro de este derecho están las manifestaciones religiosas. Si quieres predicar en nombre de Dios puedes hacerlo. Si quieres hacer una asociación de ateos también. Si quieres decir que Dios existe pero la Virgen María no, tienes todo el derecho. La misma libertad que protege a unos lo hace con otros. Incluso a los que hacen chistes sobre esos temas. Como dice Lluís Bassets, existe el derecho a la blasfemia.

– ¡Pero me ofende mucho que lo hagan!

¡Y estás en tu derecho de ofenderte!  Tienes incluso el derecho de decir que te ofende, y decírselo a las personas en sus caras peladas si prefieres. Pero no se puede prohibir de ningún modo este tipo de manifestaciones, tampoco censurarlas o pedir que se ejecute la censura previa. La ofensa por sí misma no constituye delito porque, básicamente, cualquier cosa nos puede ofender. Si alguien, por ejemplo, dijera que escribo feo o que me visto mal, tengo derecho a ofenderme, sí, pero solo eso. Los políticos son objeto de ofensas, parodias (muy pero muy grotescas en varios casos) y no veo a nadie quejarse de esto, salvo ellos, claro. El límite de la libertad de expresión es la persona humana. La libertad de expresión no es irrestricta, pues actos como la difamación o la apología del delito están sancionados por las leyes. Por ello, no existe en absoluto la libertad para quemar herejes. El derecho a ejercer un culto no contempla, por ejemplo, crear y promover una iglesia donde se hagan sacrificios humanos. Las personas que se hagan adeptas serían encarceladas aun con solo promover esta idea, de la misma forma en que se penaliza la apología del terrorismo.

10917345_10153495487507067_824519488008112837_n

Tira del español Albert Monteys

 

Adán Vs. Jehová

La gente tiene derecho a creer en Alá, en Jehová o en la Gran Patata. Así como hay gente que cree que el amor lo puede todo, que Perú va a ir al mundial, que la dictadura del proletariado es justa o que la mano invisible del libre mercado lo regula todo. Tú y yo creemos en algo que otra persona va a considerar estúpido. A todos se nos puede criticar o hacer sátira de lo que pensamos. Es bien distinto a creer que se nos puede atacar por ello. La integridad de la persona es sagrada, las opiniones no lo son, como bien sostiene el filósofo Fernando Savater. ¿Sabes por qué las creencias no son sagradas? ¡Porque pueden llegar a contradecirse entre sí! ¿Qué es lo que haría a una creencia mas especial que otra? ¿La antigüedad? ¿La cantidad de creyentes? ¿Lo violentos que se puedan poner los de un lado? Adorar a Sarita Colonia no es para la Iglesia Católica comparable con adorar a San Martin y un creyente ortodoxo podría considerar esto como un insulto. Sigue teniendo derecho a ofenderse pero no a impedir que esto suceda. Nos ha costado sangre que pueda ser así. Nos sigue costando sangre aun hoy. Hasta el arzobispo de París lo entendió así y se reconcilió con Charlie Hebdo.

 

¿Es lo mismo hacer parodia de la idea de Dios que un chiste racista?

Desde que existe libertad de cultos, las deidades dejan de ser sagradas para todos y se convierten en asuntos particulares, creencias. Pueden formar parte de la cultura y la identidad, sí, pero no son intocables. Desde que existe Declaración Universal de Los Derechos Humanos es una convención social y legal que las personas tenemos derecho a la vida, a la integridad, a NO ser ridiculizadas por lo que en esencia somos: seres humanos. Nuestras ideas sí pueden serlo, lo siento mucho. Lo que es sagrado para unos no tiene que serlo para otros. De hecho la idea de lo sagrado es una concepción religiosa, no social. Lo social es respetar a las personas. No se puede, no se debe, jamás, atacar a los creyentes por el hecho de serlo. Podemos cuestionar sus ideas pero no hostigar a las personas que crean en un dios. Es algo sumamente idiota. La sátira nos provoca la risa al señalar las incoherencias y contradicciones de las distintas ideologías (izquierda, derecha, centro) y religiones (sobre todo las abrahámicas) y con mucha más razón si se trata de la vida política o social. Pero los chistes racistas u homófobos no hacen más que denigrar gratuitamente a personas, no a ideas. No buscan señalar incoherencias o errores sociales de una persona, ideología o sociedad, lo cual es la esencia de la sátira. Es más, contribuyen a perpetuar estigmas probadamente dañinos y contradicen nuestro principio de que todos somos iguales ante la ley (también señalado en la Constitución).

Viñeta de Oroz

Viñeta de Oroz

¿Entonces les disparamos a los racistas?

Eh… ¡CLARO QUE NO!

Lo que corresponde en el caso de manifestaciones discriminadoras es el debate, la sanción social o, como mucho, jurídica, pero nunca, jamás, la sangre.

 

¿Entonces los chistes satíricos jamás son discriminadores?

Lamento decir que sí, que pueden llegar a serlo, que la parodia puede tomar tintes racistas o xenófobos, misóginos u homófobos, antisemitas o islamófobos. Pero que en cuanto lo hace deja de ser sátira y se pone al servicio de lo peor de nuestra sociedad. En ese sentido, como no he leído tooooooooooodas sus ediciones, yo no pondría las manos al fuego y decir que Charlie Hebdo jamás ha emitido un dibujo racista. De hecho, de todos lo s autores y publicaciones satíricas que he leído en mi vida (desde Sofocleto y la China Tudela hasta El Jueves, Revista Barcelona, El Mundo Today o El Panfleto) rara vez alguno ha escapado totalmente a hacer aunque sea un chiste o texto que pueda denigrar a alguien por su etnia, género, orientación sexual o rasgos físicos, o por ser creyente en algún dios. El humor satírico se sostiene en una línea difusa entre la parodia y la discriminación. Con esto no estoy avalando los chistes racistas, todo lo contrario, busco siempre señalarlos y espero que sus autores se den cuenta del riesgo de cruzar esa línea. Sin embargo, a diferencia de estas publicaciones, programas como la Paisana o los chistes racistas en general perpetúan sistemáticamente la discriminación. No buscan hacer ninguna crítica al sistema, sino todo lo contrario, se adhieren a lo peor de este y terminan denigrando a las personas por el solo hecho de serlo: de ser negro, de ser mujer, de ser judío o de ser musulmán. La gracia de la sátira es cuestionar lo que está mal. La sátira suele ser, debe ser, la voz de los que no tienen voz: contra las injusticias, contra los políticos, contra los fanáticos, etc. El papel social de la sátira ha sido importantísimo en el desarrollo de nuestras sociedades, porque es la forma en que puede cuestionarse cualquier orden, cualquiera. Y a todos, en algún momento, nos va a molestar esa sátira, y así está bien. Qué facilito sería respetar la libertad ajena si esa libertad siempre nos complace ¿no?

 

¿Entonces la homosexualidad o la mujer no pueden ser tema de chistes?

Se puede hacer sátira de cualquier tema pero el punto es ver qué es lo que tratas de hacer con ella, qué estás perpetuando, a quién le estás apuntando (esto una metáfora, eh). El tipo de humor como la Paisana Jacinta o las parodias grotescas de personajes como Carlos Bruce o Paolo Guerrero solo contribuyen a perpetuar prejuicios y son nocivos para nuestra convivencia. Sobre estos temas hay hasta humor negro y he aprendido a reírme de chistes sobre el activismo lgtb o feminista (como los de Molg), porque finalmente ese activismo es también un conjunto de creencias. Y ante todo esto, sin embargo, jamás pero jamás la respuesta es la sangre. Si mañana un grupo de etnocaceristas acribilla a Jorge Benavides por hacer la Paisana Jacinta se cometería el mismo crimen que contra Charlie Hebdo. Y aunque nunca aprobaría yo ese tipo de humor por nefasto me solidarizaría con la causa en contra de la violencia. Eso es lo que no ha entendido el ya citado autor de la nota “Yo no soy Charlie”, que suscribir la frase no significa alinearse con la posición de la revista sino con los derechos y la condición de seres humanos de quienes trabajaban en ella, porque todos somos susceptibles a ese tipo de ataques. Yo puedo pensar A y odiarte porque tú piensas B. Tú puedes pensar B y odiarme porque piensas A. Pero a pesar de nuestras diferencias ambos podemos ser víctimas de un loco idiota con metralleta en mano. Y, tristemente, esa obviedad se acaba de hacer patente el jueves pasado. Enunciar “Yo soy Charlie” no es suscribir lo que esta revista diga o haga sino reconocer que las vidas apagadas pueden ser la mía o la de mis prójimos, que los derechos violentados de ellos son también mis derechos violentados.

***************************************************************************************************************

Las viñetas de este texto, salvo la portada de Charlie Hebdo, fueron tomadas de este número especial  de Orgullo y Satisfacción que hace homenaje póstumo a los mártires de Charlie. Disfrútenlo.

Regina Limo

Nerd feminista y lesbiana. Escribo cuentos y teatro. Leo como descosida y colecciono juguetes. También puedes leerme aquí http://www.nexosrevista.com/search/label/Reina%20Decapitada Hueveo en Twitter como @reinadecapitada
Secured By miniOrange