corrupción , politica Jueves, 22 mayo 2008

El escándalo Tudela – Tambini – Giampietri

21210-c3da7re9dr3ol2e.jpg1. Ojalá recuerden a uno de los caseritos de este blog: Moisés Tambini del Valle, ex abogado de Alan García, con una familia vinculada al narcotráfico y, por esas cosas de la vida, jefe ad honorem de todos los procuradores del Estado.

Pues bien. Resulta que la semana pasada, cuando todos estábamos ocupados en la cumbre, el doctor Tambini presentó una discreta renuncia, que apenas mereció algunas líneas en los diarios. No hubo post celebratorio, pero me pareció rarísimo. ¿El aprista con más influencia en el Poder Judicial renuncia tan fácil? Algo fuerte había pasado.

2. Sigamos rebobinando. Curiosamente las intervenciones más descaradas de Tambini mientras estuvo en el cargo fueron a favor del caserito de otro blog, el vicepresidente Luis Giampietri:
a) Botó a una abogada que investigaba una denuncia contra el almirante.
b) La esposa de Tambini, la juez Nancy Ávila, fue una de las que firmó la prescripción del caso Frontón.
c) El propio Tambini presionó al vocal del juicio por difamación con el que Giampietri pretendió amedrentar al procurador Antonio Maldonado.

Y quién sabe cuántas otras más que no se filtraron a la prensa. Curiosamente, Tambini y Giampietri siempre han sido los defensores más bulliciosos de Fujimori en el Gobierno. Además, hay una última relación: Tambini es suegro de Beto Kouri y amigo de Alex Kouri, el jefe del partido Chimpún Callao, del que proviene Giampietri.

3. ¿Listos? Recién viene la pepa. Hoy Caretas publica una investigación de Américo Zambrano que registra encuentros y llamadas que “arrojan serios indicios de tráfico de influencias”. Se trata de dos reuniones entre el desheredado ex canciller fujimorista Francisco Tudela y el principal asesor de Luis Giampietri, Jorge Figueroa, en la oficina miraflorina de Tambini. Los encuentros ocurrieron el 6 y el 12 de mayo y Caretas tiene las fotografías.

Además, la revista ha presentado un registro de llamadas súper interesante a la jueza Blanca Mazuelos, que veía un Hábeas Corpus dentro del ininteligible lío de los Tudela. Los días 15, 16, 18, 23 y 25 de abril la jueza Mazuelos recibió llamadas de los celulares de Figueroa y Tambini.

Lo que dialogaron es un misterio, pero ocho días después, el 24 de abril, la jueza Mazuelos declaró infundada la demanda de Felipe Tudela [el padre]. La apelación de aquél subió a la Tercera Sala Penal de la Corte Superior de Lima, cuya vocal ponente es Nancy Ávila León, la esposa de Moisés Tambini.

Listo. Se cierra el círculo. Todos en la colada bailando cha-cha-chá.

Giampietri y Tambini siempre jugaron en pared. Lo de Caretas confirma todo lo anterior.

No basta con que Tambini haya renunciado ante el inminente escándalo. Tiene que responder. Y también Giampietri debería, mínimo, despedir a su asesor. Mantenerlo sería admitir una complicidad con lo que -dada la cantidad de dinero que se juega en el caso Tudela- parecería ser la mermelada del año.

Link: El mismo escándalo visto desde el tercer piso.

P.S.: Además, Caretas cuenta que el asesor de Giampietri estuvo obteniendo información sobre la pericia psiquiátrica que se le realizará a Tudela papá en el hospital Hermilio Valdizán. La nota es súper detallada, léanla completa.