corrupción , politica Martes, 23 octubre 2007

500 mil soles de coima en el SIS

espinoza.jpgPagados -según un ex funcionario- al ex jefe del Seguro, el aprista Julio Espinoza. Un fragmento de la nota de María Elena Hidalgo en La República:

Comenzaron a disparar acusaciones los implicados en el robo al Seguro Integral de Salud (SIS). El ex jefe de Administración del organismo, José Vega Díaz, declaró ante la fiscal anticorrupción Juana Meza Peña que le entregó 500 mil soles en efectivo a su ex jefe, Julio Espinoza Jiménez, supuestamente como compensación por haber aprobado las compras ilícitas con el presupuesto de 14 millones que asignó el Ejecutivo para ayudar a los damnificados del terremoto.

En su manifestación, Vega Díaz acreditó como testigo del presunto abono ilegal de dinero a Espinoza Jiménez, a la subgerenta de Logística del SIS, Melissa Díaz Ramos, quien también, como Vega Díaz, se encuentra detenida.

A su turno, Melissa Díaz reconoció que Vega Díaz se le acercó a su escritorio para mostrarle un maletín y le dijo que contenía dinero que iba a entregar al ex jefe del SIS: “¡Esto es para Espinoza!”, alardeó Vega Díaz y anunció que se iría de viaje al exterior, lo que efectivamente hizo al viajar a Cuba.

El abogado de Espinoza ha negado todo. Ojo que el denunciante, José Vega, tampoco es un santo: trabajó con los Aybar Cancho. Sea como sea, es increíble descubrir cómo una entidad menor resultó putrefacta en cada rincón: haciendo negocio no sólo con el terremoto, sino también con el censo (algo por lo que el INEI todavía no responde) y hasta con -increíble, inaudito, nunca ha sucedido- computadoras.

Ojo que el abogado de Espinoza también dijo en CPN:

…que 13 funcionarios de distintos organismos autónomos fueron convocados a Palacio de Gobierno para pedirles que destinen parte de su presupuesto al censo del pasado domingo 21 de octubre.

“13 instituciones fueron convocadas a Palacio de Gobierno. Los 13 funcionarios de supuestas entidades autónomas se han mojado a favor del censo. Lo hicieron todos”, manifestó.

Who’s next? Habla, Carolina.