corrupción , noticias , politica , sociedad Domingo, 16 mayo 2021

TODO lo que hay detrás de las rochosas kampañas naranjas contra Castillo para ‘salvar el modelo’

La campaña contra Humala en 2011 estuvo aderezada, entre otras maniobras mediáticas, por campañas privadas como estas:

Imagen: Confiep

Hubo dos candidatos, y la Confiep te pedía no votar por el que te llevaría atrás. Imagen: Spot de la Confiep

Para pagar la campaña de esos spots, la Confiep (con la ayuda de empresas como Odebrecht) dio una propinita de US$ 2 millones. Pero, ojo, no era una campaña a favor de Keiko, sino del modelo ekonómico que estaba amenazado por la propuesta comunista del castrochavista de Humala!!!11

Y como Dark queda chica al lado del Perú, la campaña para salvar el modelo se vuelve a repetir en estas elecciones. Ahora tampoco a favor de Keiko, sino en contra de Castillo. Y hay mucha, pero mucha plata detrás.

Intervención: Útero.Pe

Intervención: Útero.Pe

Los karteles de Punto Visual

Los mensajes de los famosos paneles que parecen portadas de Perú 21 pertenecen a la empresa Punto Visual. La compañía le ha contestado a la ONPE que nadie los ha pagado, sino que son iniciativas propias y que, please, respeten su derecho a la libertad de opinión y expresión.

Con los colores de #ConMisHijosNoTeMetas para que el mensaje utlraconserva quede claro.

Con los colores de #ConMisHijosNoTeMetas para que el mensaje ultraconserva quede claro.

En Punto Visual deben estar más asustados que sanisidrino en Chota porque la ONPE viene investigando quién está detrás de sus carteles. Lo que pasa es que la ley de financiamiento político prohíbe los aportes anónimos y los aportes indirectos de empresas. Además, el financiamiento ilegal y anónimo es considerado un  d e l i t o  desde el 2019.

Y detrás de esos carteles hay mucha plata: los costos de los avisos pueden llegar a los S/ 17 mil por unidad. Por cierto, La República ha recordado que el fujimorismo fue cliente de Punto Visual: en 2016, Fuerza Popular contrató los servicios de la compañía por S/ 142 mil 747. Eso sí que es fidelización del cliente.

Sincerando un panel. Imagen: Heduardo para La República

Sincerando un panel. Imagen: Heduardo para La República

Por la familia Fujimori

La plata también corre en redes. La kampaña que más bulla hace es una llamada «#PorMiFamilia«. Detrás está el publicista Robby Ralston, quien sin paltas dice que su cruzada está dirigida a los votantes que aún tienen “náuseas” de elegir a Keiko. Busca convencerlos de que ella es el mal menor.

Imagen: Captura de Twitter

Imagen: Captura de Twitter

El video más famoso de #PorMiFamilia es el de Tilsa Lozano diciéndole «no al comunismo». También hay otros más rochosos que son protagonizados por excandidatos fujimoristas que se hacen pasar por ciudadanos espontáneos que se suman a la campaña. Caretas identificó a tres:

Verónica Escobal (candidata al Congreso en 2016 por Fuerza Popular), Juan Diego Cieza (candidato al Parlamento Andino en 2021 por FP) y Mary Vilca (candidata al Congreso en 2021 por FP).

Imagen: Captura de Twitter

Ah, pero el cerebro de esta campaña dice que no ha coordinado con el fujimorismo, por si acaso. Imagen: Captura de Twitter

Aquí tampoco se quiere informar con precisión quién los financia. Esta semana Facebook tuvo que eliminarles tres anuncios virales porque las publicaciones pagadas no identificaron al financista detrás de la propaganda política.

Ojo Público encontró que no solo Robby Ralston empuja esta contracampaña. Detrás también están personajes como:

Una campaña disfrazada de medio

Piensa.Pe es una web creada en junio del 2020 con la intención de defender «la democracia, el estado de derecho, la libertad económica y las libertades individuales». O sea, es algo así como un partido de derecha pero que finge ser un medio de comunicación.

Todo lo que dicen. Imagen: El Foco

Las notas que promocionan en Facebook. Imagen: El Foco

La autora de esta operación es la Asociación de Contribuyentes del Perú, una agrupación dirigida por un tal José Ignacio Beteta, un excolumnista del grupo El Comercio al que botaron —dice— porque él sí es de derecha:

«Ya no me dejan escribir en El Comercio porque yo soy más liberal de derecha. De verdad soy liberal, estos son progresistas».

Imagen:

PALTA. Imagen: Captura de Twitter

Los amigos de El Foco contaron que en los últimos dos meses Piensa.Pe ha gastado S/ 604 mil 497 para promocionar posts anticastillo en Facebook. La plata para su personal es un gasto aparte. Un redactor, por ejemplo, puede ganar cinco mil soles siempre y cuando firme que está de acuerdo con el “ideario del proyecto” y en contra de las “propuestas populistas”. ¡Viva la libertad! ¡No al chavismo!

En un documento de Piensa.Pe que fue elaborado para pasar el sombrero también se detalla que su campaña está dirigida al público indeciso (específicamente el de Lima y el del norte) para convencerlos de salvar el modelo. ¿De quién? De Castillo, obvio. Lo dicen sin roche en su estrategia de comunicación #2:

«Castillo te ofrece más Estado y más burocracia. ¿Cómo podría ser una solución eso? Si el Estado no ha funcionado antes».

Imagen: Piensa.Pe

Imagen: Piensa.Pe

Las compañías que dan sus propinas para esta web y para la Asociación de Contribuyentes —siempre según El Foco— son dos empresas extranjeras: Atlas Network y el Archbridge Institute, ambas con sede en Estados Unidos. 

La cruzada de un periodista independiente

En enero, la web Lampadia inició una campaña llamada ‘Defensores de la inversión’. La consigna era la misma que las de las otras: defender el modelo. Eso sí, el guion de su primer spot parece haber sido escrito por cualquier Becerril:

«El Perú está bajo ataque. Manos perversas se infiltran en las legítimas necesidades de la gente para derrumbar lo que todos los peruanos hemos construido juntos. (…) Igual que en Venezuela, Bolivia y Chile, generan anarquía para pedir una asamblea constituyente que nos llevará a un modelo estatista que ya nos ha hecho demasiado daño». 

Imagen: Captura de Youtube.

Fernando Cilloniz, el máximo defensor del modelo, cueste lo que cueste. Imagen: Captura de Youtube.

La campaña, sin embargo, parece haber movido sus fondos acabado apenas terminó la primera vuelta. Su último spot fue subido el 14 de abril a YoTtube. Y aunque felizmente ya no haya más noticias de ellos, es importante que sepas quiénes estaban detrás.

Sí, ya te dijimos que la organizó Lampadia, pero ese nombre no te debe sonar tanto como Jaime de Althaus. Afirmativo, el actual consejero consultivo del grupo El Comercio preside esa web que en algún momento recibió su tajada de la Confiep:

Hildebrandt en sus trece reveló que, entre 2015 y 2016, Lampadia recibió en estricto secreto un donativo de la Confiep de 306 mil dólares para «promover la libre competencia y difundir la importancia de la inversión privada con la finalidad de propiciar el bienestar general». Qué envidia.

Ya, ¿pero esto es patrocinado por la Confiep? Imagen: Captura de Twitter

Ya, ¿pero esto es patrocinado o no? Imagen: Captura de Twitter

El otro vínculo de Lampadia con la Confiep tiene nombre y apellido: Pablo Bustamante Pardo. Es actual miembro del directorio del medio y en 2011 fue coordinador de la campaña que la Confiep puso en marcha para salvar al modelo de las garras de Humala. Y así el principio es el fin.

***

Como nunca es suficiente, ahora la operación rescate incluye la distribución gratuita de un periódico anónimo de ocho páginas llamado ‘Ampay me salvo’.

Pero deja de pensar mal, no es por Keiko, es por el modelo. Porque en nombre del modelo todo se vale. Incluso volver al 2011 o, peor, a los 90.

Secured By miniOrange