noticias , politica , sociedad Sábado, 13 febrero 2021

Los partidos que no debes olvidar y que dejaron al Perú sin ministra de Salud en plena segunda ola

Un nuevo día de Willax en el Perú. Hay 210 fallecidos nuevos por covid, el oxígeno y las camas UCI escasean, el gobierno busca más vacunas y los médicos de primera línea reclaman porque muchos no han sido considerados en la vacunación. Ah, sí: y ya no tenemos ministra de Salud. Pilar Mazzetti renunció anoche presionada por el Congreso.

¿En qué momento pasamos de la esperanza del domingo por la llegada de las vacunas al dolor de mitra por este nuevo golpe a la estabilidad?

Todo fue (oootra vez) por el Congreso y Vizcarra. Hasta ahora no queda claro si el man participó en las pruebas de las vacunas como los 12 mil voluntarios o si hizo su cochinada por lo bajo para recibir la vacuna (y no un placebo). Hay más pruebas de lo segundo.

Citada por ese Congreso que se la tiene jurada a Vizcarra, Mazzetti respondió el jueves que ella nunca supo de la vacunación de su exjefe ni de ningún miembro de su gabinete y fue contundente en decir que un presidente debía abstenerse de participar en un ensayo clínico.

Después de su presentación, un borrador de censura a Mazzetti empezó a circular por los medios. Pero el Congreso pedía la cabeza de la exministra incluso antes de escucharla. Varios no querían más en el Ejecutivo a la política que se negó a formar parte del gobierno de facto de Merino. Y hay declaraciones de sobra, aunque ahora digan que ellos no la botaron.

Intervención: Útero.Pe

¿Cuándo tendremos la vacuna contra las crías de la Mototaxi? Intervención: Útero.Pe

Podemos

Sus gritos aparecieron apenas olieron la sangre. El jueves, cuando recién se estaban planteando las preguntas para Mazzetti, la Bartra de Podemos, Cecilia García, interrumpió a su colega de bancada, Carlos Almerí, para pedir que Mazzetti se vaya. «Tiene que renunciar», dijo hasta en dos oportunidades (min. 01:57:19).

Su vocero alterno negó que ellos estuvieran preparando una censura contra Mazzetti, pero la verdad es que desde enero buscan bajarse a la mesa directiva del Congreso (la cual legalmente encabeza Sagasti). Esa vez, quienes amenazaron con hacer correr sangre fueron Arón Espinoza y Cecilia García. Ambos hablaban de censurar a la mesa de Mirtha Vásquez porque «no los representa».

Acción Popular

El conchudazo de Merino fue quien desde un principio salivó con el informe de Willax sobre Vizcarra. Por la mañana del jueves mencionó el caso y hasta sugirió que periodistas que no le caen (Rodrich, RMP) se habrían beneficiado de la vacuna. Nadie le hizo caso, pero en la tarde —cuando Vizcarra reconoció su vacunación— paralizó la sesión e impuso su pedido de citar con urgencia a la premier Violeta Bermúdez y a Mazzetti.

Merino no mencionó lo que se notaba que quería, pero quien sí pidió la censura con todas sus letras fue su pata de bancada Wilmer Bajonero. Después de meterse un florazo mientras le planteaba preguntas a Mazzetti (y sin escucharla), pidió su cabeza (min. 2:24:10):

«Señora ministra, ¿por qué no renuncia? Hágale un favor al Perú. Ya cumplió su ciclo. Hay personas mucho más competentes que pueden estar a la altura en esta plena crisis y que (pueden) dar la cara y que se involucren. Y esperamos que este mensaje también le haga llegar a la presidenta de EsSalud».

La bancada de Acción Popular al toque rechazó públicamente que quisiera censurar a Mazzetti, pero esa misma bancada fue la que el año pasado negó que quisiera vacar a Vizcarra. O sea…

Alianza Para el Progreso

César Acuña hace rato que grita entre líneas que más contento estaría con el gobierno de Merino (al que ayudó a poner en Palacio): al gobierno de Sagasti solo le tira barro. Ni siquiera le reconoció la llegada de las 300 mil vacunas.

Un perfecto representante suyo es César Combina. Él le pidió a la exministra la lista de los beneficiados de las dosis que llegaron el domingo. Mazzetti respondió que no se podía por la protección de datos personales y porque el padrón aún está siendo corregido. Entonces Combina se asó y pidió que la boten:

«¡Cómo no ha tenido la valentía de querer publicar una lista de beneficiarios que estamos pagando todos los contribuyentes! Eso es una desgracia. (…) Y eso, el día de hoy, amerita una censura. Una censura que, de verdad, el gobierno debe de pensar muy claramente porque es indignante». 

Hace una semana, por cierto, Fernando Meléndez también amenazaba a la premier con censurarla si mantenían a Fiorella Molinelli a cargo de EsSalud. O sea que apuntan a más.

UPP

No podía faltar la bancada de Antauro en esta coalición. De hecho, José Vega ya le pedía a Mazzetti que se vaya hace una semana por «no dar muestras de que tenga capacidad para el manejo de la salud pública del país».

Su boicoteo al gobierno ha incluido las rochosas recomendaciones de su congresista Javier Mendoza, quien el jueves por la mañana llamó «a todo el país a desacatar estas medidas abusivas e injustas de confinamiento». El alma de Antauro vive en UPP.

Bancadas satélites

Esta vez los vacadores no contaron con el apoyo explícito de Fuerza Popular, el Frepap ni el Frente Amplio pero sí de las bancadas satélites. 

  • En Nueva Constitución, Rubén Ramos Zapana adelantó que si las respuestas de Mazzetti no aclaraban las dudas sobre el caso Vizcarra, la censurarían a ella, al ministro de Trabajo y los acusarían constitucionalmente (min. 2:57:43).
  • Antes de que si quiera se aprobara la citación a Mazzetti, Betto Barrionuevo (Descentralización Democrática) se enorgulleció de su voto por la vacancia de Vizcarra y acusó a Mazzetti de ser «la directa responsable» de lo que sucede en el Perú: «Pido que esa ministra deba ser censurada, así como la premier».
  • Otro que apunta hasta la premier es Jim Mamani (Nueva Constitución), quien ayer contó en Exitosa que evaluaba una censura contra Mazzetti y que pidió que la primera ministra se vaya por el manejo de la pandemia.

Mazzetti ya no está, como los vacadores lo exigían. Sagasti ha dicho en RPP que renunció por los maltratos continuos del Congreso. El caso de Vizcarra «pudo haber sido la gota que rebasó el vaso, no fue una sola cosa puntual». Al final, ha aceptado la salida de Mazzetti y juramentará a Óscar Ugarte como el nuevo ministro.

La escena recuerda mucho a la Mototaxi que se bajó al ministro de Educación de PPK, Jaime Saavedra, como antesala de la vacancia presidencial. Si el Congreso ahora no teme en apuntar a la cabeza de la premier en plena segunda ola, ¿la caída de Mazzetti será la antesala de una jugada más grande y desestabilizadora? 

Secured By miniOrange