denuncia , discriminación , libertades , noticias , politica , redes sociales , sociedad Miércoles, 26 agosto 2020

El enemigo en casa 2: Rosario Sasieta quiere que el Cipriani de Arequipa reciba denuncias de mujeres maltratadas

No queríamos hablar de esto, ¿ya? Pero si hay algo que llamó nuestra atención del nuevo gabinete ministerial a cargo de Walter Martos fue la presencia de la excongresista convertida en influencer de las redes, Rosario Sasieta, en el Ministerio de la Mujer.

¿Por qué, ah? ¿Por lo de lavapiés?

No. No. Esa fue una jugada bien ruin contra la Sasieta. Lo decimos porque en el 2016, cuando no teníamos pruebas pero tampoco dudas sobre los vínculos corruptos de los apristas con Odebrecht y otras empresas de Lava Jato, la popular señora ley se lanzó al Congreso con la alianza Apra-PPC, que juntaba en una maraña extraña a los seguidores de Alan y los de Lourdes Flores. La alianza fracasó y la Sasieta no salió electa.

Era más chévere cuando la troleaban por ser viuda de Paniagua. Imagen: Twitter

Aaaasu.
Imagen: Twitter

Pero este post no es para evocar el pasado inmediato de la flamante ministra de la Mujer sino para confirmar nuestras sospechas de que su nombramiento fue una muy mala decisión. El 21 de agosto pasado, Rosario Sasieta ofreció una entrevista en el noticiero matutino de Latina TV. Fue tan amena la conversación que hasta le pusieron, al final, la canción que evoca su apodo «Señora ley». El asunto es que una partecita que ha pasado desapercibida de esa entrevista nos puso en alerta máxima. 

Miren a partir del minuto 3:30 de este video:

Esto es lo que dice la nueva ministra de la Mujer:

Al día siguiente de tomar juramento me fui a Arequipa porque en Arequipa los índices de violencia contra la mujer se habían disparado. En Arequipa tuve una reunión con el arzobispo de Arequipa, Javier del Río, para que también se pusiera de pie y entendiera que todas las mujeres podían, por ejemplo, en cada capilla, en cada templo, poner en una cajita su nombre, su angustia y su celular. Y eso el arzobispo me lo mandaba directamente al despacho».

¿Escuchamos mal o de verdad ha dicho eso? La ministra de la Mujer quiere que las mujeres que sufren maltrato de cualquier tipo acudan a la iglesia a cargo de Javier del Río a dejar sus datos personales y su testimonio de maltrato y el arzobispo en persona le enviaría esa cajita (¿?) a la Sasieta.

No. No hemos escuchado mal.

O sea, hay muchas cosas que están jaladas de los pelos en este extracto de declaración:

  • De arranque, que la ministra Sasieta se reúna con un arzobispo (y encima lo destaque) antes de que con organizaciones de mujeres en Arequipa.
  • Que pida que le envíen «en una cajita»????!!!11 los testimonios de mujeres que sufren maltrato.
  • Y confiarle esa chamba a la iglesia y no a cualquier iglesia, sino a la que está a cargo de Javier del Río.

¿Se acuerdan de Javier del Río?

Lo que nos faltaba. Intervención: Útero.Pe

Lo que nos faltaba.
Intervención: Útero.Pe

Este curita es más conocido como el Cipriani de Arequipa. Si no lo recuerdan, aquí les traemos un memorex.

Este es el arzobispo con el que la Sasieta se reúne para hablar de maltrato contra las mujeres:

Este es el curita con el que la Sasieta se reúne y orgullosa lo anuncia. Imagen: captura web El Comercio

Este es el curita con el que la Sasieta se reúne y orgullosa lo anuncia.
Imagen: captura web El Comercio

No solo está en contra de las mujeres, sino también es un homofóbico y no le da roche reafirmarlo cada vez que puede:

Por si les queda dudas. Imagen: captura web El Buho

¿Qué pasa si el testimonio es de una mujer lesbiana, transgénero o bisexual?
Imagen: captura web El Buho

Si googlean «Javier del Río + ideología de género», les saldrá un huevo de notas con sus declaraciones en contra de las mujeres y las personas LGTB. Incluso titulares como estos:

Lo que no es bueno ea afirmar algo sin probarlo antes. Imagen: captura El Búho

Lo que no es bueno ea afirmar algo sin probarlo antes.
Imagen: captura El Búho

Por supuesto, esto no es lo único.

El color de la Sasieta

Cuando recién asumió el cargo de ministra, Rosario Sasieta declaró en RPP que el ministerio de la Mujer no podía tener color político:

Imagen: YouTube

Imagen: YouTube

Sin embargo, lo primero que hizo al asumir el cargo fue reunirse con Del Río quien, además de ser un comprobado hombre que no ama a las mujeres, también es un frecuente opinólogo sobre lo que hacen o no las autoridades del gobierno.

Esta declaración es de hace poquito nomás, criticando al actual mandato de Martín Vizcarra:

Otro ministro de Vizcarra acercándose a la gente que odia a Vizcarra. Imagen: captura web La República

Sasieta es la segunda ministra de Vizcarra acercándose a la gente que odia a Vizcarra.
Imagen: captura web La República

Javier del Río también usa sus misas para orientar el voto popular hacia los candidatos que él prefiere. Si la Sasieta no quiere «colores políticos» en su ministerio, ¿qué hace reunida con el arzobispo más político después de Cipriani?

Del Río en una foto con la entonces candidata del mismo partido con el que la Sasieta se lanzaba al Congreso. Imagen: Twitter

Del Río en una foto con la entonces candidata del mismo partido con el que la Sasieta se lanzaba al Congreso.
Imagen: Twitter

Primero fue el Canciller López Chávarri llamando a un fujimorista recalcitrante para «asesorarlo» y ahora la Sasieta haciendo tratos con el arzobispo misógino. Cuidado con los topos, señor presidente, el enemigo puede estar en casa.

Secured By miniOrange