discriminación , ecología , internacionales , libertades , noticias , politica , sociedad Miércoles, 22 julio 2020

For dummies: qué es el Acuerdo de Escazú y por qué TODO el mundo debería estar de acuerdo con esto

Todo empezó hace casi dos años, el 27 de setiembre del 2018. La entonces ministra del Ambiente, Fabiola Muñoz, acudió a la semana del Clima en Nueva York, que era parte de las actividades de la 73ª reunión de las Naciones Unidas.

La ministra Muñoz firmando el Acuerdo. Por eso LKM. Imagen: SPDA

La ministra Muñoz firmando el Acuerdo. Por eso TKM.
Imagen: SPDA

Ese día, junto con otros países y en representación del Estado peruano, firmó el Acuerdo Regional sobre Acceso a la Información, la Participación Pública y Acceso a la Justicia en Asuntos Ambientales en América Latina y el Caribe, cuyo chaplín es el Acuerdo de Escazú, en referencia al nombre del lugar donde se creó, en Escazú, Costa Rica.

¿Y qué es esto?

  • Lo firman 12 países de Latinoamérica y ha demorado unos seis años en concretarse.
  • Este documento es para garantizar la transparencia del Estado, en temas ambientales, frente a la ciudadanía. O sea, para que toooodos los habitantes de esos países puedan tener acceso a la información y a la justicia en la gestión de recursos naturales.
  • Más facilito: para que nos respeten, no pasen por encima de nosotros y así evitar más baguazos.
Imagen: Mongabay

Imagen: Mongabay

Pero como todavía sabemos que siguen dudando, vamos a poner lo más importante de este acuerdo, como para que lo entienda hasta Urresti que no lee lo que vota.

Qué dice el acuerdo de esos rojetes

El documento tiene solo 42 páginas, casi casi como la separata que te daba tu profe para que piratees.

  • El Acuerdo defiende el «derecho al acceso» y eso significa al acceso a la información, a la participación en toma de decisiones y a la justicia. Todo esto cuando hablamos de gestionar recursos naturales.

Y también tiene principios muy pajas que son hasta obvios pero nunca está de más recordarlo:

  • De igualdad y no discriminación.
  • Transparencia y rendición de cuentas.
  • Principio preventivo, de equidad intergeneracional y de máxima publicidad.

Y lo más importante que desbarata toda fakenews que se difunde sobre este documento:

  • Principios de soberanía permanente de los Estados sobre sus recursos naturales.

Además, por primera vez en un documento internacional se incluye la protección de las personas defensoras de los derechos humanos en asuntos ambientales.

O sea para que pase más de esto:

Imagen: Mongabay

Esto sucedió en el 2017. Imagen: Mongabay

Y menos de esto:

Imagen: web mocicc

Esto pasó el 2019. Imagen: web mocicc

Entonces, en resumen:

  • El Acuerdo de Escazú le pone llave a las leyes que ya existen en el país para proteger los derechos humanos en materia ambiental. ¿Para qué? Para estar protegidos por si grupos interesados intentan derogar leyes de transparencia y acceso a la justicia.

Y ahora que hablamos de grupos interesados, si bien el Perú firmó este acuerdo hace casi dos años, el Congreso de la República debe ratificar esa decisión. Y aquí empiezan los problemas.

El falso cuento de la «soberanía»

Los mismos grupos con las mismas personas y sus mismos medios que se oponen a todo lo que sea respeto de las personas están creando una serie de fakenews para que el Congreso no ratifique el acuerdo. Esta es la lista, como para que vean que es muy necesario que el Perú ratifique el documento:

1. Los medios de boomers con un mismo discurso

En Expreso rebotan las opiniones de Aldo Mariátegui, que basa su postura en una afirmación tan seria como sus portadas cuando era director de Correo:

Aldito y su excusa para todo: "son caviares oenegeros". Imagen: Expreso

Rebaja la soberanía porque los amigos de Aldo no podrían hacer negocios tan fácil ni pedir al Estado que meta bala.
Imagen: Expreso

2. La Confiep siendo la Confiep

Hay algo básico en la política peruana: cuando la Confiep diga algo, siempre hay que hacer todo lo contrario. El gremio de los dueños del Perú emitió un comunicado «expresando su preocupación» por la ratificación del Acuerdo de Escazú. 

«Lo más grave que puede ocurrir con una posible ratificación de este acuerdo es la abdicación a nuestra soberanía sobre nuestro territorio nacional ya el Perú estaría expuesto a los marcos normativos internacionales. Lo que significaría que estaremos exponiendo a más del 60% del territorio nacional que es la Amazonia peruana, así como el territorio andino, costero y marino a un Tratado que genera inestabilidad jurídica en el país afectando indudablemente a las inversiones y al propio desarrollo de las poblaciones de nuestro territorio nacional».

  • Para empezar, el Perú ya está sujeto a marcos normativos internacionales como el Pacto de San José, que protege los derechos humanos de toooodos los que habitan este país.
  • O sea, hasta la engreída de la Confiep, Keiko Fujimori, ha querido acudir a instancias internacionales aduciendo una «persecución política» por las investigaciones en su contra.
  • El Tratado es bastante específico en cuanto a los principios de soberanía de cada Estado y lo hemos dicho más arribita.
  • Lo que pasa es que a las petroleras, a las mineras y a todas las empresas que explotan recursos naturales para enriquecerse, les van a pedir rendición de cuentas que no están dispuestas a soltar tan fácilmente.

Ahora sí. Continuemos.

3. Los más odiados del Perú en contra del acuerdo

Hay algo que se llama la Coordinadora Republicana, que es un grupo de boomers a.k.a viejos lesbianos que se dedican a emitir comunicados para todo. El 19 de julio también emitieron uno para pronunciarse en contra del Acuerdo de Escazú. Lo rebotaron los medios que mencionamos más arriba. Pero fíjense quiénes firman el comunicado.

  • Ántero Flores Aráoz.
  • Francisco Tudela.
  • Roque Benavides.
  • Giampietri.
  • Butters.
  • Rafael Rey.
  • Erasmo Reyna Y Wilber Medina, abogados de Alan.
  • Olaechea.
  • Mulder.
  • Rosa Bartra.
  • Christian Rosas el hijo de Julio Rosas.
  • Eugenio D’Medina.
  • El fujitroll Miklos Lukasc.
  • Víctor Andrés Ponce el exrojo del Montonero.

O sea, todos esos nombres, incluidos los excongresistas más odiados del Perú, deberían ser suficientes para que se ratifique el Acuerdo de Escazú. Pero, claro, el gabinete Cateriano parece más de esa mancha que de la del sentido común.

El Canciller miedoso

El domingo que pasó, el mismo día en que la Coordinadora Republicana sacó su comunicado, en una entrevista en Canal N, el nuevo ministro de Relaciones Exteriores, Mario López, sentó la posición de Vizcarra de no defender la firma del acuerdo.

“Hay una discusión que se ha abierto a nivel nacional. Pero, hay una posición que es la de seguir dialogando, conociendo los pro y los contra. No ratificarlo todavía, no hay un consenso. Es la mejor oportunidad ahora de conocer las diferentes posiciones. Recordemos que este convenio está hace un año en el Congreso”.

La derecha es más mosca en Colombia

Pero a diferencia de Vizcarra, en Colombia la derecha ya chapó esta bandera para no dejársela a la izquierda.El gobierno de Iván Duque ya salió a defender el Acuerdo de Escazú ante el Congreso de su país. Esto es lo que dijo el ministro del Ambiente, Ricardo Lozano, para que vean que los colombianos sí entendieron de qué va el documento.

Este Gobierno cumple su palabra. El Señor Presidente se comprometió con blindar el país con el más robusto marco normativo que brinde las herramientas suficientes para aplicar nuestra máxima protección al medio ambiente. Hoy radicamos ante el Congreso este proyecto de Ley que fortalece el rol de la sociedad civil en la política ambiental con miras a hacerla más participativa, representativa y acorde con los intereses de los diferentes grupos sociales. Este acto confirma la voluntad del gobierno de consolidar su liderazgo en materia ambiental, que muestra el compromiso con una gobernanza ambiental proactiva, inclusiva y responsable».

Ahora sí. ¿Ya podemos decir que Cateriano fue una muy pero muy mala decisión? 

Secured By miniOrange