noticias , Salud , sociedad Martes, 19 mayo 2020

3 escándalos que nos recuerdan que todavía tenemos Ministerio de Cultura

Con la pandemia seguramente habías olvidado que el Ministerio de Cultura existía. Un dato contradictorio si consideras que precisamente durante esta cuarentena la cultura es la que te ha salvado del aburrimiento, la preocupación y la ansiedad. Apostamos a que tampoco recuerdas el nombre de la ministra de Cultura.

Es ella. Se llama

Es ella. Se llama Sonia Guillén. Te apostamos una luca a que no la conocías. Imagen: Mincul

Pero el Ministerio de Cultura sí existe. Y lo acabamos de recordar por tres escándalos que han reportado los medios.

Intervención: Útero.Pe

Intervención: Útero.Pe

1. ¿Quién es Richard Swing?

Es un ‘cantante’ que se llama Richard Javier Cisneros Carballido y ha cobrado S/175 mil 400 del Ministerio de Cultura por sus servicios prestados desde hace dos años, según Magaly TV. La chamba más rochosa fue una que dio en plena pandemia, el 24 de abril. Lo contrataron para brindar servicios «motivacionales a través de conferencias virtuales» para los trabajadores del Mincul. Por ese «trabajo» cobró 30 mil soles. 

Y si no le crees a Magaly, aquí te dejamos la prueba de que la contratación fue real. Imagen OSCE

Y si no le crees a Magaly, aquí te dejamos la prueba de que la contratación fue real. Imagen OSCE

Richard Cisneros dice tener 28 años de trayectoria musical nacional e internacional (aunque en Twitter lo siguen menos de 50 gatos) y hasta «un doctorado honoris causa por su aporte a la humanidad, ayuda al prójimo y la cultura». Su descripción en Facebook (que seguramente el Mincul debe conocer muy bien) no tiene pierde:

Imagen: Facebook

Para que después no digan que el Mincul no apoya a los artistas. Imagen: Facebook

Pero Chollywood solo lo recuerda como Richard Swing, un personaje que hasta hace algunos años se paseaba en la tele para mecharse con Andy V y Milena Zárate y ganar portadas. En YouTube, tiene decenas de ‘videoclips’, pero no pasa de los mil suscriptores. Tongo tiene más impacto cultural y hasta motivacional.

2. No todos tienen la suerte de Swing

Los artistas que no tienen el mismo ‘talento’ de Swing no la están pasando tan bien durante esta cuarentena. Algunos gremios de músicos, artesanos, escritores y actores ya empezaron a hacer bulla por el «abandono y falta de liderazgo» del Ministerio de Cultura durante el estado de emergencia.

A inicios de mes, la ministra de Cultura, Sonia Guillén, le dijo al Congreso que su sector «viene adoptando una serie de acciones para afrontar la difícil situación que atraviesa el sector«. Pero no hay acciones contundentes, como lo reconoce el propio premier, quien hace cinco días admitió que «el Ministerio de Cultura tiene cero decretos legislativos» por atribución de facultades en la pandemia.

El único decreto del que pueden hablar es uno que se publicó ayer (64 días después del inicio del estado de emergencia). La medida servirá para incrementar el monto de los premios de los concursos del ‘Plan Anual de Estímulos Económicos para la Actividad Cinematográfica y Audiovisual 2020’ y para convocar a un concurso que «favorezca la circulación de obras en medios digitales y tradicionales». Los detalles serán conocidos «próximamente». Aia.

3. ¿Y si tratan a las comunidades indígenas como a Cholywood?

Pero lo más grave es lo que está ocurriendo con las comunidades indígenas. Estos grupos son unos de los más vulnerables ante la pandemia, como lo recuerdan desde la ONU:

Imagen: RPP

Imagen: RPP

Recién este fin de semana el Ejecutivo y la viceministra de Interculturalidad del Ministerio de Cultura, Angela Acevedo, aparecieron por Loreto y Ucayali con ayuda. Pero las comunidades piden habilitar las postas médicas con camas, medicamentos y personal médico, así como una estrategia especial para la Amazonía (como dar información en sus idiomas nativos) para evitar más muertes. ¿Les harán caso o tienen que hacer show como Richard Swing para que les destinen miles de soles?

Secured By miniOrange