noticias , politica , Salud Lunes, 18 mayo 2020

3 razones por las que algo anda muy mal en el Ministerio de Salud

Hoy se cumplen 64 días desde que empezó la cuarentena obligatoria para frenar el covid-19. Si bien el gobierno ha hecho todo lo posible porque menos gente muera, algunas cosas ya se están saliendo de control. No solo en los mercados, sino en el manejo mismo de la epidemia. Y el que va a pagar pato, hasta ahorita, es el ministro de Salud, Víctor Zamora.

¿Qué ha pasao?

Algo muy peligroso está pasando en el Minsa. Intervención: Útero.Pe

Algo muy peligroso está pasando en el Minsa.
Intervención: Útero.Pe

Este fin de semana sucedieron muchas cosas. Iremos de lo más leve a lo más grave, empezando por algo que se veía venir.

1. Renuncias al comité covid-19

Según un informe de Giovanna Castañeda para El Comercio, seis médicos de un total de 25 convocados, entre intensivistas e infectólogos, renunciaron al comité de expertos que apoya al Ministerio de Salud en la lucha contra el coronavirus.

  • El primero fue Ciro Maguiña, con una pataleta que más parecía de ego que de gestión.
  • Le siguieron: Ricardo Sánchez y Félix Llanos, neumólogos. Jesús Valverde y Rosa López, médicos intensivistas y el infectólogo Eduardo Ticona, quien también combatió la epidemia del cólera de principios de los 90.

¿El motivo? Las discrepancias con el ministro Zamora, entre otros hechos, el traslado de ventiladores mecánicos del hospital Dos de mayo a otras camas UCI que, siempre en versión de El Comercio, no son utilizadas.

El grupo que renunció ingresó al comité durante la gestión de la antecesora de Zamora, la exministra Elizabeth Hinostroza. Según los testimonio recogidos por El Comercio, bajo el mando de Zamora el trato se hizo distante y lo acordado no se reflejaba en las normas dadas por el Ministerio de Salud.

Un ejemplo fue la fugaz obligatoriedad del uso de guantes, norma que se rectificó con una fe de erratas. Y justo sobre eso va el segundo gran problema en la cartera de Zamora.

2. El Minsa juega con nosotros

Es comprensible que, ante una pandemia, los gobiernos de todo el mundo estén en un constante ensayo y error. Sin embargo, hay medidas que, más que un ensayo, requieren sentido común. Así llegamos a la norma que permite que los niños salgan acompañados por sus padres a la calle hasta medio kilómetro fuera de casa.

Esta medida fue anunciada hace 10 días en conferencia de prensa por el presidente Vizcarra. La idea es que los niños, hasta los 14 años, puedan salir a pasear con un adulto una vez al día en un radio de 500 metros por solo 30 minutos. No pueden hacer uso de los juegos del parque ni jugar con otros niños. Solo pasear a pie.

Sin embargo, a pocas horas de ejecutarse la norma, el Ministerio de Salud recién recordó las restricciones.

Ayer en Panorama, la viceministra de Salud, Nancy Zerpa, informó sobre la publicación de una alerta sanitaria en la que se indican los distritos y provincias en los que los chaibols no podrán salir porque hay demasiados infectados. Estos son:

  • San Juan de Lurigancho.
  • Surquillo.
  • Loreto.
  • Piura.
  • Áncash.

Para hacerlo sencillo, la vice comparó la «alerta sanitaria» como los avisos de las playas en los que te dicen si puedes o no usarlas. Pero ya era muy tarde. Recién el Minsa iba a publicar esta restricción en sus redes, en su web, e iba a dar aviso a las municipalidades y gobiernos locales. O sea, básicamente, el Minsa piensa que las millones de familias con hijos en edad escolar están al tanto de su web, de sus redes o de Panorama.

Pero como dijimos al principio de este post, eso no es lo más grave.

3. Las pruebas combi de Zamora

Ayer, un reportaje de Daniel Yovera para Cuarto Poder alertó sobre una peligrosa resolución ministerial firmada por Víctor Zamora. ¿El riesgo? La norma 281-2020, del 11 de mayo pasado, autoriza la aplicación de pruebas rápidas y moleculares para el covid-19 a laboratorios y empresas de todos los tamaños.

  • Cualquier empresa ahora puede comprar las pruebas directamente.
  • Las pruebas serán realizadas a través de los servicios de salud en el trabajo para que así su resultado se registre en el sistema integrado de covid-19. O sea, para que Zamora las contabilice como suyas.
  • Cuando Cuarto Poder le preguntó a la directora de Digemid, Carmen Ponce, si su institución tenía la capacidad de fiscalizar que se cumplan las disposiciones de la nueva norma, dijo que no eran los únicos que harían ese trabajo sino también las áreas de fiscalización de los gobiernos locales, y otras instituciones como Indecopi.

El doctor Elmer Huerta, consultado también en la nota, advirtió que la decisión de Zamora alienta la informalidad. Que cualquier laboratorio o cualquier empresa pueda aplicar y comprar las pruebas covid-19 significa «combificar» el sistema de toma de muestras en el Perú, explicó el especialista.

En síntesis, el principal riesgo de esta medida es que algunas empresas alteren los resultados para evitar un cierre o una cancelación de algún servicio.

El reportaje se puede abrir a partir de: 1:26:55

Hay ciertos errores que no se pueden permitir, ni siquiera en nombre de una pandemia.

Secured By miniOrange