internacionales , libertades , noticias , politica , sociedad Lunes, 11 noviembre 2019

3 pasos sencillos que explican TODO lo que está pasando en Bolivia

Este es un post para ayudarte a comprender mejor las complejidades de la situación política en Bolivia. Lo ideal es que, para hacerlo, leas completos los artículos que iremos citando.

Primero, un poco de contexto

Tras 14 años en el cargo, Evo Morales ha renunciado a la presidencia de Bolivia en medio de acusaciones de fraude y una serie de protestas. En este último proceso electoral (el pasado 20 de octubre) intentó mantenerse en el poder.

El anuncio llegó luego de que la OEA presentara su informe. Foto: Captura/Tqitter

El anuncio llegó luego de que la OEA presentara su informe. Foto: Captura/Tqitter

Evo renunció luego de que la OEA señalara que las elecciones no fueron transparentes y que el Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas le sugiera hacerlo:

Esta crónica de la situación escrita por Leonardo Mindez para Infobae aporta necesario contexto para entender por qué Evo llegó a la conclusión de que no necesitaba un sucesor. Tanto así que en el 2013 se presentó ante el Tribunal Constitucional de su país para lograr que su segundo mandato pasara a considerarse el primero. 

Su argumento, por cierto, se parece bastante al de la «Ley de interpretación auténtica» que utilizó Fujimori para postular por tercera vez.

Pero, como suele suceder, las irregularidades solo fueron la gota que derramó el vaso.

Las razones del descontento

Este artículo de Armando Ortuño en la Revista Anfibia ofrece más claridad sobre cómo la derrota de Evo —y la polarización política en Bolivia— se ha venido cocinando en sus narices (revelando su dificultad «para descifrar la sociedad» que él ha ido transformando):

Esta crisis es quizás un indicio más de un desajuste institucional frente al ritmo que han tomado las transformaciones modernizadoras en la base social y que impulsan la aparición de nuevos malestares y demandas. Esta cuestión, también presente en las viejas discusiones de la sociología latinoamericana, si no es resuelta oportunamente podría frustrar los progresos que conquistó Bolivia desde inicios de siglo y volverla a sumir en la ingobernabilidad, sea quien sea el que salga victorioso de la actual coyuntura.

¿Qué progresos son estos? Pues la democratización económica, social y cultural de Bolivia que logró Evo. Y si bien un bloque de quienes se le oponen provienen de sus bases, hay otro bloque que  no es necesariamente antiautoritarista, sino opuesta a estos cambios.

El vacío de poder

También le quemaron la casa a la hermana de Evo. Foto: Captura/Twitter

También le quemaron la casa a la hermana de Evo. Foto: Captura/Twitter

Tras la renuncia del (ex)presidente boliviano, había una línea de sucesión que seguir. No obstante, al cierre de este post, ya han renunciado todos los que podrían ocupar la Presidencia hasta las nuevas elecciones. De hecho, casi todos están renunciando presionados por violencia:

Renuncian por intimidación promovida por fachos. Foto: Captura/Twitter

Renuncian por intimidación promovida por fachos. Foto: Captura/Twitter

Esto ha dejado lo que se conoce como vacío de poder y que —apunta aquí el sociólogo Omar Coronelestá siendo aprovechado por ese otro bloque, racista, violento y facho:

Ese es el bloque que ha incendiado las casas de la hermana de Morales, del ministro de minería, de los gobernadores de Chuquisaca y Oruro, etc. Son los que casi linchan a la alcaldesa de Vinto, los que salen en videos pateando campesinxs, los que han celebrado el retiro de la Wiphala [bandera multicolor] de los edificios públicos. Luis Fernando Camacho es el líder empresarial fascista que representa a este bloque, el que hoy ha llegado con una biblia a Palacio Quemado diciendo que “la Pachamama nunca volverá al palacio. Bolivia es de Cristo”.

Sobre Luis Fernando Camacho —quien proviene de sectores empresariales, tiene un discurso similar a Bolsonaro y llama públicamente a un golpe—, el perfil más certero es este compartido por el periodista Plablo Stefanoni en Twitter que concluye así:

[tiene] una postura de derecha unida a una orientación autoritaria, con la capacidad populista de movilizar masas, es una expresión «proto fascista».

Camacho, por cierto, está vinculado al caso Panama Papers.

Camacho entra a Palacio, quita la wiphala y le pone la Biblia encima a la bandera de Bolivia. Foto: Piedad Córdoba/Twitter

Camacho entra a Palacio, quita la wiphala y le pone la Biblia encima a la bandera de Bolivia. Foto: Piedad Córdoba/Twitter

Se vienen los fachos

En resumen, la ambición electoral de Morales ha empujado a Bolivia a una crisis política que solo parece empeorar. Quien ha venido reportando al respecto es la socióloga Zaraí Toledo:

Hoy La Paz amaneció sin transporte público. Ayer saquearon escuelas y mercados. En acto religioso desde Sucre, oposición dijo que esto era avalado por dios y pidió seguir en vigilia junto a policías. Nadie condenó quema de casa y agresiones contra políticos. Esto no huele a democracia.

Las agresiones contra los representantes del MAS han impedido la transición democrática, pues deben aceptar formalmente la renuncia de Morales para formar una comisión para nuevas elecciones. Sin embargo, no puede acercarse al parlamento porque están siendo agredidos y perseguidos:

Mesa es quien quedó segundo en las elecciones, pero ha ido perdiento protagonismo frente a Caballero. Foto: Captura/Twitter

Mesa es quien quedó segundo en las elecciones, pero ha ido perdiendo protagonismo frente a Camacho. Foto: Captura/Twitter

Pero, ¿quiere la oposición de Morales una transición democrática y constitucional? Carlos Mesa, quien quedó segundo en las elecciones, ha ido perdiendo protagonismo frente a Camacho, quien ha propuesto formar una comisión de «notables» para encargarles el proceso. Escribe así Toledo:

Movimientos que aún respaldan al MAS buscarán defenderse y responderán a todos los ataques y quemas de sus locales. Esto aumentará todavía más violencia. A esto, Camacho acaba de decir que con dios de su lado, vencerán. Saca tus cuentas.

En resumen:

Así tal cual. Foto: Captura/Facebook

Así tal cual. Foto: Captura/Facebook

La situación en Bolivia está polarizada y no parecen haber muchas personas interesadas en ponerle paños fríos a la situación, sino más bien todo parece indicar que existe un ánimo de aprovechar el desconcierto para insertar una agenda radical y conservadora.

Diego Pereira

I'm back, bitches » @algunpereira » diego@utero.pe
Secured By miniOrange